AL­BERT BOA­DE­LLA ELIRREDUCTIBLE

El dra­ma­tur­go y pre­si­den­te de Ta­bar­nia nos re­ci­be en su ma­sía de Ja­fre, pe­que­ña lo­ca­li­dad ge­run­den­se en la que en las pa­sa­das elec­cio­nes arra­só el in­de­pen­den­tis­mo. Allí, mien­tras su mu­jer Do­lors cui­da el jar­dín, ha­bla­mos con él de su re­cién es­tre­na­da óper

Harper's Bazaar (Spain) - - BELLEZA - Por Da­vid Ruiz. Fo­to­gra­fía de Cè­sar Nú­ñez

Es, téc­ni­ca­men­te, un pre­si­den­te en el exi­lio pe­ro es­ta pa­ra­do­ja, le­jos de preo­cu­par­le, le di­vier­te enor­me­men­te. «De mo­men­to re­si­do en Trac­to­ria, que es to­da aque­lla zo­na de Ca­ta­lu­ña que no es Ta­bar­nia», de­fen­de. En las an­tí­po­das de su ima­gen de hom­bre aris­co, Boa­de­lla se mues­tra afa­ble y dia­lo­gan­te en es­ta en­tre­vis­ta ex­clu­si­va en la que vuel­ve a po­ner de ma­ni­fes­to que la pro­vo­ca­ción si­gue sien­do su me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción. PRE­GUN­TA: Ha es­tre­na­do re­cien­te­men­te su pri­me­ra ópe­ra, El pin­tor, so­bre la vi­da de Pi­cas­so. ¿Qué que­ría con­tar? RES­PUES­TA: En el fon­do es una ópe­ra so­bre cier­ta de­ca­den­cia de la be­lle­za. Co­lo­co a Pi­cas­so co­mo un ti­po ge­nial en sus ini­cios, pe­ro des­truc­tor de mu­chos con­cep­tos de la be­lle­za, ven­di­do a la in­dus­tria del ar­te por la can­ti­dad de obra que pin­tó. P: Us­ted ha di­cho que el 75% de la obra del pin­tor ma­la­gue­ño es una mier­da. ¿Lo man­tie­ne? R: En el fon­do es al­go muy elo­gio­so ha­cia el ar­tis­ta por­que pin­tó más de se­sen­ta mil obras. Si una cuar­ta par­te es bue­na quie­re de­cir que hay quin­ce mil cua­dros mag­níf­cos, aun­que cua­ren­ta y cin­co mil sean un bo­drio.Velázquez ja­más creó tan­tas obras bue­nas. P: Tam­bién es su­ya la fra­se « El Guer­ni­ca es co­mo un graf­ti». ¿Pre­ten­de no de­jar tí­te­re con ca­be­za? R: Pic­tó­ri­ca­men­te El Guer­ni­ca es muy dis­cre­to. No es una gran apor­ta­ción al ar­te; es un ga­ra­ba­to más o me­nos há­bil. Si lo com­pa­ra­mos con las cue­vas de Al­ta­mi­ra, los bi­son­tes son mu­cho más be­llos que el graf­ti de Pi­cas­so. Que sea un icono des­de un pun­to de vis­ta po­lí­ti­co no lo dis­cu­to, pe­ro ar­tís­ti­ca­men­te no tie­ne in­te­rés. P: ¿Es­tá en te­la de jui­cio to­do lo que ro­dea la in­dus­tria del ar­te? R: El ar­te ha de­ja­do de emo­cio­nar a la gen­te. Si vi­vie­ra hoy Leo­nar­do, des­de un pun­to de vis­ta fnan­cie­ro se­ría un desas­tre por­que na­die pue­de es­tar seis me­ses ha­cien­do una obra. El ar­te ha en­tra­do en un con­su­mis­mo que no tie­ne sen­ti­do. Ha per­di­do su vin­cu­la­ción con el es­pí­ri­tu de los in­di­vi­duos, su men­te y su sen­si­bi­li­dad. El Mu­seo Rei­na So­fía es un ta­na­to­rio. P: ¿Que­da al­gún re­duc­to al mar­gen? R: La dan­za, por ejem­plo. Los gran­des es­pec­tácu­los de dan­za nun­ca se ha­bían he­cho tan bien co­mo en la ac­tua­li­dad.Tie­nen una des­tre­za ma­gis­tral. Es­tos es­pec­tácu­los han ro­ba­do al tea­tro una par­te de su es­ce­no­gra­fía. Aun­que la mú­si­ca si­gue sien­do el ar­te más per­fec­to de to­dos. El tea­tro, en cam­bio, no me in­tere­sa. P: De­jó ha­ce po­co la di­rec­ción de los Tea­tros del Ca­nal. ¿Por qué? R: Lo hi­ce pa­ra re­cu­pe­rar la li­ber­tad y, por ejem­plo, ser pre­si­den­te de Ta­bar­nia, que de otra ma­ne­ra ha­bría si­do im­po­si­ble. No me ha­bría me­ti­do en es­te be­ren­je­nal sien­do di­rec­tor de los Tea­tros, pa­ra no en­tor­pe­cer mi la­bor ins­ti­tu­cio­nal. ³

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.