La Vir­gen del Car­men

Allá don­de ha­ya un puerto, hay pro­ce­sio­nes de­vo­tas en las que una efi­gie sa­gra­da ca­mi­na so­bre las aguas. Des­de ha­ce más de un si­glo la Vir­gen del Car­men es la pa­tro­na ofi­cial de la Ma­ri­na de Gue­rra. Así lo es­ta­ble­ció la Real Or­den de 1901, aun­que en reali

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - MAR­CE­LINO GON­ZÁ­LEZ FER­NÁN­DEZ

Alo lar­go de la his­to­ria, la Vir­gen –jun­to con mu­chos santos– ha si­do mo­ti­vo de de­vo­ción por las gen­tes del mar ba­jo di­ver­sas ad­vo­ca­cio­nes. Cuan­do el marino se en­cuen­tra en al­ta mar, ale­ja­do de tie­rra, em­pu­ja­do por la fu­ria del vien­to, za­ran­dea­do por las olas y cu­bier­to por la in­men­sa bó­ve­da ce­les­te, ad­quie­re con­cien­cia de su pro­pia di­men­sión, se da cuen­ta de su in­sig­ni­fi­can­cia, y es en­ton­ces cuan­do ele­va la mi­ra­da al cie­lo y mu­si­ta una ple­ga­ria di­ri­gi­da al Su­mo Ha­ce­dor, a la Vir­gen o a al­gún san­to. Ya que co­mo di­ce la co­pla:

“El que no se­pa re­zar/ que va­ya por esos ma­res,/ ve­rá que pron­to lo apren­de sin en­se­ñár­se­lo na­die”.

Por eso, la vi­da de los ma­ri­nos ha es­ta­do siem­pre uni­da a nom­bres de santos, y so­bre to­do de Vír­ge­nes que han si­do ve­ne­ra­das en sus igle­sias, que bau­ti­za­ron tie­rras por ellos des­cu­bier­tas y die­ron nom­bres a sus bar­cos. Co­lón re­bau­ti­zó a su nao ca­pi­ta­na San­ta Ma­ría. Y han si­do muy fre­cuen­tes los nom­bres de la Vir­gen en bar­cos de ve­la de otros tiem­pos, co­mo na­víos – Gua­da­lu­pe (1703), Nues­tra Se­ño­ra de Begoña (1714), Car­men (1730),

o Con­cep­ción (1779)–, fra­ga­tas – Nues­tra Se­ño­ra de Gra­cia (1710), de la Es­pe­ran­za

(1717), de la Mar (1717), del Rosario (1726), del Car­men (1770), de la Asun­ción (1770), de la Paz (1789), de la O (1778), del Pilar (1784), de Gua­da­lu­pe (1786) o de Ato­cha (1789)– o bar­cos de me­nor por­te –ja­be­que Nues­tra Se­ño­ra del Car­men (1775)–. Más tar­de, con el va­por tam­bién hu­bo al­gu­nos nom­bres de Vír­ge­nes, co­mo la fra­ga­ta de hé­li­ce Car­men (1861). Pe­ro con el tiem­po, la cos­tum­bre de po­ner nom­bres de santos a los bu­ques de la Ar­ma­da se re­du­jo, aun­que nun­ca des­apa­re­ció del to­do y ahí te­ne­mos la fra­ga­ta San­ta Ma­ría (1986).

La de­vo­ción a la Vir­gen Ma­ría vie­ne de muy an­ti­guo. Tu­vo un gran im­pul­so por el 587 con la con­ver­sión de Re­ca­re­do, y se pro­lon­gó has­ta hoy. En el si­glo XIII, Al­fon­so X el Sa­bio or­de­na­ba en una de sus Can­ti­gas que “...las po­pas de los bu­ques de cier­ta im­por­tan­cia es­tén de­co­ra­das, for­man­do do­se­le­te, para guar­dar una ima­gen de la Vir­gen”.

