AMO­RES PE­RROS

By­ron di­jo que po­see be­lle­za sin va­ni­dad, fuer­za sin in­so­len­cia, va­len­tía sin fe­ro­ci­dad, y to­das las vir­tu­des del hom­bre y nin­guno de sus vi­cios. Des­de aquí, nues­tro pe­que­ño gran ho­me­na­je al AMI­GO de cua­tro pa­tas.

Harper's Bazaar (Spain) - - ESTILO - Por Al­ber­to Pin­te­ño

QAl prin­ci­pio, Dios creó al hom­bre, pe­ro vién­do­lo tan dé­bil, le dio el pe­rro (Alp­hon­se Tous­se­nel). Cer­be­ro fue el cus­to­dio de las puer­tas del in­ferno.Ar­gos, el que re­co­no­ció a Uli­ses. Be­ce­rri­llo, el pri­mer alano es­pa­ñol en Amé­ri­ca, y Ma­nuel Mú­ji­ca Lainez en el co­mien­zo de Ce­cil, la no­ve­la so­bre el pe­rro whip­pet que lo acom­pa­ñó en su quin­ta y cu­yo nom­bre rin­de ho­me­na­je al fo­tó­gra­fo Ce­cil Bea­ton, es­cri­bió: «Creo que lo he fas­ci­na­do, y sé que él me ha fas­ci­na­do tam­bién. Pre­su­mo que nos per­te­ne­ce­re­mos el uno al otro has­ta que la muer­te ocu­rra». Fiel, ca­ri­ño­so, in­te­li­gen­te, sim­pá­ti­co, ale­gre, siem­pre dis­pues­to a com­pla­cer­nos y a con­ta­giar­nos al­go de su sen­ti­do lú­di­co de la vi­da, el pe­rro ha ocu­pa­do la es­ce­na del hom­bre des­de sus co­mien­zos. En la cien­cia, la his­to­ria, la psi­co­lo­gía y has­ta en la li­te­ra­tu­ra el me­jor ami­go del hom­bre ha de­ja­do una gran hue­lla. Co­mo es­cri­be Ray­mond Me­rritt en el pró­lo­go de The Dog in Pho­to­graphy: 1839-To­day, li­bro que re­co­ge to­das las imá­ge­nes de es­te ar­tícu­lo: «Nin­gu­na de las cria­tu­ras de la his­to­ria del mun­do ha es­ta­do tan inex­tri­ca­ble­men­te vin­cu­la­da al hom­bre, trans­for­ma­da fí­si­ca, emo­cio­nal y so­cial­men­te por un víncu­lo que co­men­zó en el na­ci­mien­to de la ci­vi­li­za­ción hu­ma­na. Fer­di­nand Mery no exa­ge­ra­ba cuan­do ob­ser­vó:‘El pe­rro, nues­tro ami­go, pa­re­ce ha­ber es­ta­do es­pe­ran­do, des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos, la lle­ga­da a la tie­rra del ho­mo sa­piens, es­pe­ran­do el mo­men­to en que po­dría rom­per pa­ra siem­pre sus víncu­los con to­das las otras cria­tu­ras y en­tre­gar­se al hom­bre’. Ya sea co­mo hé­roe, ayu­dan­te, sím­bo­lo o al­ma ge­me­la, es­ta cria­tu­ra ha ex­pe­ri­men­ta­do lo me­jor y lo peor del hom­bre». Sin em­bar­go, es­ta unión ha si­do la re­la­ción co­be­nef­cio­sa más lar­ga que ca­da uno ha te­ni­do con otra es­pe­cie. Sin lu­gar a du­das.Ya lo re­se­ñó la es­cri­to­ra ar­gen­ti­na El­vi­ra Yo­rio: Carly­le tu­vo a Ne­rón, un pe­rro muy pe­cu­liar que in­ten­tó sui­ci­dar­se arro­ján­do­se des­de una ven­ta­na. Emily Bron­të te­nía a Kee­per, a quien ad­mi­ra­ba por el acen­to bri­tá­ni­co de sus la­dri­dos. By­ron fue due­ño o com­pa­ñe­ro de un her­mo­so Bo­sun. Una­muno se ex­pre­só con ele­va­dos con­cep­tos so­bre los ca­nes y Ne­ru­da es­cri­bió un poe­ma her­mo­so cuan­do mu­rió su pe­rro: Mi pe­rro ha muer­to / Lo en­te­rré en el jar­dín / jun­to a una má­qui­na oxi­da­da. / Allí, no más aba­jo, / ni más arri­ba, /se jun­ta­rá con­mi­go al­gu­na vez./ Aho­ra él ya se fue con su pe­la­je / su ma­la edu­ca­ción, su na­riz fría. /Y yo, ma­te­ria­lis­ta que no cree / en el ce­les­te cie­lo pro­me­ti­do / pa­ra nin­gún hu­mano, / pa­ra es­te pe­rro o pa­ra to­do pe­rro / creo en el cie­lo, sí, creo en un cie­lo / don­de yo no en­tra­ré, pe­ro él me es­pe­ra / on­du­lan­do su co­la de aba­ni­co / pa­ra que yo al lle­gar ten­ga amis­ta­des…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.