LA CON­TA­DO­RA DE HIS­TO­RIAS

Harper's Bazaar (Spain) - - BELLEZA - Por Su­sa­na Bláz­quez Fo­to­gra­fía de Pa­blo Sa­ra­bia

Las fra­gan­cias de CH­RIS­TI­NE NA­GEL son au­tén­ti­cos poe­mas en los que nun­ca fal­ta una bue­na ba­se de in­tui­ción, co­ra­zón y la au­da­cia más ex­qui­si­ta. Vi­si­ta­mos el ‘ate­lier’ pa­ri­sino de la di­rec­to­ra crea­ti­va de los per­fu­mes de Her­mès pa­ra com­pren­der qué hay de­trás de su uni­ver­so ol­fa­ti­vo.

«QUIE­RO QUE CONTINÚES sien­do au­daz, por­que sin au­da­cia no hay crea­ción. Tie­nes de­re­cho a equi­vo­car­te y pre­fie­ro que lo ha­gas sien­do crea­ti­va, nun­ca sien­do co­mo los de­más», le di­jo Axel Du­mas, con­se­je­ro de­le­ga­do de Her­mès, a Ch­ris­ti­ne Na­gel (Ginebra, 1959) el día que la eli­gió co­mo su­ce­so­ra de Jean-Clau­de Elle­na, an­ti­guo per­fu­mis­ta de la ca­sa fran­ce­sa de lu­jo. Dos fra­ses que re­su­men a la per­fec­ción los va­lo­res de una mai­son en apa­rien­cia con­ser­va­do­ra e hi­per­clá­si­ca pe­ro, a po­co que hur­gue­mos en su pa­sa­do, au­daz y arries­ga­da co­mo nin­gu­na. «Es lo más bo­ni­to que me han di­cho des­de que soy per­fu­mis­ta y el me­jor de los re­ga­los po­si­bles» , nos cuen­ta Ch­ris­ti­ne Na­gel mien­tras re­co­rre­mos su par­ti­cu­lar la­bo­ra­to­rio crea­ti­vo, si­tua­do en el áti­co del edi­fi­cio de­di­ca­do a la con­fec­ción de mo­da mas­cu­li­na a me­di­da, en los cuar­te­les ge­ne­ra­les de Pan­tin, a las afue­ras de Pa­rís. Un es­pa­cio lu­mi­no­so, im­preg­na­do de los aro­mas con los que tra­ba­ja la na­riz, don­de no so­lo hay in­fi­ni­tas re­fe­ren­cias al uni­ver­so Her­mès –el sue­lo de la­mas de cue­ro de su des­pa­cho o las co­lec­cio­nes de fra­gan­cias que ha­bi­tan to­dos los rin­co­nes– sino tam­bién al su­yo pro­pio. Co­mo las fo­tos de Camille Clau­del, Co­let­te, Fri­da Kah­lo o Peggy Gug­gen­heim, «cua­tro mu­je­res que me lle­gan es­pe­cial­men­te por­que tu­vie­ron que pe­lear pa­ra ex­pre­sar esa par­te de ra­re­za e in­con­for­mis­mo na­da ob­vios en su épo­ca» , ex­pli­ca, mien­tras co­ge una pe­que­ña re­pro­duc­ción de Ro­din en bron­ce, en for­ma de mano, que guar­da co­mo un ta­lis­mán. «En mis crea­cio­nes siem­pre ha­blo del tac­to y si te fi­jas en las ma­nos y en los pies de las es­cul­tu­ras de Ro­din te das cuen­ta de que son des­pro­por­cio­na­da­men­te gran­des por­que creía que ha­cién­do­los así apor­ta­ba na­tu­ra­li­dad al cuer­po. Es­to lo en­con­tré sor­pren­den­te por­que en per­fu­me­ría, cuan­do en oca­sio­nes au­men­ta­mos la can­ti­dad de cier­tos in­gre­dien­tes, en lu­gar de des­ar­mo­ni­zar, dan una na­tu­ra­li­dad in­creí­ble», con­ti­núa. To­do aquí tie­ne un sig­ni­fi­ca­do y a ella le gus­ta to­mar­se su tiem­po pa­ra com­par­tir esas pe­que­ñas his­to­rias que for­man par­te de su uni­ver­so crea­ti­vo. «El día que me pro­pu­sie­ron ser la per­fu­mis­ta de Her­mès un tsu­na­mi se desató en mi in­te­rior. Por­que en un mun­do don­de hay apro­xi­ma­da­men­te 500 per­fu­mis­tas, me­nos que as­tro­nau­tas, so­lo hay seis que tra­ba­jan de ma­ne­ra ex­clu­si­va pa­ra una ca­sa». Fue en 2014 y a pe­sar de sus años de ex­pe­rien­cia al la­do de gran­des per­fu­mis­tas co­mo Al­mai­rac y de ha­ber tra­ba­ja­do pa­ra al­gu­nas de las me­jo­res com­pa­ñías del sec­tor (Fir­me­nich, Gi­vau­dan…), Na­gel no so­lo so­ñó con for­mar par­te al­gún día de ese ex­clu­si­vo ‘club de los seis’, sino que de to­das, la mai­son Her­mès era la que ejer­cía so­bre ella el po­der de un es­tra­tos­fé­ri­co imán. Car­ta blan­ca a la ho­ra de crear, tiem­po, li­ber­tad (a to­dos los ni­ve­les) o el he­cho de no te­ner que so­me­ter­se a test de mer­ca­do son al­gu­nas de las ven­ta­jas de tra­ba­jar pa­ra es­ta eti­que­ta cen­te­na­ria. A cam­bio, la res­pon­sa­bi­li­dad y las ex­pec­ta­ti­vas que pe­sa­ban so­bre ella eran enor­mes. Na­da que no ha­ya po­di­do afron­tar con ta­len­to, hu­mor, in­quie­tud y al­tas do­sis de esa au­da­cia que tan en­ca­re­ci­da­men­te le pi­die­ron.Y tam­bién de irre­ve­ren­cia, ya que a Ch­ris­ti­ne na­da ➤

