Fran­ces­co Mel­zi, el fa­vo­ri­to

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

Gian Gia­co­mo Caprotti da Oreno (1480 – c. 1524) fue co­no­ci­do co­mo Sa­laì, el Dia­blo, y ba­jo ese nom­bre pin­tó va­rios cua­dros. Dis­cí­pu­lo de Leo­nar­do des­de su más tier­na in­fan­cia, se di­ce que el hu­ma­nis­ta flo­ren­tino lo to­mó co­mo mo­de­lo pa­ra sus obras San Juan Bau­tis­ta y Ba­co. Pen­den­cie­ro na­to (mu­rió en un due­lo) y de mano en ex­tre­mo suel­ta, Sa­laì ha pa­sa­do a la pos­te­ri­dad, so­bre to­do, por su Mon­na Van­na, una ver­sión de la Mo­na Li­sa des­nu­da. Jun­to a Fran­ces­co Mel­zi, el otro su­pues­to “pa­dre” de la Gio­con­da es­pa­ño­la, acom­pa­ñó a Leo­nar­do en su via­je a Fran­cia de 1516. Fue Sa­laì quien he­re­dó la Mo­na Li­sa de su men­tor, que más tar­de pa­sa­ría a las ma­nos del rey Fran­cis­co I. Gio­van­ni Fran­ces­co Mel­zi (c. 1493 – 1572/73) fue el alumno fa­vo­ri­to de Leo­nar­do, y con­sa­gró a su ta­ller gran par­te de su por otra par­te no muy abun­dan­te pro­duc­ción. Tra­ba­jó co­mo se­cre­ta­rio del ge­nio y fue su al­ba­cea tes­ta­men­ta­rio. Hi­jo de una fa­mi­lia no­ble pe­ro em­po­bre­ci­da, Leo­nar­do lo se­ña­ló co­mo fa­vo­ri­to tras sus cons­tan­tes desave­nen­cias con Sa­laì, y pa­só bue­na par­te de 1512 re­ti­ra­do en la vi­lla de los Mel­zi en Va­prio. Ade­más, Mel­zi lo acom­pa­ñó en sus via­jes a Ro­ma y Fran­cia. Su va­lía co­mo pin­tor no fue muy des­co­llan­te; su pro­duc­ción más me­mo­ra­ble se en­cuen­tra en el cas­ti­llo de Wind­sor: una se­rie de di­bu­jos, co­mo el Re­tra­to de Leo­nar­do da Vin­ci.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.