Los ne­gros ne­go­cios del bea­to Mar­qués de Co­mi­llas

Clau­dio Ló­pez Bru, se­gun­do mar­qués de Co­mi­llas, se en­cuen­tra en pro­ce­so de bea­ti­fi­ca­ción a pe­sar de que la for­tu­na que dis­fru­tó pro­ce­día del trá­fi­co ile­gal de es­cla­vos y de su par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta en otros os­cu­ros y crue­les ne­go­cios.

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA CONTEMPORÁNEA - Por: FERNANDO BA­LLANO

Uno no es res­pon­sa­ble de lo que ha­yan he­cho sus an­te­pa­sa­dos, pe­ro sí de apro­ve­char­se de los fru­tos de esos ac­tos. An­to­nio Ló­pez Ló­pez, pri­mer mar­qués de Co­mi­llas y pa­dre de Clau­dio Ló­pez Bru, hi­zo bue­na par­te de su for­tu­na tra­fi­can­do con es­cla­vos con des­tino a Cu­ba cuan­do la ile­ga­li­za­ción de di­cha ac­ti­vi­dad a par­tir de 1817 hi­zo su­bir los pre­cios. Pos­te­rior­men­te con­si­guió la ex­clu­si­va del trans­por­te de tro­pas y sus co­rres­pon­dien­tes mu­ni­cio­nes de bo­ca y gue­rra en­tre Es­pa­ña y Cu­ba.

An­to­nio na­ció en Co­mi­llas el 12 de abril de 1817. En 1831 emi­gró a Cu­ba. En sus bio­gra­fías se cuen­ta que pros­pe­ró con ne­go­cios de ha­ri­nas pe­ro no ci­tan na­da del trá­fi­co ile­gal de es­cla­vos. Des­pués se ins­ta­ló en Bar­ce­lo­na y fun­dó la so­cie­dad ma­rí­ti­ma

An­to­nio Ló­pez y Com­pa­ñía. En 1859 con­si­guió el con­tra­to pa­ra lle­var sol­da­dos y su­mi­nis­tros a la gue­rra de Áfri­ca. En 1861 ga­nó la con­ce­sión pa­ra el co­rreo a Cu­ba, Puer­to Ri­co y San­to Do­min­go con nue­ve va­po­res de hé­li­ce. Con la gue­rra cu­ba­na de los diez años, de 1868 a 1878, y los abun­dan­tes tras­la­dos de hom­bres y ma­te­rial, ama­só una gran for­tu­na. En 1876 fun­dó el Ban­co His­pano Co­lo­nial, y dos años des­pués Al­fon­so XII le nom­bró mar­qués de Co­mi­llas.

LAS DE­LEZ­NA­BLES AC­TI­VI­DA­DES DEL HI­JO

Por su par­te, Clau­dio Ló­pez Bru na­ció el 14 de mar­zo de 1853. Tu­vo una cui­da­da edu- ca­ción. Al mo­rir su her­mano ma­yor se con­vir­tió en he­re­de­ro del tí­tu­lo y de las pro­pie­da­des de su pa­dre al fa­lle­cer és­te en enero de 1883. De­jan­do a un la­do lo que hi­zo su pro­ge­ni­tor, sus pro­pias ac­ti­vi­da­des tam­po­co fue­ron muy edi­fi­can­tes y mez­cla­ron obras de ca­ri­dad y de pie­dad con los ne­go­cios más de­lez­na­bles.

