AMAN­DA SEY­FRIED

Harper's Bazaar (Spain) - - NOTICIAS -

RI­TA WIL­SON: Han pa­sa­do 10 años des­de que fuis­te Sop­hie en Mam­ma Mia! ¿Có­mo ha si­do re­crear ese pa­pel? AMAN­DA SEY­FRIED: Fue ra­ro por­que aho­ra soy 10 años más vie­ja. En la pe­lí­cu­la se su­po­ne que han pa­sa­do so­lo 4 o 5, pe­ro en la vi­da real han si­do 10 años de ex­pe­rien­cias, lle­nos de cambios enor­mes, des­de que cum­plí los 20 has­ta aho­ra que ten­go 30. Sop­hie di­ri­ge un ne­go­cio, tie­ne una pa­re­ja. Es fuer­te e in­de­pen­dien­te, le han en­se­ña­do bien. Don­na (la ma­dre de Sop­hie, in­ter­pre­ta­da por Meryl Streep) irra­dia luz, be­lle­za y fuer­za, y en la se­gun­da pe­lí­cu­la pue­des ver có­mo ha trans­mi­ti­do esas cua­li­da­des al per­so­na­je de su hi­ja. RW: He vis­to la cin­ta de tu au­di­ción pa­ra la pe­lí­cu­la ori­gi­nal y era al­go pu­ro, ma­ra­vi­llo­so. Sé que tra­ba­jas­te mu­cho en tus co­mien­zos con un pro­fe­sor de can­to de Broad­way. ¿Qué se sien­te aho­ra al ser par­te de una gran fran­qui­cia mu­si­cal? AS: Es co­mo un pe­da­ci­to de ma­gia en la que ten­go la for­tu­na de par­ti­ci­par.Tal vez pa­re­cía pu­ra en­ton­ces por­que es­ta­ba enamo­ra­da de ABBA y de can­tar. Aho­ra que soy ma­dre [tie­ne una hi­ja de 1 año con su ma­ri­do, Tho­mas Sa­dos­ki] te­nía ga­nas de for­mar par­te de un pro­yec­to tan agra­da­ble y po­si­ti­vo. ABBA es al­go que te ha­ce fe­liz. RW: ABBA es ale­gría en es­ta­do pu­ro. ¿Has pen­sa­do en gra­bar un dis­co? AS: Ca­da vez que veo a Benny An­der­son [uno de los miem­bros de ABBA] le di­go ‘Cuan­do es­tés lis­to voy a tu es­tu­dio, iré vo­lan­do a Sue­cia’. RW: ¿Por qué no? Yo em­pe­cé a can­tar ya ma­yor y es uno de mis ma­yo­res pla­ce­res. AS: Exac­ta­men­te. Si te gus­ta, ¿por qué no ha­cer­lo? ¿Por qué no ha­cer­lo, ade­más, pa­ra la gen­te? RW: ¿Crees que tu vi­sión de la vi­da ha cam­bia­do des­de que eres ma­dre? ¿Qué va­lo­res quie­res trans­mi­tir­le a tu hi­ja?

«No de­be­ría­mos te­ner que cam­biar nues­tra for­ma de ves­tir pa­ra que nos to­men en se­rio o nos res­pe­ten. […] Lo que tie­ne que cam­biar son los com­por­ta­mien­tos, no las pren­das »

AS: Hay un fan­tás­ti­co dis­cur­so de fn de cur­so que dio el es­cri­tor Geor­ge Saun­ders lla­ma­do Fe­li­ci­da­des, por cier­to. Tra­ta de ser ama­ble y de que pro­ba­ble­men­te la­men­ta­rás más ade­lan­te aque­llos mo­men­tos en los que no lo seas. La com­pa­sión es el va­lor más im­por­tan­te que Tommy y yo de­sea­mos in­cul­car­le. RW: Has te­ni­do la va­len­tía de re­co­no­cer que su­fres un tras­torno ob­se­si­vo­com­pul­si­vo, an­sie­dad, ata­ques de pá­ni­co y mie­do es­cé­ni­co, y que to­mas me­di­ca­ción pa­ra ello. Creo que te­ne­mos que ser más sin­ce­ros so­bre es­tos te­mas por­que no hay na­da de lo que aver­gon­zar­se. AS: Cuan­do al­go tie­ne un es­tig­ma aso­cia­do la gen­te evi­ta mos­trar­se co­mo es. Na­die de­be­ría ser juz­ga­do por una do­len­cia men­tal. Es una en­fer­me­dad, al igual que lo es la adic­ción. Lo su­fro des­de los 7 años. No ca­da día, pe­ro en la preado­les­cen­cia pa­sé ma­los mo­men­tos y no sa­bía qué ha­cer. No te­nía a na­die con quien ha­blar del te­ma,y no pa­ra­ba de fa­ge­lar­me por te­ner to­dos es­tos mie­dos ra­ros. No con­se­guí la ayu­da que ne­ce­si­ta­ba has­ta los 19 años. RW: ¿Qué hi­zo que re­co­no­cie­ses la en­fer­me­dad? ¿En qué mo­men­to vis­te que po­días con­se­guir ayu­da? AS: Fi­nal­men­te fui al psi­quia­tra y allí leí una lis­ta de sín­to­mas. In­me­dia­ta­men­te me di cuen­ta de que esas ob­se­sio­nes eran sín­to­mas co­mu­nes en la gen­te que su­fre TOC. Ese día me cam­bió la vi­da. No quie­ro de­cir que des­de ese mo­men­to sea to­do más fá­cil, pe­ro, sin du­da, me lle­vó a en­ten­der las co­sas. Aho­ra sé que hay mu­cha gen­te en mi vi­da con TOC. Bro­mea­mos so­bre nues­tras com­pul­sio­nes. RW: ¿Has for­ma­do par­te de los mo­vi­mien­tos #MeToo y Time’s Up? ¿Crees que ten­drá al­gún im­pac­to en la for­ma de ves­tir de las mu­je­res? AS: ¡Es­pe­ro que no! No de­be­ría­mos te­ner que cam­biar nues­tra for­ma de ves­tir pa­ra que nos to­men en se­rio o nos res­pe­ten. Cuan­do vis­to sexy me siento em­po­de­ra­da. Lo que tie­ne que cam­biar son los com­por­ta­mien­tos, no las pren­das. RW: Ha­blan­do de mo­da, ¿pue­des des­cri­bir tu es­ti­lo per­so­nal? AS: Ten­go un mon­tón de ca­mi­se­tas de una mar­ca lla­ma­da The Great. Com­pro mu­cho en In­ter­net, en Res­to­ra­tion, pe­ro ca­da vez que hay una ce­le­bra­ción y creo que me voy a po­ner un ves­ti­do aca­bo po­nién­do­me un sué­ter blan­co, ne­gro o gris, o una ca­mi­se­ta con va­que­ros, en con­cre­to de Fra­me, que son los me­jo­res. RW: ¿Cuál es el me­jor con­se­jo que te ha da­do tu ma­dre? AS: So­bre el es­ti­lo siem­pre de­cía que me­nos es más. Pe­ro es pro­ba­ble que su me­jor con­se­jo fue­se ‘No reac­cio­nes in­me­dia­ta­men­te an­te las co­sas’. Du­ran­te mu­cho tiem­po no le hi­ce ca­so, era muy emo­ti­va, lo que es bueno a ve­ces, pe­ro me me­tía en pro­ble­mas. Por fin es­toy apren­dien­do a dar­me un res­pi­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.