Lo nue­vo de Dior es una jo­ya

PIÈ­CES SE­CRÈ­TES, LA ÚL­TI­MA CO­LEC­CIÓN DE AL­TA JO­YE­RÍA DE DIOR, VUEL­VE A EVI­DEN­CIAR EL ES­PÍ­RI­TU INDOMABLE DE VICTOIRE DE CASTELLANE, CON LA QUE CON­VER­SA­MOS SO­BRE MU­JE­RES Y CREA­CIÓN.

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARIO - Por Sa­ra Her­nan­do Fo­to­gra­fía de Bri­git­te Nie­der­mair

Victoire de Castellane (Pa­rís, 1962) nos re­ci­be en su es­tu­dio pa­ri­sino en una tar­de inusual­men­te ca­lu­ro­sa pa­ra un mes de ju­nio en la capital fran­ce­sa. El bu­lli­cio exterior se cue­la en la ha­bi­ta­ción a tra­vés de unos gran­des ven­ta­na­les, abier­tos de par en par a una de las ele­gan­tes ca­lles del dis­tri­to ocho de Pa­rís, mien­tras es­ta mu­jer ro­tun­da, de fe­qui­llo eterno y son­ri­sa di­ver­ti­da jue­ga con un par de col­gan­tes de pie­dra de lu­na. Las jo­yas son otra for­ma más de len­gua­je, la más ín­ti­ma y per­so­nal, pa­ra es­ta crea­do­ra in­quie­ta y atí­pi­ca, di­rec­to­ra crea­ti­va de la di­vi­sión de al­ta jo­ye­ría de Dior des­de que ha­ce ya dos dé­ca­das Ber­nard Ar­nault pu­sie­se su lan­za­mien­to y crea­ción (has­ta ese mo­men­to la maison so­lo rea­li­za­ba pie­zas de bi­su­te­ría) en sus ma­nos. Sin ex­pe­rien­cia real en el di­se­ño de al­ha­jas (an­tes ha­bía tra­ba­ja­do du­ran­te 15 años en los ac­ce­so­rios y bi­su­te­ría de Cha­nel), Victoire re­vo­lu­cio­nó una dis­ci­pli­na an­qui­lo­sa­da y her­mé­ti­ca has­ta el pun­to de cam­biar la men­ta­li­dad no so­lo de un pú­bli­co ilus­tre, sino tam­bién la del res­to de frmas y ca­sas jo­ye­ras que, des­de en­ton­ces, col­man sus ex­clu­si­vas vi­tri­nas de di­se­ños co­lo­ris­tas y osa­dos. «Pue­de que al prin­ci­pio cos­ta­se en­ten­der que los com­pra­do­res se iban a atre­ver a pa­gar gran­des su­mas de di­ne­ro por di­se­ños po­co or­to­do­xos. Pe­ro las mu­je­res, co­mo las jo­yas, son sor­pren­den­tes», afrma. Piè­ces Se­crè­tes, la úl­ti­ma co­lec­ción de al­ta jo­ye­ría de Dior, com­pues­ta por 31 pie­zas úni­cas y ca­pí­tu­lo fnal de la tri­lo­gía Dior à Ver­sai­lles, reúne va­rios de es­tos ges­tos irre­ve­ren­tes, des­de la elec­ción de los ma­te­ria­les (los dia­man­tes com­par­ten pro­ta­go­nis­mo con la­ca y es­pi­ne­las) al co­lor (coha­bi­tan en ar­mo­nía trans­pa­ren­cias y to­nos fúor) o la na­rra­ti­va: «Que­ría con­tar las his­to­rias de se­cre­tos y ro­man­ces que ocu­rrie­ron en los pa­sa­di­zos y en los to­ca­do­res del Pa­la­cio de Ver­sa­lles. Ma­te­ria­li­zar esa par­ti­cu­lar at­mós­fe­ra de co­sas que ni si­quie­ra ves, que es­tán ocul­tas. Co­mo en una fan­ta­sía». Miem­bro de una de las fa­mi­lias aris­to­crá­ti­cas (y ex­cén­tri­cas) más re­le­van­tes de Fran­cia –en­tre sus pa­rien­tes se cuen­ta el mar­qués de Bo­ni­fa­ce de Castellane, su tío bi­sa­bue­lo, y su abue­la pa­ter­na, la es­pa­ño­la Sil­via Ro­drí­guez de Ri­vas, con­de­sa de Cas­ti­lle­ja de Guz­mán–, su idi­lio con las jo­yas co­men­zó cuan­do ape­nas le­van­ta­ba dos pal­mos del sue­lo. «Ten­dría cin­co años y mi ma­dre me re­ga­ló una pul­se­ra de oro con charms, la cual des­mon­té pa­ra ha­cer­me unos pen­dien­tes. Lo que me so­bró lo ti­ré a la pa­pe­le­ra. Mi ma­dre en­fu­re­ció, pe­ro pa­ra qué ne­ce­si­ta­ba yo aquel oro si ya te­nía lo que que­ría. Se pue­de de­cir que mi pri­mer di­se­ño no fue una crea­ción sino una des­truc­ción», bro­mea. Des­de en­ton­ces, su re­la­ción con el ar­te de la jo­ye­ría ha si­do más bien un lar­go no­viaz­go en el que la fron­te­ra en­tre la vi­da per­so­nal y el tra­ba­jo se di­fu­mi­na has­ta con­fun­dir dón­de aca­ba una y em­pie­za el otro. «Nun­ca me pre­gun­té si me que­ría ➤