En los si­glos XV y XVI, los mon­jes car­me­li­tas di­fun­die­ron la de­vo­ción a su Pa­tro­na la Vir­gen del Car­men. Des­de el co­mien­zo de épo­ca de los des­cu­bri­mien­tos en el si­glo XV, em­pe­zó a te­ner po­pu­la­ri­dad la Vir­gen In­ma­cu­la­da. Tam­bién tu­vo mu­cha po­pu­la­ri­dad la Vir­gen del Rosario, por una ima­gen que Don Juan de Aus­tria lle­vó en su ga­le­ra en el com­ba­te de Le­pan­to de 1571, pa­san­do a lla­mar­se Vir­gen de la Vic­to­ria, que con el tiem­po lle­gó a con­ver­tir­se en pa­tro­na de los bar­cos de la Ca­rre­ra de In­dias. Tam­bién se con­vir­tió en pa­tro­na de ins­ti­tu­cio­nes, ciu­da­des y pue­blos cos­te­ros, y dio su nom­bre a di­ver­sos lu­ga­res y a co­fra­días de pes­ca­do­res. La Vir­gen del Rosario es pa­tro­na de A Co­ru­ña y tam­bién de Cá­diz, don­de ca­ri­ño­sa­men­te es co­no­ci­da co­mo La Ga­leo­na. Cuan­do el bu­que es­cue­la de la Ar­ma­da Juan Sebastián de El­cano zar­pa de Cá­diz en sus via­jes de ins­truc­ción, siem­pre efec­túa una ofren­da de des­pe­di­da an­te la Ga­leo­na.

Y hay otras Vír­ge­nes de tra­di­ción ma­ri­ne­ra, co­mo la Vir­gen Pe­re­gri­na, la Vir­gen de Cer­ve­lló, Vir­xen da Bar­ca, San­ta Ma­ría del Mar o la Vir­gen de Gua­da­lu­pe por ci­tar al­gu­nas. LA VIR­GEN DEL CAR­MEN En Is­rael, cer­cano al Me­di­te­rrá­neo hay un mon­te de unos 600 me­tros de al­to lla­ma­do Car­me­lo, que vie­ne de la pa­la­bra Kar­mel, que en ára­be quie­re de­cir “Jar­dín” por las mu­chas flo­res que cre­cen en sus la­de­ras, y en he­breo sig­ni­fi­ca “Vi­ña del Se­ñor”. En aquel mon­te bí­bli­co, don­de vi­vió el pro­fe­ta Elías, ha­cia el si­glo IV se em­pe­za­ron a ins­ta­lar anaco­re­tas cris­tia­nos. Ha­cia el 1155, tras la Se­gun­da Cru­za­da, el fran-

cés Bartolomé Avo­ga­dro via­jó al mon­te Car­me­lo para con­ver­tir­se en er­mi­ta­ño, ins­pi­ra­do por el pro­fe­ta Elías. Y a fi­na­les del si­glo XII, al ter­mi­nar la ter­ce­ra cru­za­da, dio co­bi­jo a mu­chos cris­tia­nos que or­ga­ni­za­ron una co­mu­ni­dad, en la que si­guie­ron el ejemplo de vi­da de Ma­ría de Na­za­ret, la hi­cie­ron su pa­tro­na, en su ho­nor le­van­ta­ron una pe­que­ña igle­sia, y die­ron co­mien­zo a la ad­vo­ca­ción de San­ta Ma­ría del Mon­te Car­me­lo o Nues­tra Se­ño­ra del Car­men. A par­tir de en­ton­ces, aque­llos “car­me­li­tas” han man­te­ni­do el cul­to a su Vir­gen.

El nú­me­ro de car­me­li­tas au­men­tó y, a prin­ci­pios del si­glo XIII, el pa­triar­ca de Jerusalén les con­ce­dió un có­di­go de com­por­ta­mien­to con tres prin­ci­pios: tra­ba­jo, vi­da con­tem­pla­ti­va y me­di­ta­ción de la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra. Y el es­pí­ri­tu del Mon­te Car­me­lo fue lle­va­do por los ma­ri­ne­ros a to­dos los rin­co­nes del Me­di­te­rrá­neo.

La ad­vo­ca­ción de la Vir­gen del Car­men fue au­to­ri­za­da por el pa­pa Ho­no­rio III en 1226. Por las pre­sio­nes de los mu­sul­ma­nes, los car­me­li­tas tu­vie­ron que aban­do­nar Pa­les­ti­na ha­cia el 1235, y se ex­ten­die­ron por po­bla­cio­nes cos­te­ras de Ita­lia con su Ma­don­na Bru­na dei Car­mi­ne, de Ba­lea­res con la Mare de Deu del Car­me, y del res­to de Eu­ro­pa y África, lle­gan­do a las Is­las Bri­tá­ni­cas.