«Un perfume tie­ne que te­ner sus fa­ce­tas y pe­que­ños ac­ci­den­tes. Hay que po­der atra­par­lo y si es li­neal es im­po­si­ble. Creo que la per­fec­ción es abu­rri­da» le gus­ta más que dar­le la vuel­ta a los có­di­gos es­ta­ble­ci­dos co­gien­do una ma­te­ria que se le re­sis­te pa­ra tra­ba­jar­la has­ta con­se­guir do­mar­la, «co­mo cuan­do en Twilly trans­for­mé un nar­do dra­má­ti­co en uno ale­gre, eva­nes­cen­te y ca­si jo­vial. Me gus­ta cam­biar el cur­so de las co­sas, creo que me ha­bría en­can­ta­do ser al­qui­mis­ta en otra vi­da», ad­vier­te. Ha­ce más de 30 años, cuan­do Na­gel de­ci­dió que que­ría ser per­fu­mis­ta –ob­ser­van­do des­de la ven­ta­na del la­bo­ra­to­rio don­de in­ves­ti­ga­ba nue­vas mo­lé­cu­las odo­rí­fe­ras pa­ra Fir­me­nich có­mo Al­ber­to Mo­ri­llas da­ba a oler a dis­tin­tas mu­je­res sus crea­cio­nes–, es­te era un uni­ver­so mu­chí­si­mo más inac­ce­si­ble. Pa­ra em­pe­zar, era mu­jer, no ve­nía de Gras­se, tam­po­co ha­bía na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia de per­fu­mis­tas y, pa­ra aca­bar de re­ma­tar la fae­na, en aquel mo­men­to ha­bía una pre­fe­ren­cia por can­di­da­tos que hu­bie­ran cur­sa­do es­tu­dios de li­te­ra­tu­ra y no de quí­mi­ca (inaca­ba­dos) co­mo los su­yos. «Que­ría a to­da cos­ta ser per­fu­mis­ta y co­mo lo que no ma­ta te ha­ce más fuer­te, to­dos es­tos con­tra­tiem­pos me die­ron aún más ga­nas de lu­char por ello. Mo­ri­llas me dio el sue­ño y lue­go yo me bus­qué los me­dios pa­ra con­se­guir­lo». Así que en­tre­nó y en­tre­nó su na­riz al ni­vel de un de­por­tis­ta de éli­te y el tiem­po le dio la razón. «Po­seo una téc­ni­ca muy só­li­da, aun­que du­ran­te años ha­bla­ba po­co de es­to por­que no ha­bía te­ni­do la mis­ma for­ma­ción que los otros per­fu­mis­tas. Pe­ro des­de que lle­gué a Her­mès es­toy tre­men­da­men­te or­gu­llo­sa de mi pa­sa­do y he­ren­cia, por­que aquí le dan mu­cha im­por­tan­cia a los ar­te­sa­nos y es­ta for­ma tan par­ti­cu­lar que ten­go de tra­ba­jar me ha ayu­da­do a no te­ner nun­ca mie­do y a ser osa­da», pro­si­gue. Eau de Co­log­ne Rhu­bar­be Écar­la­te (la crea­ción con la que se es­tre­nó y con la que qui­so ex­pre­sar su ale­gría por for­mar par­te de la mai­son), Ga­lop (un bai­le en­tre un cue­ro y una ro­sa en el que nin­guno lle­ga a do­mi­nar al otro, fru­to del im­pac­to que le cau­só des­cu­brir el cue­ro Do­blis, tras vi­si­tar las bo­de­gas don­de se guar­dan las pie­les más pre­cia­das de Her­mès), Eau des Mer­vei­lles Bleue (una ver­sión mi­ne­ral y sa­la­da del ori­gi­nal) o Twilly (el perfume ins­pi­ra­do en las mu­je­res jó­ve­nes –pe­ro que sus ma­dres les ro­ban–, que lle­va nar­do, sán­da­lo y una car­ga im­por­tan­te de un ex­qui­si­to jen­gi­bre de Ma­da­gas­car) son al­gu­nas de las fra­gan­cias que lle­van su par­ti­cu­lar se­ña de iden­ti­dad en Her­mès.

