50 años di­bu­jan­do la His­to­ria

Historia de Iberia Vieja - - ENTREVISTA - BRUNO CAR­DE­ÑO­SA

Du­ran­te me­dio si­glo, Antonio Fraguas – Forges– ha pues­to una no­ta de hu­mor, con do­sis de iro­nía y crí­ti­cas, a tra­vés de sus di­bu­jos. Es el ilus­tra­dor más co­no­ci­do y re­co­no­ci­do de nues­tro país. Aca­ba de pu­bli­car­se un li­bro que reúne sus tra­ba­jos a lo lar­go del tiem­po, a pro­pó­si­to de cu­ya pu­bli­ca­ción con­ver­sa­mos.

Forges res­pi­ra el mundo. Lo ve y oye. Es­tá pen­dien­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, de las co­sas que pa­san en el mundo, bus­ca có­mo res­pi­ra la gen­te y có­mo es su pen­sa­mien­to so­bre las co­sas que su­ce­den ca­da día y que aca­ba­rán sien­do his­to­ria. Des­pués, co­ge el ro­tu­la­dor, una lá­mi­na en blan­co, de­ja que la mú­si­ca sue­ne, e in­ten­ta ilus­trar el pál­pi­to que ha re­ci­bi­do en una viñeta en la que apa­re­cen sus per­so­na­jes dan­do una no­ta car­ga­da de iro­nía y crí­ti­ca so­cial que ex­trae de lo que lla­ma "nu­be del hu­mor". Lleva ha­cién­do­lo así des­de que en 1964 pu­bli­có su pri­mer tra­ba­jo. Y lo si­gue ha­cien­do día tras día. Es el ilus­tra­dor más im­por­tan­te que exis­te en nues­tro país. Es his­to­ria vi­va. Ha si­do ca­paz de ver con hu­mor los bue­nos, y so­bre to­do, los ma­los mo­men­tos.

Des­de que pu­bli­ca­ra su pri­me­ra obra, a tra­vés de los más gran­des pe­rió­di­cos del país da luz ver­de a esos chis­tes grá­fi­cos con un es­ti­lo par­ti­cu­lar e in­con­fun­di­ble que le ha lle­va­do a con­ver­tir­se en un hom­bre tan res­pe­ta­do co­mo que­ri­do, de­po­si­ta­rio, gra­cias a sus ilus­tra­cio­nes, de to­das y ca­da una de las co­sas im­por­tan­tes que han ocu­rri­do en España du­ran­te este me­dio si­glo. Con esa vo­ca­ción de tes­ti­mo­nio his­tó­ri­co se aca­ba de pu­bli­car El li­bro (de los 50 años) de Forges (Es­pa­sa, 2014). Gra­cias a esos di­bu­jos via­ja­mos des­de la España dic­ta­to­rial a la España de la cri­sis ac­tual pa­san­do por la tran­si­ción, a ve­ces his­trió­ni­ca, siem­pre ex­ce­si­va, bue­na en unas co­sas, no tan bue­na en otras. To­dos esos pe­rio­dos es­tán re­fle­ja­dos en este li­bro, que es su vi­da. A pro­pó­si­to de es­ta obra ha­bla­mos con él, so­bre lo di­vino y lo hu­mano, más so­bre lo hu­mano que lo di­vino, y de al­gu­nas in­jus­ti­cias que le si­guen es­ca­man­do, irri­tan­do, y de los sue­ños co­lec­ti­vos, a los que le pu­sie­ron otra ma­trí­cu­la -tal y co­mo pue­de leer­se en una de sus ilus­tra­cio­nes- cuan­do se cam­bia­ron las uto­pías por BMWs.

50 años que no son na­da y hoy, co­mo ha­ce me­dio si­glo de­ter­mi­na­das co­sas si­guen ocu­rrien­do.

Hay una ba­se muy só­li­da que es in­va­ria­ble, me­jor di­cho, in­mu­ta­ble. Lo que sí cam­bia mu­cho a tra­vés del tiem­po son las ho­jas del ár­bol, la co­pa, las ra­mi­tas, pe­ro lo que es el tron­co y las raí­ces es com­pli­ca­do que se mo­di­fi­quen. Yo no he he­cho más que se­guir el de­ve­nir de la so­cie­dad co­lec­ti­va­men­te. Es muy im­por­tan­te oír a la gen­te, es­cu­char lo que pien­sa, sin pre­gun­tar, sim­ple­men­te aten­dien­do. Esa es la au­tén­ti­ca ac­tua­li­dad.

Pre­ci­sa­men­te, en es­tos mis­mos días, se es­tán vi­vien­do epi­so­dios bé­li­cos muy te­rri­bles, y re­cuer­do una de tus ilus­tra­cio­nes, en la que el per­so­na­je que apa­re­cía en la viñeta se en­con­tra­ba en mi­tad de la na­da, mi­ra­ba al cie­lo, y de­cía: “Si hay al­guien ahí arri­ba… ¡que ha­ga al­go por fa­vor!”