Aquel in­flu­jo car­me­li­ta se vio acre­cen­ta­do por aven­tu­ras, le­yen­das y co­sas que se con­ta­ban. Se di­ce que en 1256, cuan­do la flo­ta del rey San Luis de Fran­cia re­gre­sa­ba de la sép­ti­ma cru­za­da, sus bar­cos na­ve­ga­ban en una no­che os­cu­ra con muy ma­la mar cuan­do oye­ron la cam­pa­na del san­tua­rio del Car­me­lo, y se die­ron cuen­ta de que es­ta­ban muy cer­ca de la orilla, por lo que vi­ra­ron in­me­dia­ta­men­te y se sal­va­ron de es­tre­llar­se con­tra las ro­cas y pe­re­cer, lo que con­tri­bu­yó a que re­for­zar la de­vo­ción. Y pa­re­ce que fue en In­gla­te­rra don­de tu­vo un gran im­pul­so, por una tra­di­ción que cuen­ta que la Vir­gen se apa­re­ció a San Si­món Stock el 16 de ju­lio de 1284, y le dio un es­ca­pu­la­rio di­cién­do­le: “Este es­ca­pu­la­rio se­rá la di­vi­sa de mi con­fra­ter­ni­dad y, para ti y to­dos los car­me­li­tas, un signo es­pe­cial de gra­cia; quien­quie­ra que mue­ra por­tán­do­lo, no su­fri­rá el fue­go eterno”. Aquel su­ce­so se di­fun­dió por to­do el or­be y mu­cha gen­te em­pe­zó a lle­var un es­ca­pu­la­rio.

Al tiem­po que la ad­vo­ca­ción se­di­men­ta­ba en nu­me­ro­sas er­mi­tas, ca­pi­llas e igle­sias, tam­bién lo ha­cía en los bar­cos y en las gen­tes de mar, y la de­vo­ción a la Vir­gen del Car­men, que ya era al­go in­cues­tio­na­ble en el si­glo XV, se ex­ten­dió y afian­zó en el si­glo XVI,

La de­vo­ción a la Vir­gen del Car­men era in­cues­tio­na­ble ya en el si­glo XV

Bar­ce­ló pu­so la fuer­za na­val de su man­do ba­jo la pro­tec­ción de la Vir­gen del Car­men cuan­do sa­lió de Car­ta­ge­na para ata­car Ar­gel

al alis­tar­se mu­chos pa­dres car­me­li­tas co­mo ca­pe­lla­nes en ex­pe­di­cio­nes a Amé­ri­ca.

La fies­ta de la Vir­gen del Car­men fue apro­ba­da en 1587 por Six­to V, que fi­jó el 16 de ju­lio co­mo fe­cha de su celebración. Pa­sa­do el tiem­po aque­lla fies­ta fue prohi­bi­da, has­ta que fue re­co­no­ci­da de nue­vo a prin­ci­pios del si­glo XVII por Pablo V. En 1724, Be­ne­dic­to XIII apro­bó de­fi­ni­ti­va­men­te la fes­ti­vi­dad, y en 1726 ex­ten­dió el cul­to a la Vir­gen del Car­men por to­da la igle­sia.

Su po­pu­la­ri­dad co­mo ma­ri­ne­ra era can­ta­da en co­plas:

“Por en­ci­ma de las olas/ van es­pa­ño­las ga­le­ras./ Y la Vir­gen del Car­men es su me­jor ti­mo­ne­ra”.

Mien­tras otras la can­ta­ban co­mo ayu­da para la bue­na muer­te:

“A la Vir­gen del Ca­men/ quie­ro y ado­ro por­que sa­ca las amas/ del Pur­ga­to­rio”.

Mu­chos ma­ri­nos en­co­men­da­ban sus em­pre­sas a la Vir­gen del Car­men. En la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII, Juan Jo­sé Na­va­rro, Mar­qués de la Vic­to­ria, fue un gran im­pul­sor del cul­to a la Vir­gen del Car­men. El ma­llor­quín Antonio Bar­ce­ló pu­so la fuer­za na­val de su man­do ba­jo la pro­tec­ción de la Vir­gen del Car­men, cuan­do en 1783 sa­lía de Car­ta­ge­na para ata­car Ar­gel. Y aque­lla de­vo­ción del si­glo XVIII se pro­lon­gó al XIX, en­tran­do en el XX por la puer­ta grande, y así es re­cor­da­da en otras co­plas: “Si en Za­ra­go­za un Pilar/ la acla­ma Rei­na del sue­lo,/ la en­sal­za el mon­te Car­me­lo por Rei­na de cie­lo y mar”.