En los si­glos XIX y XX el co­lo­nia­lis­mo en Áfri­ca fue una bue­na ex­cu­sa pa­ra, ba­jo el pre­tex­to de la ci­vi­li­za­ción y la pre­di­ca­ción, sa­car un buen be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co. El con­ti­nen­te su­po­nía un lu­gar don­de en­con­trar ma­te­rias pri­mas ne­ce­sa­rias pa­ra la in­dus­tria eu­ro­pea y un gran mer­ca­do don­de en­viar ex­ce­den­tes o en­se­res de ma­la ca­li­dad. Es­pa­ña po­seía el de­re­cho a co­lo­ni­zar to­da la cos­ta del gol­fo de Bia­fra y la is­la de Fernando Póo –300.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos–. En 1884 y 1885 tu­vo lu­gar la Con­fe­ren­cia de Ber­lín pa­ra el re­par­to de Áfri­ca y se es­ta­ble­ció la re­gla de que el te­rri­to­rio se­ría del pri­me­ro lo ocu­pa­ra. Es­pa­ña, ago­bia­da con gue­rras ci­vi­les y co­lo­nia­les, lle­gó tar­de y mal a ese jue­go y se que­dó con la is­la y un pe­que­ño te­rri­to­rio del ta­ma­ño de Ga­li­cia en el con­ti­nen­te –26.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos– de­no­mi­na­do Río Mu­ni.

Tras la prohi­bi­ción de la tra­ta de es­cla­vos, los bri­tá­ni­cos in­ven­ta­ron lo que se ha de­no­mi­na­do neo­es­cla­vi­tud. Se de­di­ca­ron a pa­tru­llar el Atlán­ti­co en bus­ca de bar­cos ne­gre­ros. Cuan­do cap­tu­ra­ban uno los lle­va­ban a sus is­las del Ca­ri­be y allí les con­ver­tían en apren­di­ces que, por tan­to, tam­po­co co­bra- ban. A otros les con­ver­tían en sol­da­dos que uti­li­za­ban pa­ra con­quis­tar otras co­lo­nias en nue­vos lu­ga­res de Áfri­ca. En esas nue­vas po­se­sio­nes im­po­nían a los nue­vos súb­di­tos im­pues­tos en me­tá­li­co. Co­mo no te­nían di­ne­ro, de­bían tra­ba­jar pa­ra pa­gar­lo; por otra par­te, se im­pu­so un tra­ba­jo obli­ga­to­rio pa­ra agra­de­cer el que cons­tru­ye­ran pis­tas, palacios y fuer­tes. A bue­na par­te de esos es­cla­vos li­be­ra­dos –li­ber­tos– les lle­va­ron a la is­la es­pa­ño­la aban­do­na­da de Fernando Póo. En su se­gun­da ge­ne­ra­ción se hi­cie­ron los amos, con­si­guie­ron gran­des ex­ten­sio­nes de tie­rras y fue­ron los pri­me­ros co­lo­ni­za­do­res. A pe­sar de que sus pa­dres, o in­clu­so ellos mis­mos, ha­bían si­do es­cla­vos, no tu­vie­ron nin­gún pro­ble­ma en in­ten­tar es­cla­vi­zar a los bu­bis –na­ti­vos de la is­la– y a otros que lle­va­ban de fue­ra. Es­pa­ña no to­mó po­se­sión de Fernando Póo has­ta 1841 y, al lle­gar, no tu­vo más re­me­dio que acep­tar­les.

Por otro la­do, los es­cla­vos li­ber­tos nor­te­ame­ri­ca­nos que fun­da­ron Li­be­ria en 1847 apren­die­ron la lec­ción y, co­mo ellos eran “ci­vi­li­za­dos” y es­ta­ban en con­tra de la es­cla­vi­tud, no com­pra­ban es­cla­vos, sino que les ha­cían tra­ba­jar pa­ra “ci­vi­li­zar­les”, en lo que se lla­mó tra­ba­jo for­za­do, y pa­ra que pa­ga­ran los im­pues­tos que es­ta­ble­cie­ron. Tam­bién com­pro­ba­ron que era un buen ne­go­cio “con­tra­tar­les” sin su con­sen­ti­mien­to pa­ra lle­var­les a otros lu­ga­res don­de ne­ce­si­ta­ban mano de obra a cam­bio de una co­mi­sión. Es­to es, neo­es­cla­vi­tud en la pro­pia Áfri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.