Ramón Mer­ca­der El es­pa­ñol que eli­mi­nó a Trotsky

Historia de Iberia Vieja - - EN PORTADA - JA­VIER GARCÍA BLAN­CO

Só­lo los gri­tos de su víc­ti­ma le sal­va­ron de mo­rir allí mis­mo. Pe­se a la gra­ve­dad de la he­ri­da que te­nía en la ca­be­za, pro­du­ci­da por un pun­tia­gu­do pio­let que le ha­bía atra­ve­sa­do par­te del crá­neo, Lev Da­vi­do­vich Bronstein, más co­no­ci­do co­mo León Trotsky, aún tuvo fuer­zas pa­ra ad­ver­tir a sus guar­daes­pal­das de que no ma­ta­ran a su agre­sor, el jo­ven a quien co­no­cía co­mo Jac­ques Mor­nard: “No le ma­téis –ad­vir­tió–. Hay que ave­ri­guar quién le en­vía”. Pe­ro Mor­nard, aquel jo­ven, al­to y apues­to pe­rio­dis­ta con pa­sa­por- te bel­ga, no di­jo ni una so­la pa­la­bra so­bre quién ha­bía or­de­na­do el ase­si­na­to del re­vo­lu­cio­na­rio ru­so. De he­cho, du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial y el pos­te­rior jui­cio se li­mi­tó a re­pe­tir lo mis­mo que ha­bía me­ca­no­gra­fia­do en una car­ta de con­fe­sión –se­gu­ra­men­te es­cri­ta en pre­vi­sión de que los guar­daes­pal­das de Trotsky lo ful­mi­na­ran– que lle­va­ba con­si­go el día del cri­men: su nom­bre era Jac­ques Mor­nard, un “de­vo­to se­gui­dor de Trotsky” que ha­bía su­fri­do un te­rri­ble de­sen­ga­ño al des­cu­brir el ver­da­de­ro ros­tro de quien has­ta en­ton­ces con­si­de­ra­ba un hé­roe.

De na­da sir­vie­ron los in­te­rro­ga­to­rios, los exá­me­nes men­ta­les o las más que pro­ba­bles tor­tu­ras: su ver­sión de los he­chos siem­pre fue la mis­ma, y de su bo­ca nun­ca sa­lie­ron otras pa­la­bras que aque­llas. Esa era su iden­ti­dad real, y na­die le ha­bía or­de­na­do co­me­ter el cri­men.

Un si­len­cio que man­tu­vo du­ran­te los veinte años que pa­só en la pri­sión me­xi­ca­na, e in­clu­so des­pués de re­cu­pe­rar la li­ber­tad. Apa­ren­te­men­te no le im­por­tó que a co­mien­zos de los años 50 un mé­di­co y cri­mi­nó­lo­go me­xi­cano que in­ves­ti­ga­ba su ca­so hu­bie­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.