UN ENIG­MA POR DES­VE­LAR

La ac­triz MI HOA LEE –es es­pa­ño­la aun­que no te lo creas– va ca­mino de con­ver­tir­se en la re­ve­la­ción de la tem­po­ra­da, de la mano de una de las series más am­bi­cio­sas que vas a ver pró­xi­ma­men­te. Sin em­bar­go, ella no pa­re­ce de­ma­sia­do preo­cu­pa­da por es­to del éx

Harper's Bazaar (Spain) - - NOTICIAS - Por Laura Pé­rez. Fo­to­gra­fía de Luis Ál­va­rez. Es­ti­lis­mo de Ma­ría Ver­net­ta

Quie­nes vie­ron Twin Peaks re­cor­da­rán a aquel per­so­na­je que in­ter­pre­ta­ba Joan Chen, esa mu­jer orien­tal in­quie­tan­te por ca­llar mu­cho más de lo que con­ta­ba, en una se­rie en la que ya de por sí to­dos te­nían más pa­sa­do y sa­bían más de lo que pa­re­cía. Mi Hoa Lee (Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria, 1980) es un po­co pa­re­ci­da.To­da­vía no la co­no­ces, por­que aca­ba de es­tre­nar­se co­mo ac­triz. De ma­dre ca­ta­la­na y pa­dre co­reano, has­ta aho­ra, ha­bía he­cho de to­do: ca­ma­re­ra, mo­de­lo, cru­pier… So­bre to­do, ha­bía via­ja­do por el mun­do du­ran­te años.Aho­ra que es ma­dre ha fre­na­do un po­co y en al­gún mo­men­to de su vi­da de­ci­dió asen­tar­se y es­tu­diar Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual en la ra­ma de di­rec­ción. Por eso pa­ra ella es un lu­jo de­bu­tar de la mano de Cesc Gay (crea­dor de Tru­man y En la ciu­dad). «Mi Hoa, al igual que Julia, el per­so­na­je que in­ter­pre­ta en la se­rie, es una mu­jer con un ha­lo de mis­te­rio que te se­du­ce por lo que su­gie­re y por su mi­ra­da hip­nó­ti­ca», nos di­ce el ci­neas­ta so­bre ella. El tra­ba­jo del que ha­bla es Fé­lix, una su­per­pro­duc­ción pa­ra Mo­vis­tar+ ro­da­da en­tre mon­ta­ñas ne­va­das en­vuel­tas en mis­te­rios y per­so­na­jes ex­tra­ños (es­treno el 6 de abril).A ra­tos pue­de pa­re­cer Far­go. En oca­sio­nes no tan­to. No es lo más fre­cuen­te en­fren­tar­se a la sen­sa­ción de la pri­me­ra vez a los ca­si 38 años, si bien en ella na­da ha si­do co­mún. Ha­bía es­tu­dia­do in­ter­pre­ta­ción a los 18, pe­ro, a es­tas al­tu­ras, ini­ciar una ca­rre­ra de ac­triz no en­tra­ba en sus pla­nes. «Me sen­tía co­mo cuan­do tie­nes un exa­men que sa­bes que has es­tu­dia­do, pe­ro te­mes que­dar­te en blan­co. So­lo cuan­do ter­mi­na pien­sas ‘No era pa­ra tan­to, me lo sa­bía’. Es cu­rio­so tam­bién el mie­do que me da­ban las es­ce­nas más ín­ti­mas. Por un la­do, me da­ba pu­dor que se en­se­ña­ra de­ma­sia­do aquí o allá, por otro, me preo­cu­pa­ba que se no­ta­ra que to­do era men­ti­ra. Re­sul­ta que con gen­te ha­bi­tua­da a gra­bar­las aca­ba sien­do de lo más nor­mal. La dif­cul­tad es­tá en tu ca­be­za», con­fe­sa. Así vi­vió el rodaje de va­rios me­ses, más pa­re­ci­do