MI LU­GAR EN EL MUN­DO

Harper's Bazaar (Spain) - - BEACH ISSUE -

Di­se­ña­do­ra de jo­yas y co­lec­cio­nis­ta de ar­te, CA­TA­LI­NA D’AN­GLA­DE en­con­tró su pa­raí­so par­ti­cu­lar en la ciu­dad de Pun­ta Ca­na, Re­pú­bli­ca Dominicana, ha­ce más de una dé­ca­da. Una es­pec­ta­cu­lar vi­vien­da don­de da rien­da suel­ta a su crea­ti­vi­dad. Es­ti­lis­mo de Ana Ro­jas Fo­to­gra­fía de Ro­sa Co­pa­do En­tre­vis­ta de Sa­ra Her­nan­do

Aes­ta ca­sa lle­ga­mos por ca­sua­li­dad», re­co­no­ce Ca­ta­li­na D’An­gla­de (Ma­drid, 1972). «Mi ma­ri­do tie­ne ne­go­cios en Nue­va York y en un mo­men­to da­do de­ci­di­mos que nos íba­mos a vi­vir allí. De he­cho, ya te­nía mu­chas co­sas arre­gla­das co­mo, por ejem­plo, el co­le­gio de mis hi­jos. Fue en­ton­ces cuan­do al­guien nos ha­bló de Tor­tu­ga Bay, el ho­tel de lu­jo que Os­car de la Ren­ta aca­ba­ba de inau­gu­rar en Pun­ta Ca­na, y nos fui­mos a ver­lo. No­so­tros siem­pre ve­ra­neá­ba­mos en Mé­xi­co, pe­ro cuan­do vi es­te si­tio me enamo­ré. Me pa­re­ció el lu­gar per­fec­to pa­ra huir de los lar­gos in­vier­nos neo­yor­qui­nos». Nun­ca lle­ga­ron a mu­dar­se a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro sí com­pra­ron es­ta ca­sa, pro­yec­ta­da por el ar­qui­tec­to do­mi­ni­cano Os­car Im­bert Tes­són, que des­de ha­ce más de una dé­ca­da se ha con­ver­ti­do en su re­fu­gio: «Cuan­do es­toy en Ma­drid en in­vierno pien­so en es­ca­par­me pa­ra po­der des­per­tar­me por las ma­ña­nas con esa vis­ta del mar des­de el jar­dín, con ese azul tan in­ten­so que so­lo se en­cuen­tra en el Ca­ri­be. El sen­ti­mien­to que tie­nes es co­mo de es­tar en un bar­co por­que des­de den­tro so­lo ves el mar. Es co­mo es­tar na­ve­gan­do». Es en­tre es­ta ca­sa, si­tua­da en el pa­raí­so, y su ho­gar en Ma­drid don­de Ca­ta­li­na D’An­gla­de da for­ma a las jo­yas de la frma que lle­va su nom­bre: «Siem­pre me ha­bían gus­ta­do las pie­zas vin­ta­ge y des­de ha­ce tiem­po me ha­cía mis pro­pios di­se­ños. A mis ami­gas les en­can­ta­ban y ha­ce dos años me de­ci­dí a lan­zar mi pri­me­ra co­lec­ción, que es­tu­vo ins­pi­ra­da en la ciu­dad de Nue­va York». Aun­que siem­pre ha­bía sen­ti­do de­bi­li­dad por el mun­do ar­tís­ti­co, Ca­ta­li­na D’An­gla­de es­tu­dió De­re­cho en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, pro­fe­sión que ejer­ció du­ran­te va­rios años en uno de los des­pa­chos más im­por­tan­tes de la ca­pi­tal es­pa­ño­la. Pe­ro al fnal, to­do aca­ba po­nién­do­se en su si­tio. «A na­die le sor­pren­dió que ter­mi­na­se de­di­cán­do­me a lo que ver­da­de­ra­men­te me gus­ta», con­ce­de. Co­lec­cio­nis­ta de ar­te y di­rec­to­ra du­ran­te va­rios años de una bie­nal de es­cul­tu­ra, es­ta mu­jer po­li­fa­cé­ti­ca no so­lo di­se­ña jo­yas, sino que tam­bién rea­li­za co­la­bo­ra­cio­nes con ar­tis­tas, ade­más de en­tre­gar el pre­mio Ca­ta­li­na D’An­gla­de en la fe­ria ARCO de Ma­drid. «Mi sue­ño se­ría ex­po­ner mi co­lec­ción pri­va­da en un es­pa­cio pú­bli­co y po­der pro­mo­cio­nar a ar­tis­tas jó­ve­nes. Pe­ro en­tre di­se­ñar mis jo­yas y con­ti­nuar con to­dos mis pro­yec­tos, no me da la vi­da», se sin­ce­ra.

«Mis jo­yas son co­mo mi­ni­es­cul­tu­ras. Las pue­des de­jar en una me­sa y ha­cen la fun­ción de un ob­je­to de­co­ra­ti­vo»

«Cuan­do es­toy en Ma­drid en in­vierno pien­so en es­ca­par­me pa­ra po­der des­per­tar­me por las ma­ña­nas con esa vis­ta del mar

«El sen­ti­mien­to que tie­nes es co­mo de es­tar en un bar­co por­que des­de den­tro so­lo ves el mar. Es co­mo es­tar na­ve­gan­do»

Fal­da de se­da a mo­do de ves­ti­do de COR­TA­NA y co­llar Pu­ka con 40 ce­bos de pes­car en for­ma de pez de la co­lec­ción D’Aqua­tic de CA­TA­LI­NA D’AN­GLA­DE.

Fal­da de se­da a mo­do de ves­ti­do de COR­TA­NA y ani­llo Ava­lon ba­ña­do en oro de la co­lec­ción D’Aqua­tic de CA­TA­LI­NA D’AN­GLA­DE. Ma­ri­na Abra­mo­vitch shows off her li­ving room and pain­tings.

Pis­ci­na ex­te­rior con ac­ce­so di­rec­to al em­bar­ca­de­ro.

La ca­sa, si­tua­da jun­to al mar, for­ma par­te del com­ple­jo La Ma­ri­na. A la dcha., la crea­do­ra con ves­ti­do de se­da de MIS­SO­NI y co­llar ba­ña­do en oro de la co­lec­ción D’Ecó de CA­TA­LI­NA D’AN­GLA­DE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.