Así sue­na Es­pa­ña

El so­ni­do per­te­ne­ce a eso que se ha ve­ni­do en lla­mar nues­tro “patrimonio in­ma­te­rial”. Co­mo los pro­pios he­chos, for­man par­te de la esen­cia mis­ma de nues­tra his­to­ria, de nues­tras cos­tum­bres y queha­ce­res de otro tiem­po. Los so­ni­dos no son de aquí y de allá.

Historia de Iberia Vieja - - PANORÁMICA - Tex­to y fotos: GA­BRIEL MU­ÑIZ / PAI­SA­JE HU­MANO

¿ En cuán­tas oca­sio­nes ha re­sul­ta­do cru­cial la per­cep­ción o la im­per­cep­ción de un so­ni­do en el trans­cur­so de la his­to­ria? Di­fí­cil eva­luar­lo, pe­ro con to­da se­gu­ri­dad son nu­me­ro­sas. Pa­ra ha­cer­nos una idea, pen­se­mos que si el res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­cio­nes del bar­co más cer­cano al Ti­ta­nic no se hu­bie­ra echa­do a dor­mir, des­oyen­do las lla­ma­das de so­co­rro, el ba­lan­ce de víc­ti­mas hu­bie­ra si­do bien dis­tin­to. Re­cor­de­mos tam­bién, por po­ner otro ejem­plo, que cuan­do Al­var Nú­ñez Ca­be­za de Va­ca des­cu­brió en 1542 las Ca­ta­ra­tas de Igua­zú, no hi­zo sino acu­dir al ru­gi­do del agua, que po­día oír­se des­de la es­pe­su­ra de la sel­va du­ran­te la tra­ve­sía del con­quis­ta­dor en di­rec­ción a Asun­ción de Pa­ra­guay.

La acús­ti­ca pu­do de­can­tar la ba­lan­za de un la­do u otro en cual­quier ba­ta­lla, o in­clu­so ser el re­vul­si­vo ne­ce­sa­rio du­ran­te un epi­so­dio re­vo­lu­cio­na­rio. Pe­ro, por lo ge­ne­ral, el so­ni­do ha que­da­do re­le­ga­do a ser par­te del anec­do­ta­rio de la his­to­ria, co­mo si de un “adorno” de los ver­da­de­ros he­chos se tra­ta- ra. Nues­tra in­ten­ción, sin em­bar­go, no se­ría tan­to ras­trear aque­llos mo­men­tos his­tó­ri­cos en que el so­ni­do fue de­ter­mi­nan­te en acon­te­ci­mien­tos con­cre­tos –ta­rea apa­sio­nan­te–, sino reivin­di­car el so­ni­do en sí co­mo par­te de nues­tra iden­ti­dad an­tro­po­ló­gi­ca y cul­tu­ral, co­mo una re­fe­ren­cia que se ha ido per­dien­do con el trans­cur­so de los años, a me­di­da que fue­ron apa­re­cien­do en es­ce­na nue­vos mo­dos de vi­da.

LO ACÚS­TI­CO EN LA EVO­LU­CIÓN

El so­ni­do, en pri­mer lu­gar, pue­de ana­li­zar­se aten­dien­do a su im­por­tan­cia pa­ra la su­per­vi­ven­cia. Con to­da se­gu­ri­dad, la fun­ción de lo acús­ti­co fue esen­cial pa­ra nues­tros an­ces­tros. El ca­za­dor del Pa­leo­lí­ti­co Su­pe­rior, des­pro­vis­to co­mo es­ta­ba de un sen­ti­do del ol­fa­to lo su­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­do, de­pen­día de la agu­de­za vi­sual y au­di­ti­va pa­ra lo­ca­li­zar a sus pre­sas o po­ner­se a sal­vo de sus pre­da­do­res. Pe­ro el sen­ti­do de la vis­ta, le­jos de lo que pu­dié­ra­mos ima­gi­nar, de­bió de con­fir­mar lo per­ci­bi­do acús­ti­ca­men­te y no al con­tra­rio.

Hay ra­zo­nes más que su­fi­cien­tes pa­ra afir­mar que es­to de­bió ser así. En pri­mer lu­gar los eco­sis­te­mas del hom­bre ca­za­dor eran más tu­pi­dos y fron­do­sos, im­pi­dien­do la vi­sión a lar­ga dis­tan­cia si no se con­ta­ba con ele­va­cio­nes y ote­ros na­tu­ra­les des­de los cua­les do­mi­nar el te­rreno. Nues­tros an­ces­tros, ade­más, se re­la­cio­na­ban con el me­dio de for­ma muy si­mi­lar a co­mo lo ha­cía el res­to del mun­do ani­mal. Era de cru­cial im­por­tan­cia pa­ra el hom­bre prehis­tó­ri­co sa­ber per­ci­bir cual­quier va­ria­ción acús­ti­ca pro­ce­den­te de otras es­pe­cies más sen­si­bles, es­pe­cial­men­te las aves, que emi­tían se­ña­les de alar­ma o guar­da­ban si­len­cio, pre­sa­gio de la po­si­ble pre­sen­cia de ani­ma­les aje­nos al en­torno en cues­tión y opor­tu­nis­tas de­pre­da­do­res.

Sin lu­gar a du­das, nues­tros an­te­ce­so­res es­ta­ban in­mer­sos en un me­dio de pre­emi­nen­cia acús­ti­ca, lo que sen­ta­ría las ba­ses de su pos­te­rior desa­rro­llo y de su co­mu­ni­ca­ción. El ol­fa­to, la vis­ta y el tac­to par­ti­ci­pa­ban jun­to al oí­do en mu­chí­si­mas cues­tio­nes cru­cia­les re­la­cio­na­das con la su­per­vi­ven­cia, co­mo la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.