LA RU­TA DEL TEM­PRA­NI­LLO

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

A ini­cia­ti­va de las Dipu­tacio­nes Pro­vin­cia­les de Cór­do­ba, Se­vi­lla y Málaga, se ha crea­do un iti­ne­ra­rio a tra­vés de los lu­ga­res que más re­la­ción tu­vie­ron con es­te le­gen­da­rio ban­do­le­ro, uno de los mi­tos más im­por­tan­tes que ha­ya da­do An­da­lu­cía. Es­tas lo­ca­li­da­des son: Jau­ja (Cór­do­ba), don­de na­ció y desa­rro­lló mu­chas de sus ac­ti­vi­da­des al­re­de­dor del río Genil (el mí­ti­co Sin­gi­lis). Ba­do­la­to­sa (Se­vi­lla; por su ubi­ca­ción, que desem­pe­ñó un pa­pel im­por­tan­te en sus co­rre­rías. Cor­co­ya (Se­vi­lla), don­de re­ci­bió el in­dul­to del rey Fer­nan­do VII. Y Ala­me­da (Málaga), don­de fue ase­si­na­do, y tie­ne su tum­ba. Pe­ro, ade­más, acon­se­ja­mos que se acer­que a Lu­ce­na, mu­ni­ci­pio al que per­te­ne­ce Jau­ja, pa­ra po­der dis­fru­tar de su ex­tra­or­di­na­rio pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, mez­cla de las culturas ára­be, ju­día y cris­tia­na. Tam­bién acon­se­ja­mos que se acer­que a Gra­za­le­ma (Cá­diz), en cu­ya po­bla­ción vi­vió una so­bre­co­ge­do­ra aven­tu­ra; ade­más de Aguilar de la Fron­te­ra, Ron­da, To­rre Al­ha­qui­me, Al­mo­nas­ter la Real…; y, es­pe­cial­men­te, la zo­na de Des­pe­ña­pe­rros, con el pue­blo de La Car­lo­ta. lo. Fue el in­glés John Fre­de­rich Le­wis (18051876), via­je­ro lon­di­nen­se, há­bil con el di­bu­jo, quien, des­pués de ha­ber re­co­rri­do to­do Oriente y la cuen­ca me­di­te­rrá­nea, en el ve­rano del año 1832, re­ca­la en An­da­lu­cía con el úni­co pro­pó­si­to de co­no­cer per­so­nal­men­te al Tem­pra­ni­llo. Fue muer­to a ti­ros por sus com­pa­ñe­ros en 1833, que le con­si­de­ra­ban trai­dor por­que les per­se­guía en nom­bre del Go­bierno.

La me­jor des­crip­ción de es­te le­gen­da­rio ban­do­le­ro se la de­be­mos al via­je­ro ro­mán­ti­co fran­cés Prós­per Mé­ri­mée (1803-1870), au­tor de Car­men, que, con to­do, no al­can­zó sus de­seos de co­no­cer­lo per­so­nal­men­te, por ello es­ta­ble­ce al­gu­nas di­fe­ren­cias en su des­crip­ción res­pec­to al es­ta­ble­ci­do por Le­wis: “Te­nía el pe­lo ru­bio, ojos azu­les, her­mo­sa den­ta­du­ra y ma­nos pe­que­ñas. Ves­tía ca­mi­sa fi­na, cha­que­ti­lla de ter­cio­pe­lo con bo­to­nes de pla­ta y po­lai­nas de cue­ro. Mon­ta­ba un ca­ba­llo ba­yo. Gua­po, va­lien­te, cor­tés, tan­to co­mo pue­de ser­lo un la­drón; así es Jo­sé María. Cuan­do es­te ban­do­le­ro de­tie­ne una di­li­gen­cia, da­rá la mano a las se­ño­ras pa­ra que ba­jen y cui­da­rá de que que­den có­mo­da­men­te sen­ta­das a la som­bra, ya que es de día, ca­si siem­pre, cuan­do rea­li­za es­tas co­sas. Ja­más un ju­ra­men­to ni una pa­la­bra gro­se­ra, sino al re­vés, mi­ra­das ca­si res­pe­tuo­sas y una cor­te­sía na­tu­ral que ja­más se des­mien­te. ¡Ah! Se­ño­ra –di­ce, sus­tra­yen­do

Fue muer­to a ti­ros por sus com­pa­ñe­ros en 1833,

que le con­si­de­ra­ban trai­dor por­que les per­se­guía en nom­bre del Go­bierno

la sor­ti­ja de la mano de una mu­jer–, una mano tan bo­ni­ta no ne­ce­si­ta ador­nos. Y al mis­mo tiem­po que des­li­za la sor­ti­ja a lo lar­go del de­do, be­sa­rá la mano con un ade­mán ca­paz de ha­cer creer, se­gún la ex­pre­sión de una se­ño­ra es­pa­ño­la, que el be­so tie­ne pa­ra él más apre­cio que la sor­ti­ja. La sor­ti­ja la to­ma co­mo por dis­trac­ción; pe­ro, al con­tra­rio, el be­so lo pro­lon­ga­rá cuan­to pue­da. Me han di­cho que Jo­sé María de­ja siem­pre a los via­je­ros el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra lle­gar al pue­blo más pró­xi­mo y que no ha rehu­sa­do nun­ca a na­die el per­mi­so de con­ser­var jo­ya que sea pre­cio­sa por su re­cuer­do…”. Tes­ti­mo­nios co­mo és­te, pu­bli­ca­dos en pri­mi­cia en una re­vis­ta de Pa­rís, y fir­ma­dos por Mé­ri­mée, im­pul­sa­ron las an­sias por des­cu­brir An­da­lu­cía, una tie­rra de ban­do­le­ros co­mo el Tem­pra­ni­llo, cu­yas ges­tas for­ma­ban ya par­te de la le­yen­da; a es­te escritor fran­cés le de­be­mos la fra­se: “En España man­da el Rey, pe­ro en Sierra Mo­re­na man­da el Tem­pra­ni­llo”.

Jo­sé María, “el Tem­pra­ni­llo”, mu­rió ase­si­na­do a trai­ción por al­guien cu­yo nom­bre no me­re­ce la pe­na nom­brar, el día 23 de sep­tiem­bre de 1833, con só­lo 28 años de edad. Sus res­tos re­po­san en el pa­tio in­te­rior (an­ti­guo ce­men­te­rio) de la igle­sia pa­rro­quial de Ala­me­da (Málaga); en el epi­ta­fio, una fra­se la­pi­da­ria gra­ba­da en la cruz: “Aquí ya­ce el Rey de Sierra Mo­re­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.