PA­TRO­NA DE LA AR­MA­DA

La Vir­gen del Car­men pa­só a ser ofi­cial­men­te pa­tro­na de la Ar­ma­da por una Real Or­den el 19 de abril de 1901 (Bo­le­tín Ofi­cial de la Ma­ri­na núm. 46, de 23 de abril de 1901) de la rei­na re­gen­te Ma­ría Cris­ti­na de Habs­bur­go, que dis­po­nía lo si­guien­te:

“... S. M. el Rey (q. D. g.), y en su nom­bre la Rei­na Re­gen­te del Reino, de con­for­mi­dad con lo pro­pues­to por la Sub­se­cre­ta­ría de este Mi­nis­te­rio, y fa­vo­ra­ble in­for­me del Pro­vi­ca­rio Ge­ne­ral Cas­tren­se, se ha ser­vi­do dis­po­ner sea de­cla­ra­da Pa­tro­na de la Ma­ri­na de Gue­rra, la San­tí­si­ma Vir­gen del Car­men, que lo es de he­cho, de to­dos los na­ve­gan­tes, y se ve­ri­fi­quen el 16 de ju­lio, día de su fes­ti­vi­dad...”.

LA SAL­VE MA­RI­NE­RA

Hoy la Es­tre­lla de los Ma­res es can­ta­da por to­dos los ma­ri­nos en la Sal­ve

Ma­ri­ne­ra, cu­yo ori­gen pro­vie­ne de un frag­men­to de la zar­zue­la de am­bien­te marinero El mo­li­ne­ro de Su­bi­za, es­tre­na­da en Ma­drid el 21 de di­ciem­bre de 1870 con le­tra de Luis de Eguí­laz y mú­si­ca de Cris­tó­bal Ou­drid y Se­gu­ra.

Cuan­do fue es­tre­na­da en Fe­rrol en 1872, una es­ce­na en la que se can­ta­ba una

Sal­ve Es­tre­lla de los cie­los, gus­tó mu­cho a unos guar­dia­ma­ri­nas alum­nos de la fra­ga­ta As­tu­rias, Es­cue­la Na­val Flo­tan­te, que habían acu­di­do al tea­tro, y de­ci­die­ron can­tar­la al na­li­zar la mi­sa a bor­do, lo que pa­re­ció muy bien a sus man­dos y se con­vir­tió en cos­tum­bre en la Ar­ma­da.

El Mi­nis­te­rio de Ma­ri­na en­car­gó en 1941 al mú­si­co de In­fan­te­ría de Ma­ri­na Ca­mi­lo Pé­rez Mon­llor, que efec­tua­se la trans­crip­ción de la par­ti­tu­ra ori­gi­nal de Ou­drid. La le­tra fue adap­ta­da pos­te­rior­men­te por Ma­riano Mén­dez Vigo. El re­sul­ta­do fue una Or­den Mi­nis­te­rial del 16 de noviembre de 1942, de­cla­ran­do re­gla­men­ta­rio el uso de la ac­tual

Sal­ve Ma­ri­ne­ra, cu­ya le­tra di­ce:

¡Sal­ve! Es­tre­lla de los ma­res./ De los ma­res iris de eter­na ven­tu­ra./ ¡Sal­ve! Oh Fé­nix de her­mo­su­ra,/ Ma­dre del Di­vino Amor./ De tu pue­blo los pe­sa­res,/ Tu cle­men­cia dé con­sue­lo,/ fer­vo­ro­so lle­gue al cie­lo y/ has­ta Ti, has­ta Ti nues­tro cla­mor./ Sal­ve, Sal­ve, Es­tre­lla de los ma­res./ Sal­ve, Es­tre­lla de los ma­res./ Sí, fer­vo­ro­so lle­gue al cie­lo,/ y has­ta Ti y has­ta Ti nues­tro cla­mor./ Sal­ve, sal­ve./ Es­tre­lla de los ma­res./ Es­tre­lla de los ma­res./ Sal­ve, sal­ve, sal­ve, sal­ve.

La de­vo­ción a la Vir­gen del Car­men se afian­zó en el si­glo XVI y hoy cuen­ta con un ex­tra­or­di­na­rio ape­go po­pu­lar, que se ma­ni­fies­ta ca­da 16 de ju­lio.

Pro­ce­sión de la Vir­gen del Car­men en Málaga (2012).

Ares (La Co­ru­ña).

Na­rón (La Co­ru­ña).

Gan­día (Va­len­cia).

San Isi­dro (Ma­drid).

Mu­seo Na­val de Ma­drid.

Pa­drón (La Co­ru­ña).

Uclés (Cuen­ca).

Na­val­car­ne­ro (Ma­drid).

Sa­da (La Co­ru­ña).

Ca­te­dral de San­tan­der.

LaTo­ja (Pon­te­ve­dra).

Ávila.

El 16 de ju­lio la Vir­gen del Car­men pro­ce­sio­na por di­ver­sos lu­ga­res de la geo­gra­fía es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.