de­di­car a es­to por­que pa­ra mí es tan im­por­tan­te co­mo res­pi­rar. Es una lo­cu­ra pe­ro no lo veo co­mo un tra­ba­jo co­mo tal. No me pue­do ima­gi­nar mi vi­da sin di­se­ñar jo­yas. Si aho­ra mis­mo me echa­ran de es­te pues­to no se có­mo lo ha­ría pe­ro se­gui­ría ha­cien­do es­to. Es mi for­ma de ha­blar, de con­tar­le al mun­do có­mo y qué soy», se sin­ce­ra.Tan po­co con­ven­cio­na­les co­mo su crea­do­ra, sus di­se­ños tras­cien­den los ma­te­ria­les y las pie­dras pre­cio­sas que les dan for­ma, con­vir­tién­do­se así en al­go pa­re­ci­do al ar­te: «No me con­si­de­ro una ar­tis­ta co­mo tal. La gen­te cree que es­toy un po­co lo­ca y que me gus­ta ir a mi bo­la pe­ro no es así. Sé exac­ta­men­te lo que la frma quie­re y lo que el equi­po de marketing ne­ce­si­ta. No tra­ba­jo al mar­gen de la ley. Me gus­ta tra­ba­jar con unas re­glas, den­tro de un cuadro. Lo que ocu­rre es que es­te cuadro qui­zás es di­fe­ren­te al del res­to», de­fien­de. Aun­que las te­má­ti­cas de sus colecciones son tan va­ria­das co­mo va­rio­pin­tas (des­de plan­tas car­ní­vo­ras a tejidos de al­ta cos­tu­ra, aven­tu­ras epis­to­la­res o el Pa­la­cio de Ver­sa­lles), exis­te un hi­lo in­vi­si­ble que las une a to­das y sin el cual nin­gu­na se pue­de ex­pli­car. «Vi­vi­mos en una épo­ca en la que el fe­mi­nis­mo es­tá muy pre­sen­te, pe­ro pa­ra mí la mu­jer siem­pre ha es­ta­do en el cen­tro de mis crea­cio­nes. Me en­can­ta ob­ser­var­las, ver có­mo se mue­ven, sus ges­tos, sus es­ti­los, sus gus­tos… Me fas­ci­na la for­ma en la que ca­da cual in­ter­pre­ta la fe­mi­ni­dad. ¡Exis­ten tan­tas for­mas di­fe­ren­tes de ser mu­jer! To­das so­mos úni­cas, al igual que lo son las jo­yas», con­ce­de. Es es­ta pa­sión por el uni­ver­so fe­me­nino lo que la man­tie­ne al mar­gen de ten­den­cias y lu­ga­res co­mu­nes de los que hu­ye más por iner­cia que por con­vic­ción: «En­tien­do que exis­tan.Tam­bién en­tien­do que son ca­pi­ta­les pa­ra la in­dus­tria de la mo­da, pe­ro yo no me las to­mo en se­rio. Pa­ra mí es muy im­por­tan­te la