EL NEO­LÍ­TI­CO: DE EVO­LU­CIO­NES E IN­VO­LU­CIO­NES

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA ANTIGUA -

La Prehis­to­ria cons­ti­tu­ye una de uno de los ca­pí­tu­los más apa­sio­nan­tes de la era de la hu­ma­ni­dad. Echar un vis­ta­zo al pa­sa­do re­mo­to nos re­cuer­da quié­nes so­mos, cuál es nues­tra ver­da­de­ra esen­cia, qué erro­res mar­ca­ron la sen­da del fra­ca­so y qué acier­tos pa­vi­men­ta­ron el ca­mino del pro­gre­so. El Neo­lí­ti­co su­pu­so una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción. El ser hu­mano ha­bía pa­sa­do del no­ma­dis­mo a la vi­da se­den­ta­ria gra­cias al do­mi­nio de su en­torno. La fau­na y la flo­ra ha­bían de­ja­do de ser co­to de ca­za y re­co­lec­ción pa­ra con­ver­tir­se en au­tén­ti­cas es­fe­ras de agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría. Fue un gran avan­ce “tec­no­ló­gi­co”, pe­ro tam­bién su­pu­so un re­tro­ce­so so­cial. De es­to no sue­le ha­blar­se en los li­bros de his­to­ria, acos­tum­bra­dos a pre­sen­tar los di­fe­ren­tes ca­pí­tu­los del pa­sa­do en tér­mi­nos de evo­lu­ción, cuan­do de he­cho, tam­bién abun­dan las in­vo­lu­cio­nes. Con el sur­gi­mien­to de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría sur­gió tam­bién la po­si­bi­li­dad de al­ma­ce­nar ali­men­tos ex­ce­den­tes y por lo tan­to, la idea de “acu­mu­lar”. Si an­ta­ño los miem­bros del gru­po com­par­tían la ca­za y la re­co­lec­ción de for­ma co­mu­nal y so­li­da­ria, es­tan­do el he­cho de “guar­dar­se al­go pa­ra sí” con­si­de­ra­do co­mo al­go ta­bú y ab­so­lu­ta­men­te im­pen­sa­ble, en el neo­lí­ti­co la co­sa iba a cam­biar drás­ti­ca­men­te. Es­ta­ba dan­do co­mien­zo la his­to­ria de la pro­pie­dad. “Es­to es mío”. Las fi­gu­ri­tas que ha­cían re­fe­ren­cia a la mu­jer co­mo dio­sa de la fer­ti­li­dad iban a ser sus­ti­tui­das por fi­gu­ras que ex­pre­sa­rían “es­ta es mi mu­jer” y los re­cur­sos de­ri­va­dos de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría se iban a con­ver­tir tam­bién en una pro­pie­dad. El ser hu­mano se iba a preo­cu­par no sólo por acu­mu­lar co­mi­da, sino que a par­tir de aho­ra, tam­bién te­nía que preo­cu­par­se de de­fen­der sus re­cur­sos y po­se­sio­nes fren­te a los ata­ques y ro­bos de otros gru­pos. Nues­tros an­te­pa­sa­dos ha­bían de­ja­do de ser ca­za­do­res y re­co­lec­to­res so­li­da­rios pa­ra pa­sar a con­ver­tir­se en gue­rre­ros des­pia­da­dos. Los hu­ma­nos ya no eran igua­les en­tre sí… El fu­tu­ro trae­ría cla­ses… Cla­ses do­mi­nan­tes, cla­ses mi­li­ta­res, cla­ses ar­te­sa­na­les, fa­mi­lias de cam­pe­si­nos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.