Ca­pí­tu­lo apar­te re­quie­ren las cin­co fór­mu­las de Her­mes­sen­ce que aca­ba de pre­sen­tar –dos acei­tes y tres Eau de Toi­let­te–, una co­lec­ción que se ven­de ex­clu­si­va­men­te en las bou­ti­ques y que su­bli­man co­mo nin­gu­na otra las ma­te­rias pri­mas. «Ha­ce un año y me­dio me die­ron ga­nas de aca­ri­ciar el uni­ver­so de las Her­mes­sen­ce y bus­can­do un pun­to de par­ti­da tu­ve ga­nas de ir a los orí­ge­nes de la his­to­ria del perfume: Orien­te Me­dio». Pa­só un tiem­po en co­no­cer y es­tu­diar las fór­mu­las que ya ha­cían los egip­cios –esen­cias en es­ta­do pu­ro y sin al­cohol–, y de ahí na­ció su idea de crear dos acei­tes: Car­da­musc y Musc Pa­lli­da pa­ra los aman­tes del la­ye­ring (per­fu­mar­se por ca­pas). Myrrhe Églan­ti­ne, Cè­dre Sam­bac y Agar Ébè­ne vie­nen a com­ple­tar es­ta in­vi­ta­ción a un via­je ol­fa­ti­vo don­de el al­miz­cle, la mi­rra, el car­da­mo­mo, la eglan­ti­na, el jaz­mín o el ce­dro po­seen un in­sos­pe­cha­do po­der de atrac­ción. «Me en­can­ta cuan­do las ma­te­rias pri­mas han atra­ve­sa­do los años y la his­to­ria por­que sus­ci­tan siem­pre emo­cio­nes». Y pa­ra ce­rrar la cua­dra­tu­ra de es­te ma­ra­vi­llo­so círcu­lo ol­fa­ti­vo, na­da co­mo ape­lar al úl­ti­mo en lle­gar: Eau de Co­log­ne Ci­tron Noir, una oda a un pe­que­ño li­món os­cu­ro que cre­ce en el Lí­bano (y ca­re­ce de vir­tu­des es­té­ti­cas) con una no­ta ahu­ma­da que lo ha­ce adic­ti­vo. «Ten­go la im­pre­sión de que la vi­da es­tá muy bien he­cha y que ca­da eta­pa por la que he pa­sa­do me ha cons­trui­do pa­ra lle­gar has­ta aquí», con­ce­de. ¿Y a qué hue­le Ch­ris­ti­ne Na­gel? A to­do y a na­da. A sus en­sa­yos, co­mo es­te aco­ge­dor ate­lier. «Ten­go al­gu­nos tics co­mo per­fu­mar el co­che al lle­gar a ca­sa an­tes de ce­rrar la puer­ta. Si a la ma­ña­na si­guien­te el aro­ma si­gue, en­ton­ces es que el tra­ba­jo ha si­do bueno.Tam­bién me gus­ta im­preg­nar la al­moha­da pa­ra dor­mir­me y des­per­tar­me con él. Creo que es­toy po­seí­da por los aro­mas».Y por las his­to­rias.

El sa­lón del ate­lier de Ch­ris­ti­ne Na­gel com­bi­na pie­zas de cue­ro de Her­mès con otras, por ejem­plo, de Nor­man Cher­ner. Aba­jo, al­gu­nos ob­je­tos per­so­na­les de la per­fu­mis­ta se mez­clan con las co­lec­cio­nes de fra­gan­cias de la mai­son.

Arri­ba, uno de los rin­co­nes pre­si­di­do por un enor­me fras­co de Twilly y otras pie­zas de cue­ro. A la de­re­cha, li­bros, fo­tos, ve­las y las Eau des Mer­vei­lles de una de las es­tan­te­rías de su des­pa­cho, y la per­fu­mis­ta en el la­bo­ra­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.