por téc­ni­ca y pre­su­pues­to al ci­ne que a la te­le­vi­sión. En con­tra de lo ha­bi­tual, se flmó ca­da es­ce­na de ma­ne­ra cro­no­ló­gi­ca pa­ra mos­trar el cam­bio fí­si­co que va su­frien­do su pro­ta­go­nis­ta, in­ter­pre­ta­do por Leo­nar­do Sba­ra­glia.Tam­bién a él le he­mos pre­gun­ta­do por su com­pa­ñe­ra pri­me­ri­za: «Tie­ne ese al­go de mu­jer gue­rre­ra, de apa­rien­cia du­ra y mis­te­rio­sa que, en el fon­do, es­con­de una gran sen­si­bi­li­dad», opi­na. Su part­ner in cri­me pa­re­ce ha­ber­la ca­la­do. Re­sul­ta inevi­ta­ble es­tar con ella, sem­bra­da en­tre cla­ve­les, y no re­pa­rar en sus ta­tua­jes. Mu­chos más de los que de­ja ver es­te ves­ti­do de Jacquemus que lu­ce en es­ta fo­to y que pa­re­ce he­cho pa­ra ella. Se hi­zo el pri­me­ro a los 15 años, un án­gel. El úl­ti­mo tam­bién lo es. «Es cu­rio­so, en­tre uno y otro han pa­sa­do ca­si 20 años y, sin em­bar­go, no se di­fe­ren­cian mu­cho en­tre sí». Por el ca­mino ha ha­bi­do al­gún que otro án­gel más ca­mu­fla­dos en­tre man­da­las, fra­ses, sím­bo­los dua­les y de­más. «Ten­go 38 y no po­seo na­da ma­te­rial ni pal­pa­ble, he lle­va­do una vi­da un tan­to nó­ma­da, soy bas­tan­te des­ape­ga­da de to­do y mis ta­tua­jes me han apor­ta­do al­go, de al­gu­na ma­ne­ra me han da­do fuer­za. Ca­da uno me lo he he­cho en un mo­men­to con­cre­to de mi vi­da, nun­ca por una mo­da». Su pri­mer tra­ba­jo co­mo ac­triz le lle­gó cuan­do ni si­quie­ra lo bus­ca­ba, y al prin­ci­pio le abrió la puer­ta sim­ple­men­te por la cu­rio­si­dad que ha guia­do to­da su vi­da. Le sa­lió un la­có­ni­co «bueno» cuan­do le ha­bla­ron del guión. No obs­tan­te, en cuan­to em­pe­zó a leer­lo se le aga­rró por den­tro. «Me in­tere­san las his­to­rias de per­so­na­jes apa­ren­te­men­te con­ven­cio­na­les pe­ro que en­cie­rran pe­cu­lia­ri­da­des y aris­tas. Es, al fn y al ca­bo, lo que nos su­ce­de a to­dos. De es­te me gus­ta­ron tres co­sas que es­con­de: el de­seo de ser ma­dre, una historia re­la­cio­na­da con sus pro­pios pa­dres y el he­cho de no ha­ber­se enamo­ra­do nun­ca. Me pa­re­ció una tipa du­ra a la que ima­gi­na­ba llo­ran­do». Es­tá sa­tis­fe­cha con el tra­ba­jo que ha he­cho, aun­que sus pa­sos pa­re­cen ir ha­cia otros de­rro­te­ros. Con la ca­rre­ra ca­si ter­mi­na­da, es­tá es­cri­bien­do un guión al que to­da­vía de­di­ca­rá unos me­ses más. «Ya soy ac­triz», di­ce.Y a pe­sar de que no cie­rra la puer­ta a otros pro­yec­tos co­mo in­tér­pre­te, tie­ne claro que tam­po­co los va a per­se­guir. Una prue­ba más de que na­da en ella es con­ven­cio­nal. Mien­tras unas sue­ñan con es­to to­da su vi­da, ella ya es­tá buscando en otro si­tio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.