APA­SIO­NAN­TES ME­MO­RIAS

Historia de Iberia Vieja - - CULTURA -

Si­guen re­cu­pe­rán­do­se tex­tos fun­da­men­ta­les pa­ra re­cons­truir la his­to­ria de la Re­pú­bli­ca y la Gue­rra Ci­vil des­de di­fe­ren­tes óp­ti­cas y pers­pec­ti­vas. Gal­be, leal a la Re­pú­bli­ca, fue Fis­cal del Tri­bu­nal Su­pre­mo y una de las vo­ces des­ta­ca­das pa­ra im­po­ner la jus­ti­cia en la zo­na re­pu­bli­ca­na.

Jo­sé Luis Gal­be mu­rió en el exi­lio, en 1983, en Cu­ba, don­de ejer­ció el pe­rio­dis­mo, fue Di­rec­tor Ge­ne­ral de Pri­sio­nes des­pués del triunfo de la Re­vo­lu­ción cas­tris­ta y lue­go profesor uni­ver­si­ta­rio con mu­cho pres­ti­gio. Lle­gó a in­ti­mar in­clu­so con el Ché Gue­va­ra, con quien so­lía ju­gar al aje­drez. Tras su muer­te, es­con­di­das en un baúl, se en­con­tra­ron es­tas me­mo­rias es­cri­tas por quien fue una fi­gu­ra des­ta­ca­da del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia du­ran­te la Re­pú­bli­ca y la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la. Sus me­mo­rias re­co­rren to­da su vi­da y es­tán es­cri­tas con un tono muy per­so­nal, ín­ti­mo, pe­ro sien­do cons­cien­te de la can­ti­dad de mo­men­tos his­tó­ri­cos que vi­vió en pri­me­ra per­so­na. No son, pues, unas me­mo­rias lau­da­to­rias sino el re­la­to, con sus lu­ces y som­bras, de al­guien que fue tes­ti­go en vi­vo de si­tua­cio­nes muy com­pli­ca­das, so­bre las que se­gui­rán co­rrien­do ríos de tin­ta. Gal­be es­ta­ba des­ti­na­do en Ma­drid cuan­do tuvo lu­gar la su­ble­va­ción mi­li­tar. Tras la caí­da del Cuar­tel de la Mon­ta­ña se desató en Ma­drid una salvaje re­pre­sión que fue im­po­si­ble de pa­rar por la Re­pú­bli­ca. Gal­be vi­vió to­do es­to y lo cuenta en sus pá­gi­nas. Pe­ro tam­bién des­ta­ca los es­fuer­zos que se hi­cie­ron, en una si­tua­ción crí­ti­ca, pa­ra re­con­du­cir la si­tua­ción y que na­die se to­ma­ra la jus­ti­cia por su mano. Pa­ra Alberto Sa­bio Al­cu­ten, res­pon­sa­ble de la edi­ción, es­tas me­mo­rias son un “aná­li­sis in­tere­san­te de có­mo se in­ten­tó ar­ti­cu­lar el or­den pú­bli­co en la zo­na re­pu­bli­ca­na”, sin ocul­tar “los epi­so­dios vio­len­tos”./

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.