Si­gue preo­cu­pa­do por el fút­bol... preo­cu­pa­do por el fút­bol. En el li­bro apa­re­cen mu­chas si­tua­cio­nes so­bre

No he he­cho más que se­guir el de­ve­nir de la so­cie­dad co­lec­ti­va­men­te

las que di­bu­jé ha­ce tiem­po, pe­ro que si­guen sien­do vá­li­das, pues re­fle­jan una pug­na en­tre el sen­ti­do co­mún y la es­tu­pi­dez, que es lo que los se­res hu­ma­nos han he­cho des­de siem­pre. Es jus­to ahí don­de ha apa­re­ci­do el hu­mor.

Cuan­do em­pe­zas­te de­bía ser muy di­fí­cil, por­que ha­bía que en­ga­ñar a los que man­da­ban para que no se en­te­ra­ran ni com­pren­die­ran lo que se de­cía en las vi­ñe­tas…

Lo evi­den­te es que no po­dían de­cir na­da… El tre­men­do pro­ble­ma es que el gas­to de neu­ro­nas que te­nía­mos que ha­cer con­sis­tía en que lo que plas­má­ba­mos te­nía que ser­vir para de­cir­le al cen­sor, si pre­gun­ta­ba, que no se en­te­ra­ba de na­da y que lo que ha­cía que­ría de­cir otra co­sa por­que cuan­do se te­nía que car­gar el di­bu­jo te­nía que ha­cer­lo de una for­ma ra­zo­na­da. Por ejemplo, re­cuer­do que cuan­do Fran­co ce­dió el po­der tem­po­ral­men­te a Juan Car­los I y lue­go lo re­cu­pe­ró, pe­se a que to­dos creía­mos que Fran­co,

que ya es­ta­ba en­fer­mo, se mo­ría ya. Pe­ro no, se re­cu­pe­ró, vol­vió a co­ger el po­der… y ese mis­mo día, en el dia­rio In­for­ma­cio­nes, pu­bli­qué un di­bu­jo en el que se veía a un tío en un so­fá lleno de te­la­ra­ñas, y al la­do, en otro so­fá, otro tío que no te­nía te­la­ra­ñas, y que ade­más te­nía una co­pa de cham­pán… y le de­cía el que no te­nía la co­pa: “¿Qué pien­sa us­ted ce­le­brar con ese es­pu­mo­so vino?”. Y cla­ro, qué ra­zón iba a dar el cen­sor para car­gar­se ese di­bu­jo, ¿que de­cía yo que ahí se es­ta­ba es­pe­ran­do que se mu­rie­ra Fran­co para ce­le­brar­lo? Yo te­nía que de­cir­le: "No mi­re, eso lo ha di­cho us­ted, no yo". Ahí es­ta­ba el tru­co, en el em­pleo de neu­ro­nas en can­ti­da­des in­dus­tria­les, que es lo que ha­cía fal­ta en aque­lla épo­ca, para po­der di­bu­jar es­tas de for­ma su­til. Pe­ro ojo, en es­ta épo­ca, con­tra­ria­men­te a lo que mu­chos cree­mos o sos­pe­cha­mos, tam­bién si­gue exis­tien­do la cen­su­ra, aun­que de otra ma­ne­ra. Es una cen­su­ra co­mer­cial. Ima­gí­na­te que a mí se me ocu­rre ha­cer un chis­te so­bre uno de los anun­cian­tes en mi pe­rió­di­co. El pri­me­ro pue­de co­lar, pe­ro al se­gun­do o ter­ce­ro que ha­ga re­ti­ran su pu­bli­ci­dad.

Cuan­do la cen­su­ra eli­mi­na­ba un di­bu­jo, tam­bién te­nías que sen­tir mu­cha sa­tis­fac­ción.

No creas… ¡Sen­tía preo­cu­pa­ción! Y si ca­lla­ban, pen­sa­ba que al­go es­ta­ban tra­man­do.

En al­gu­na oca­sión in­clu­so te lle­va­ron a de­cla­rar.

Sí. Tu­vo mu­cha gra­cia, por­que lo pri­me­ro que di­jo el juez, Gómez Chaparro, al ver­me fue: “No sa­be us­ted las ga­nas que te­nía de ver­le”. Pen­sé en lo peor, en que ya la ha­bía fas­ti­dia­do, pe­ro ac­to se­gui­do sa­có un li­bro mío, que aca­ba­ba de sa­lir y que guar­da­ba en el ca­jón y pi­dió que se lo de­di­ca­ra a mi mu­jer. “Es­ta­mos sal­va­dos”, pen­sé.

