El Te­so­ro de Évo­ra

Historia de Iberia Vieja - - EN PORTADA -

Lo­ca­li­za­do en el ga­di­tano mu­ni­ci­pio de San­lú­car de Ba­rra­me­da, más con­cre­ta­men­te en el hoy de­no­mi­na­do Cor­ti­jo de Évo­ra, es­ta com­pues­to por no­ven­ta y tres pie­zas de oro y cor­na­li­na. En­tre los bra­za­le­tes, cin­tu­ro­nes, pec­to­ra­les y jo­yas de pre­cio­sa y ba­rro­ca or­fe­bre­ría que com­po­nen el ajuar des­ta­ca una gran dia­de­ma. To­das las pie­zas mues­tran un sor­pren­den­te me­ca­nis­mo ar­ti­cu­la­do que con­vier­ten es­te te­so­ro en al­go ex­cep­cio­nal por su sin­gu­la­ri­dad.

Se tra­ta de un lu­gar sa­gra­do que mues­tra una com­ple­ji­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca, una ri­que­za y una va­rie­dad

en los res­tos ha­lla­dos que lo con­vier­ten en al­go úni­co

40 me­tros de lar­go, a tra­vés del cual se ac­ce­día al in­te­rior del edi­fi­cio. Se tra­ta de un lu­gar sa­gra­do que mues­tra una com­ple­ji­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca, una ri­que­za y una va­rie­dad en los res­tos ha­lla­dos que lo con­vier­ten en al­go úni­co en Eu­ro­pa y que só­lo po­dría com­pa­rar­se con san­tua­rios si­rio-pa­les­ti­nos de­di­ca­dos al dios Baal y la dio­sa As­tar­té.

Tra­ba­jos que han he­cho re­tro­traer a los ar­queó­lo­gos la cro­no­lo­gía de nues­tra pro­to­his­to­ria. Tal es así que, a par­tir de la re­vi­sión de los au­to­res gre­co­la­ti­nos y de los nue­vos da­tos apor­ta­dos por las ex­ca­va­cio­nes, se plan­tea que la gé­ne­sis de Tar­tes­sos se en­cuen­tra en la co­lo­ni­za­ción fe­ni­cia y en su evo­lu­ción y ex­pan­sión du­ran­te al me­nos tres si­glos, jun­to a la exis­ten­cia de una so­cie­dad in­dí­ge­na cu­yo mo­men­to de au­ge coin­ci­de con el im­pac­to de la pre­sen­cia fe­ni­cia y helena en el su­r­oes­te de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. La cul­tu­ra ma­te­rial de es­tas gen­tes se ca­rac­te­ri­za­ba por su im­pron­ta orien­ta­li­zan­te, fru­to de la evo­lu­ción de la tec­no­lo­gía, ar­qui­tec­tu­ra y ar­te de las co­lo­nias es­ta­ble­ci­das en es­ta zo­na por los fe­ni­cios. Y cu­yo oca­so, fe­cha­do ge­ne­ral­men­te en­torno a me­dia­dos del si­glo VI a.c. coin­ci­de a su vez con el fin de mo­de­lo co­lo­nial ins­tau­ra­do por los fe­ni­cios en la Pe­nín­su­la, que per­vi­vi­rá so­la­men­te en la ciu­dad de Ga­dir.

CUL­TOS A LA NA­TU­RA­LE­ZA Y LOS AS­TROS

Los ha­llaz­gos rea­li­za­dos en el ya­ci­mien­to del Ca­ram­bo­lo no han he­cho sino mos­trar un gran com­ple­jo de ca­rác­ter mo­nu­men­tal, ya ins­tau­ra­do o ab­sor­bi­do por las pri­me­ras co­lo­nias fe­ni­cias pe­nin­su­la­res, don­de el de­no­mi­na­do en los años cin­cuen­ta “Fon­do de Ca­ba­ña” por Ca­rria­zo es en reali­dad un sim­ple de­pó­si­to de re­lleno den­tro de una gran fo­sa de ca­rác­ter ri­tual con­fir­man­do la exis­ten­cia de una prác­ti­ca re­li­gio­sa mar­ca­do por lo as­tro­nó­mi­co y cul­tos so­la­res, y que que­da pa­ten­te en las di­fe­ren­tes eta­pas de cons­truc­ción todos los edi­fi­cios es­tán ubi­ca­dos y di­se­ña­dos pa­ra mar­ca el sols­ti­cio de ve­rano y otros as­pec­tos as­tro­nó­mi­cos. Un san­tua­rio que ha lle­va­do a los ar­queó­lo­gos ha bus­car pa­ra­le­lis­mos en otros en­cla­ves de cul­to pe­nin­su­la­res y orien­ta­les.

Los des­cu­bri­mien­tos que se han su­ce­di­do en Ca­ram­bo­lo –en­tre los que ca­brían des­ta­car un al­tar con for­ma de piel de to­ro ex­ten­di­da pin­ta­do en co­lor ro­jo en el que exis­ten hue­llas de fue­go y en don­de se rea­li­za­ba ri­tua­les– han va­ria­do la in­ter­pre­ta­ción que has­ta la fe­cha se te­nía del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.