«NO TEN­GO NIN­GÚN IN­TE­RÉS EN VOL­VER A DI­SE­ÑAR CON MI NOM­BRE. NO TEN­GO EGO EN ESE SEN­TI­DO»

Harper's Bazaar (Spain) - - BELLEZA -

se ca­san, se­ño­ras que van a bo­das, ni­ñas que se gra­dúan… P: ¿Te sor­pren­de? R: Aho­ra ya me he acos­tum­bra­do, pe­ro me si­go en­con­tran­do con co­sas fas­ci­nan­tes co­mo una bo­da china en la que la no­via y va­rios in­vi­ta­dos iban ves­ti­dos de Del­po­zo. P: Y to­das esas mu­je­res, que per­te­ne­cen a cul­tu­ras to­tal­men­te di­fe­ren­tes, ¿qué crees que tie­nen en co­mún? R: Yo no las co­noz­co, pe­ro me en­can­ta que apues­ten y apo­yen una mar­ca co­mo pue­de ser Dior o Cha­nel, que es ir un po­co a lo fá­cil. Que no di­go que sea ma­lo o bueno, pe­ro sí pien­so que el nue­vo lu­jo es es­te, una mar­ca que ha­ce muy bien las co­sas, que no es­tá en to­das par­tes, sino que la tie­nes que bus­car, que sea un po­co ni­cho. P: Sien­do una mar­ca es­pa­ño­la con un di­se­ña­dor es­pa­ñol al fren­te, ¿es­te éxi­to tie­ne más va­lor? R: Ab­so­lu­ta­men­te. A mí per­so­nal­men­te me ha­ce mu­cha ilu­sión que en un país co­no­ci­do por la mo­da low cost, tam­bién po­da­mos triun­far a ni­vel in­ter­na­cio­nal con una mar­ca de lu­jo. P: La se­de se en­cuen­tra en Ma­drid, ¿tam­bién pro­du­cís en Es­pa­ña? R: Los ac­ce­so­rios y al­gu­nas pren­das de pun­to se ha­cen en Ita­lia, pe­ro el res­to in­ten­ta­mos que sea aquí.Tra­ba­ja­mos con ta­lle­res en di­ver­sas ciu­da­des, ca­da uno es­pe­cia­li­za­do en un as­pec­to de la pren­da. Por ejem­plo, al­gu­nos bor­da­dos nos los ha­ce un ta­ller de un so­lo se­ñor en Se­vi­lla, es­pe­cia­li­za­do en los man­to­nes de Se­ma­na San­ta. P: Los to­ca­dos de ra­fa de la co­lec­ción de pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018 tam­bién los hi­cis­teis aquí, ¿ver­dad? R: Efec­ti­va­men­te. Nos los hi­zo una chi­ca de Ma­drid, Mabel Sanz, con la que sue­lo tra­ba­jar por­que me gus­ta mu­cho y es muy de­li­ca­da. P: Una de las ins­pi­ra­cio­nes de es­ta co­lec­ción es el mú­si­co ca­ta­lán Xa­vier Cu­gat, ¿có­mo lle­gas­te a él? R: Nos ape­te­cía ha­cer al­go di­ver­ti­do y no sé por qué me vino a la ca­be­za es­te se­ñor. A mí de pe­que­ño me ha­cían mu­cha gra­cia sus can­cio­nes y sus pe­lí­cu­las. Em­pe­za­mos a in­ves­ti­gar y nos que­da­mos fas­ci­na­dos. Era un per­so­na­je muy cu­rio­so, que se ha­bía ca­sa­do mil ve­ces, que te­nía mu­chos chihuahuas… P: ¿Y có­mo se tra­du­ce es­ta ins­pi­ra­ción en las pren­das? R: No él co­mo per­so­na­je, sino to­do lo que le ro­dea­ba, la es­té­ti­ca de sus pe­lí­cu­las, las pis­ci­nas, los co­lo­res, ese gla­mour pa­ra mí oxi­da­do pe­ro que no­so­tros le di­mos la vuel­ta. Que­ría­mos ha­cer una co­lec­ción di­ver­ti­da y creo que lo con­se­gui­mos. P: Vais a abrir vues­tra ter­ce­ra tien­da, es­ta vez en Du­bái, es­táis apos­tan­do por los ac­ce­so­rios… El futuro pa­re­ce pro­me­te­dor. R: Nun­ca pien­so en el futuro ni en el pa­sa­do.Vi­vo mu­cho el pre­sen­te. Aho­ra mis­mo ten­go mil co­sas en­tre las ma­nos, la tien­da, la co­lec­ción de cru­ce­ro, la de ve­rano… La ver­dad es que no es agra­da­ble, y en­tien­do que a ve­ces tam­po­co pue­da dar el cien por cien.Al fnal es co­mo vi­vir en una bol­sa de ai­re que siem­pre es­tá a pun­to de ex­plo­tar. P: ¿Al­gún día te gus­ta­ría vol­ver a di­se­ñar con tu nom­bre? R: Sin­ce­ra­men­te no ten­go nin­gún in­te­rés, de ver­dad. Al fnal es ha­cer co­sas que te ape­tez­can, qué más da ha­cer­las aquí que en otro si­tio. No ten­go nin­gún ti­po de ego en ese sen­ti­do.

Mood board y de­ta­lle del backs­ta­ge del des­fle de pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018 de Del­po­zo. La co­lec­ción se ins­pi­ra en la se­rie de fo­to­gra­fías In the Swim­ming Pool de Ma­ria Svar­bo­va, así co­mo en las com­po­si­cio­nes y en la vi­da del mú­si­co ca­ta­lán Xa­vier Cu­gat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.