Con­ser­va­do­res… ¿a su pe­sar?

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA CONTEMPORÁNEA - TAN­TO GUI­LLER­MO II

co­mo Al­fon­so XIII fia­ban a su ju­ven­tud la car­ta de pre­sen­ta­ción an­te sus súb­di­tos, y pa­re­cían im­bui­dos de un es­pí­ri­tu abier­to y con de­seos sin­ce­ros de cam­biar las co­sas para dis­tan­ciar­se de las eta­pas con­ser­va­do­ras que les pre­ce­die­ron. La Re­vo­lu­ción In­dus­trial ha­bía desa­rro­lla­do la eco­no­mía y crea­do una ri­que­za asom­bro­sa pe­ro mal re­par­ti­da. Las ideas del so­cia­lis­mo, anar­quis­mo y, en el fu­tu­ro, co­mu­nis­mo iban cap­tan­do las men­tes de los pro­le­ta­rios, que acu­sa­ban a las éli­tes de su ma­les­tar y po­bre­za. Co­mo ca­be­za de es­tas éli­tes es­ta­ban los re­yes, re­pre­sen­tan­tes y va­le­do­res del sis­te­ma es­ta­ble­ci­do. En Ale­ma­nia, la in­dus­tria­li­za­ción es­ta­ba más desa­rro­lla­da que en España y las con­se­cuen­cias de este pro­ce­so más con­so­li­da­das en la so­cie­dad ale­ma­na. Una de las pri­me­ras me­di­das del jo­ven em­pe­ra­dor Gui­ller­mo II fue la le­ga­li­za­ción del par­ti­do so­cia­lis­ta (prohi­bi­do des­de 1878 por Bis­marck). Ade­más, apro­bó un im­por­tan­te pa­que­te de le­yes la­bo­ra­les que am­plió con­si­de­ra­ble­men­te el sis­te­ma so­cial crea­do en la épo­ca del vie­jo can­ci­ller. Gui­ller­mo II ha­bía lo­gra­do rom­per con el pa­sa­do y de he­cho em­pe­zó a co­no­cér­se­le co­mo el “Kái­ser de los obre­ros”. Pe­ro fue en el Ejér­ci­to y en sus re­la­cio­nes con él don­de en­con­tra­mos el ma­yor cam­po de in­ter­ac­tua­ción y pa­ren­tes­co en­tre es­tos so­be­ra­nos. La Cons­ti­tu­ción de 1876, que re­gía en España du­ran­te to­do el pe­rio­do de la Res­tau­ra­ción, era li­be­ral pe­ro no de­mo­crá­ti­ca. Uno de los lo­gros del sis­te­ma de la Res­tau­ra­ción fue des­po­li­ti­zar al Ejér­ci­to para pre­ser­var la es­ta­bi­li­dad. A pe­sar de ha­ber es­tu­dia­do en la aca­de­mia mi­li­tar bri­tá­ni­ca de Sand­hurst, Al­fon­so XII ha si­do el Rey más ger­ma­nó­fi­lo que ha te­ni­do España.To­do en la His­to­ria tie­ne un an­te­ce­den­te y en el ca­so que nos ocu­pa, tam­bién. Las re­la­cio­nes de Al­fon­so XII con Ale­ma­nia mar­can un in­tere­san­te es­pa­cio que in­flui­rá en las fu­tu­ras re­la­cio­nes de su hi­jo con los ale­ma­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.