¿A quién re­cuer­da Vol­tai­re?

Historia de Iberia Vieja - - CRONOS - Por Ja­vier Sanz * JA­VIER SANZ se ha con­ver­ti­do en uno de los au­to­res más im­por­tan­tes del mo­men­to. Aca­ba de pu­bli­car ¡Fue­go a dis­cre­ción! y Ca­ba­llos deT­ro­ya de la His­to­ria, es res­pon­sa­ble del blog Historias de la his­to­ria y co­la­bo­ra­dor de On­da Ce­ro.

AUN­QUE APA­REN­TE­MEN­TE NA­DA TEN­GAN QUE VER el po­lí­ti­co cas­te­llo­nen­se Car­los Fa­bra con el es­cri­tor y fi­ló­so­fo fran­cés vol­tai­re, una cues­tión de azar los une: des­cu­brie­ron el se­cre­to de la lo­te­ría. Vol­tai­re se sir­vió del ma­te­má­ti­co Char­les

Ma­rie de La Con­da­mi­ne y Car­los Fa­bra... ha si­do con­de­na­do a cua­tro años de pri­sión por de­li­tos fis­ca­les.

En el si­glo XVIII Fran­cia emi­tió bo­nos con un in­te­rés muy atrac­ti­vo, tan­to que se vio obli­ga­do a re­du­cir­lo para po­der se­guir man­te­nien­do es­ta vía de fi­nan­cia­ción. Sus con­se­cuen­cias fue­ron ca­tas­tró­fi­cas: el va­lor de los bo­nos de des­plo­mó y al go­bierno se le cerró el gri­fo. Pe­lle­tier-Des­forts, Con­trô­leur Gé­né­ral des Fi­nan­ces, tu­vo que ti­rar de ima­gi­na­ción para ata­jar aque­lla san­gría, y lo hi­zo con la lo­te­ría. To­dos los que tu­vie­sen bo­nos po­drían com­prar bo­le­tos para par­ti­ci­par en un sor­teo; el bo­le­to ga­na­dor re­cu­pe­ra­ría el va­lor no­mi­nal de sus bo­nos y ob­ten­dría un pre­mio en me­tá­li­co. Con es­ta me­di­da se po­dría re­cu­pe­rar la con­fian­za y el va­lor de los bo­nos, apar­te de ob­te­ner un di­ne­ro ex­tra por la com­pra de los bo­le­tos. Por ca­da bono cu­yo va­lor no­mi­nal fue­se de 1.000 li­vres (mo­ne­da fran­ce­sa has­ta fi­na­les del XVIII) se po­dría com­prar un bo­le­to pa­gan­do una li­vre y par­ti­ci­par en la lo­te­ría. Pe­lle­tier-Des­forts no de­bía ser muy bueno en ma­te­má­ti­cas por­que la su­ma de los pre­mios era ma­yor que la can­ti­dad que po­dría re­cau­dar in­clu­so ven­dien­do to­dos los bo­le­tos. Así que el ma­te­má­ti­co Char­les Ma­rie de La Con­da­mi­ne y Vol­tai­re se unie­ron para ha­cer­se con la ma­yor can­ti­dad de bo­nos po­si­bles y po­der com­prar tan­tos bo­le­tos que con­ver­ti­rían un jue­go de azar ca­si en una cien­cia exac­ta. Co­mo los bo­nos te­nían un va­lor real in­fe­rior a su va­lor no­mi­nal, no tu­vie­ron pro­ble­mas en ha­cer­se con ca­si to­dos los bo­nos pa­gan­do una can­ti­dad más cer­ca­na al va­lor no­mi­nal que al real. El día 8 de ca­da mes se con­vir­tió para ellos en día de co­bro… has­ta que Pe­lle­tier-Des­forts, har­to de que siem­pre ga­na­sen los mis­mos, los de­nun­ció an­te los tri­bu­na­les por frau­de. Fa­lla­ron a fa­vor de Char­les Ma­rie de La Con­da­mi­ne y Vol­tai­re, ya que no habían co­me­ti­do nin­gu­na ile­ga­li­dad, se fi­ni­qui­tó la lo­te­ría y Pe­lle­tier-Des­forts se que­dó sin tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.