Pre­ci­sa­men­te, los li­bros y su de­fen­sa han si­do muy im­por­tan­tes en tu tra­ba­jo, en el que hay mu­chas re­fe­ren­cias a El Qui­jo­te. In­clu­so te han da­do va­rios pre­mios por eso, por de­fen­der­los co­mo fuen­te pri­mor­dial de cul­tu­ra.

Es tan im­por­tan­te que has­ta es ra­ro que ha­ya que se­guir de­fen­dién­do­lo, por­que el li­bro, en cual­quier de sus for­mas, es fun­da­men­tal: los hi­los en­tre la an­ti­güe­dad y el fu­tu­ro no pue­den ha­cer­se de otra ma­ne­ra que a tra­vés de tex­tos es­cri­tos que abren las ven­ta­nas del pa­sa­do y las puer­tas del fu­tu­ro. Es que cual­quier país que ol­vi­da su his­to­ria es­tá con­de­na­do a que otro le obli­guen a re­pe­tir­la.

Es­to me re­cuer­da a una fra­se de Al­dous Hux­ley, el crea­dor de la no-

ve­la Un mundo fe­liz, que de­cía que la ma­yor lec­ción de la his­to­ria es que no he­mos apren­di­do na­da de la his­to­ria. Ade­más, en al­gu­nas de tus ilus­tra­cio­nes he vis­to re­fe­ren­cia a otra dis­to­pía,

Fah­ren­heit 451, que es la tem­pe­ra­tu­ra a la que ar­den los li­bros…

Eres muy jo­ven, pe­ro en aque­lla épo­ca de la his­to­ria de España no pa­sa­ba una semana sin que por al­gu­na ra­zón no se que­ma­ra una li­bre­ría. No era una co­sa ra­ra. Una vez hi­ce un chis­te, creo que en 1968, en la que uno de­cía: “Hoy es el día del li­bro”, y otro le res­pon­día: “Ya lo he que­ma­do”.

Es­ta re­fe­ren­cia me ha­ce acor­dar­me de otro chis­te tu­yo, más re­cien­te, en la que uno de los per­so­na­jes que di­bu­jas­te di­ce: “Van a crear un ban­co ma­lo”, y el otro res­pon­de: “¿Ma­lo? Se­rá uno peor”. ¿Se­gui­mos sien­do es­cla­vos de mu­chas co­sas?

Sí, y es­pe­cial­men­te de los ban­cos. Hay una co­sa que no en­tien­do, res­pec­to a la pre­pon­de­ran­cia de mu­chos ban­cos, que he­mos te­ni­do que sal­var to­dos los es­pa­ño­les con nues­tro di­ne­ro. No en­tien­do. No tie­ne vuel­ta de ho­ja. Se han con­ver­ti­do en una cas­ta. Los ban­cos sa­ben que su ima­gen es tan ma­la que es­tán pre­pa­ran­do a agen­tes de co­mu­ni­ca­ción para crear un am­bien­te pro­pi­cio a la ima­gen de la ban­ca. Lo que te­nían que ha­cer con el di­ne­ro que se les ha da­do es cons­truir ca­sas y dár­se­las a la gen­te.

Lo que te­nían que ha­cer los ban­cos con el di­ne­ro es cons­truir ca­sas y dár­se­las a la gen­te

“Han con­de­na­do a vein­ti­dós y ab­suel­to a do­ce”, di­ce uno de tus per­so­na­jes en una viñeta que creo que es de 1982 y ha­ce re­fe­ren­cia al Gol­pe de Es­ta­do. Otro per­so­na­je que lo es­cu­cha, se­ña­la: “Y han de­ja­do en li­ber­tad con­di­cio­nal a 36 mi­llo­nes”, que era el nú­me­ro de es­pa­ño­les que ha­bi­ta­ban el país por en­ton­ces. ¿Aún se­gui­mos en li­ber­tad con­di­cio­nal a mu­chas co­sas?

A mu­chas, so­bre to­do al po­der del di­ne­ro. Es te­rri­ble que una per­so­na, en el con­fín del uni­ver­so, y au­to­má­ti­ca­men­te, pue­da sa­ber gra­cias a las mo­der­nas tec­no­lo­gías que es lo que pa­sa al otro la­do del pla­ne­ta, y sin em­bar­go el lu­nes 46 personas per­de­rán su ca­sa. La úni­ca for­ma de so­lu­cio­nar es­tas co­sas es el hu­mor... y el sen­ti­do co­mún.

Las pri­me­ras ilus­tra­cio­nes de Forges, en las que se adi­vi­na­ba su es­ti­lo, que fue mo­di­fi­cán­do­se has­ta ser lo que es en la ac­tua­li­dad

© Na­cho de la Ve­ga y Mer­ce­des Blan­co. Cor­te­sía del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Gi­jón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.