li­ber­tad. Crear des­de el in­con­for­mis­mo.Y so­bre to­do no abu­rrir­me. Y las ten­den­cias pue­den lle­gar a ser muy abu­rri­das». To­do me­nos te­dio­sas, sus jo­yas ca­mi­nan al mar­gen de la mo­da, apro­pia­cio­nes cul­tu­ra­les e his­to­ri­cis­mos va­rios, des­per­tan­do así el de­seo de una clien­te­la can­sa­da de es­cu­char ver­sio­nes. «Mis di­se­ños es­tán den­tro de mí. No ten­go que bus­car co­sas fue­ra. Tie­ne que ver más con mis sen­ti­mien­tos y mi es­ta­do de áni­mo. Mis mie­dos y mis ob­se­sio­nes. No voy de va­ca­cio­nes a Gre­cia y a mi re­gre­so ha­go jo­yas de ins­pi­ra­ción he­lé­ni­ca. Me gus­ta­ría, pe­ro no pue­do», con­fe­sa. Res­pon­sa­ble de to­das las lí­neas de jo­ye­ría de Dior, Victoire de Castellane tra­ba­ja con va­rias colecciones en pa­ra­le­lo en las que in­vier­te una me­dia de dos años, pu­dien­do su­pe­rar­lo en al­guno de los ca­sos: «Pa­ra mí el tiem­po nun­ca ha for­ma­do par­te de la ecua­ción de mi vi­da. Si me pre­gun­tas en qué mo­men­to de mi ca­rre­ra es­toy te di­ría que al prin­ci­pio. No veo un co­mien­zo. No veo un fnal. El tiem­po pa­sa tan rá­pi­do que el pre­sen­te es mi úni­ca for­ma de en­ten­der­lo». Aca­ba la en­tre­vis­ta y Victoire si­gue ju­gue­tean­do con sus col­gan­tes y su fle­qui­llo in­fan­til. An­tes de sa­lir le pre­gun­to có­mo le gus­ta­ría que la gen­te la vie­se en unos años. «Co­mo una ni­ña a la que le gus­ta ju­gar con pie­dras», res­pon­de. ¿Alguien du­da to­da­vía de cuál es el se­cre­to de su éxi­to?

«NUN­CA ME PRE­GUN­TÉ SI ME QUE­RÍA DE­DI­CAR A ES­TO POR­QUE PA­RA MÍ ES TAN IM­POR­TAN­TE CO­MO RES­PI­RAR. ES UNA LO­CU­RA PE­RO NO LO VEO CO­MO UN TRA­BA­JO CO­MO TAL»

Victoire de Castellane en su es­tu­dio pa­ri­sino.

Pen­dien­te In­ti­mi­té Tan­za­ni­te de oro ro­sa con dia­man­tes y tan­za­ni­tas de la co­lec­ción Dior à Ver­sai­lles, Piè­ces Se­crè­tes de DIOR JOAILLERIE. En la otra pág., re­loj Ca­chet­te Tan­za­ni­te de oro blan­co con dia­man­tes y tan­za­ni­ta de la co­lec­ción Dior à...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.