«ELPROBLEMAESQUEESPAÑANOESTÁENELCIRCUITODELA MO­DA.SIASÍFUERA,YONOTENDRÍAPROBLEMAENDESFILARAQUÍ»

Harper's Bazaar (Spain) - - BELLEZA -

co­men­ta que he­mos he­cho mu­chas co­sas en muy po­co tiem­po. Es muy di­fí­cil que una mar­ca cu­yo ape­lli­do no so­na­ba más allá de nues­tras fron­te­ras se va­lo­re mun­dial­men­te. P: ¿Y en qué mo­men­to se en­cuen­tra la frma aho­ra? R: En ha­cer co­sas. Nos pa­san co­sas ca­da día. P: ¿Co­mo el cam­bio de Nue­vaYork a Lon­dres? R: En Nue­va York es­tá­ba­mos bien. Es ver­dad que las mo­de­los nos con­ta­ban que tan so­lo ha­cían un des­fle al día, o in­clu­so ni eso, y que las mar­cas se es­ta­ban yen­do a Europa. Pe­ro a no­so­tros, a ni­vel ven­tas y co­mu­ni­ca­ción, nos fun­cio­na­ba por­que ve­nían to­dos los com­pra­do­res y to­da la pren­sa. P: Y en­ton­ces, ¿por qué ha­béis de­ci­di­do mo­ver­lo? R: Úl­ti­ma­men­te es­ta­ba viajando mu­cho a Lon­dres por la nue­va tien­da que abri­mos ha­ce dos años y tam­bién por una pe­que­ña co­la­bo­ra­ción que hi­ci­mos con el mu­seoV&A pa­ra su ex­po­si­ción so­bre Ba­len­cia­ga. Fue un po­co co­mo re­en­con­trar­me con es­ta ciu­dad a la que ha­bía via­ja­do mu­cho cuan­do era más jo­ven.Y me di­je, ¿por qué no? Nos gus­ta, es una ciu­dad re­la­ti­va­men­te fá­cil.Y al fnal es cu­rio­so, no im­por­ta el lu­gar don­de es­tés por­que es­tás co­mu­ni­can­do de ma­ne­ra glo­bal. Mi­lán, Pa­rís, Nue­vaYork y Lon­dres son ven­ta­nas al mun­do en­te­ro. P: ¿Des­car­tas des­flar en Ma­drid en­ton­ces? R: El pro­ble­ma es que Es­pa­ña no es­tá en el cir­cui­to de la mo­da. Si así fue­ra, yo no ten­dría nin­gún pro­ble­ma en des­flar aquí. Pe­ro te me­tes en las pá­gi­nas webs de des­fles y no apa­re­ce nin­guno de la pa­sa­re­la Ci­be­les. No­so­tros ha­ce­mos los des­fles pa­ra el pú­bli­co en ge­ne­ral, pe­ro so­bre to­do pa­ra los com­pra­do­res que, co­mo Lin­da Far­go, vie­nen a nues­tros des­fles. Los des­fles tie­nen su cos­te y se ha­cen pa­ra te­ner una vi­si­bi­li­dad glo­bal. P: Az­ze­di­ne Alaïa co­men­ta­ba po­co an­tes de mo­rir que hoy en día, con tan­tas co­lec­cio­nes anua­les, es ca­si im­po­si­ble crear al­go nue­vo… R: Bueno, te de­jas mu­chas co­sas por el ca­mino. Pe­ro ten­go claro que en el mo­men­to que me pa­se eso, que pier­da la crea­ti­vi­dad, lo de­ja­ré. Pa­ra mí siem­pre es un re­to to­do, y cuan­do di­go que sí es por­que me veo ca­paz de ha­cer­lo, y cuan­do di­go que no, mi equi­po lo sa­be, es por­que sé que no lo voy a ha­cer bien, o al me­nos lo que yo con­si­de­ro al­go bien he­cho. P: Pa­re­ces una per­so­na muy per­fec­cio­nis­ta, ¿có­mo ges­tio­nas a ni­vel per­so­nal to­do ese vo­lu­men de tra­ba­jo? R: Lo soy. Es­to es una pe­sa­di­lla pa­ra mí. Me cues­ta mu­cho, pe­ro su­pon­go que me ten­go que adap­tar. P: A ni­vel es­té­ti­co, ¿ha ha­bi­do al­gún ti­po de evo­lu­ción en Del­po­zo en es­tos años que lle­vas al fren­te? R: Más que evo­lu­cio­nar, en lo que nos he­mos cen­tra­do es en arrai­gar un es­ti­lo. Que se pue­da iden­tif­car un Del­po­zo rá­pi­da­men­te sin mi­rar la eti­que­ta.Y yo creo que la gen­te ya sa­be có­mo es nues­tra es­té­ti­ca. P: ¿Y có­mo es? R: Pues es muy di­fí­cil de def­nir. Pe­ro hay co­sas que sí que ten­go muy cla­ras co­mo por ejem­plo que no te­ne­mos un pro­to­ti­po de mu­jer a ni­vel fí­si­co ni de edad.Yo cu­rio­seo mu­cho en Ins­ta­gram por­que nues­tras clien­tas nos eti­que­tan y hay de to­do. Se­ño­ras que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.