Una re­pre­sión sin ma­ti­ces

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA MODERNA - Rosa M.ª Alabrús Igle­sias

EL VIZ­CON­DE DEL PUERTO pu­bli­ca­ría en 1724-1727 enTu­rín sus Re­fle­xio­nes mi­li­ta­res, que de­mos­tra­ban su vi­sión del pro­ble­ma ca­ta­lán en tér­mi­nos de reivin­di­ca­ción de una re­pre­sión sin ma­ti­ces.

El viz­con­de ha­bía vi­vi­do el si­tio de Bar­ce­lo­na de 1714 y te­nía una ima­gen muy pe­yo­ra­ti­va de los ca­ta­la­nes. Es­cri­bió es­ta obra en ple­na ges­ta­ción de la paz de Vie­na, con­tra­rio a ella. Con ello ins­ti­tu­cio­na­li­zó el con­cep­to de re­be­lión, pre­ci­san­do, con la ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción del mi­li­tar pro­fe­sio­nal que era, los dis­tin­tos po­si­bles tra­ta­mien­tos de la re­be­lión co­mo pro­ble­ma.

La ex­pe­rien­cia vi­vi­da de la con­tes­ta­ción ca­ta­la­na, du­ran­te el si­tio de 1714, le de­jó la se­cue­la del con­cep­to de “re­be­lión” muy mar­ca­da. La pri­me­ra cues­tión que Puerto se plan­tea “con­tra las re­be­lio­nes” es el po­si­ble ori­gen de las mis­mas. Al res­pec­to, da gran tras­cen­den­cia a la ca­res­tía, al ex­ce­so de con­tri­bu­cio­nes y a la ex­tor­sión de las tro­pas a la po­bla­ción, aun­que con­si­de­re pe­li­gro­sas la li­ber­tad de opi­nión y la li­ber­tad re­li­gio­sa. En el dis­cur­so se­gun­do es cons­cien­te de que la pre­sión mi­li­tar ge­ne­ra des­con­ten­tos, ha­ce cir­cu­lar pas­qui­nes y pro­pi­cia el al­ma­ce­na­mien­to de ar­mas y el con­tra­ban­do. Para ello, re­co­mien­da no dar de­ma­sia­da con­fian­za a los na­tu­ra­les y ana­li­zar­los psi­co­ló­gi­ca­men­te. En el dis­cur­so ter­ce­ro desa­rro­lla to­da una se­rie de me­di­das ne­ce­sa­rias para com­ba­tir los res­col­dos de la re­be­lión ca­ta­la­na. En el cuarto, se apun­tan otras me­di­das de re­pre­sión, co­mo ame­na­zar a los pa­rien­tes con su­frir cas­ti­gos, y se re­co­mien­da te­ner ca­ba­llos para per­se­guir me­jor a los se­di­cio­sos y no ador­me­cer­se con el “vi­va el rey” de los re­vol­to­sos.

El dis­cur­so quin­to ana­li­za el po­si­ble per­dón a los re­bel­des y el mo­do de tra­tar­los des­pués de so­se­ga­dos. El sex­to lo de­di­ca es­pe­cí­fi­ca­men­te a los tu­mul­tos y re­be­lio­nes de la tro­pa. So­bre el par­ti­cu­lar, re­co­mien­da en­car­ce­lar o des­te­rrar a los ofi­cia­les cu­yos sol­da­dos se amo­ti­na­ron con­tra ellos por su pro­ce­der. En el sép­ti­mo dis­cur­so, Puerto des­con­fía de los no­bles y los de­ma­sia­do adi­ne­ra­dos para ejer­cer car­gos pú­bli­cos por­que no les gus­ta el tra­ba­jo, pe­ro tam­bién con­si­de­ra que no es con­ve­nien­te dar car­gos a gen­te de­ma­sia­do po­bre por­que “son co­di­cio­sos y no tie­nen ha­cien­da y ho­nor”./

El viz­con­de del Puerto es­cri­bió unas re­fle­xio­nes mi­li­ta­res so­bre sus ex­pe­rien­cias en el si­tio de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.