Un trá­gi­co Ma­drid hu­ra­ca­na­do

Historia de Iberia Vieja - - GUINOS DE LA HISTORIA -

Aquel día de 1886 Ma­drid se pre­pa­ra­ba para ce­le­brar su fies­ta más grande, San Isi­dro. Era un 12 de ma­yo. La jor­na­da apa­re­cía tor­men­to­sa, pe­ro na­da ha­cía pre­sa­giar lo que des­pués su­ce­dió. me­dia tar­de, ne­grí­si­mos nu­ba­rro­nes hi­cie­ron des­car­gar so­bre la ca­pi­tal su fu­ria en una vio­len­ta tor­men­ta. Sin em­bar­go, fue­ron ape­nas unas ca­ri­cias de la ma­dre Tie­rra si lo com­pa­ra­mos con lo que es­ta­ba a pun­to de acon­te­cer. A las sie­te me­nos diez, la vio­len­cia del cli­ma se trans­fi­gu­ró en es­pan­to. La tor­men­ta, el gra­ni­zo, que­da­ron di­fu­mi­na­dos en­tre los ver­ti­gi­no­sos vien­tos que em­pe­za­ron a for­mar­se en lo que hoy es el ba­rrio de Ca­ra­ban­chel Al­to. Un tor­na­do nun­ca an­tes vis­to aso­la­ba la ca­pi­tal de España. Des­de Ca­ra­ban­chel, el ti­fón vi­si­tó, co­mo un tu­ris­ta de la des­truc­ción, bue­na par­te de Ma­drid. Pa­só por Puer­ta de To­le­do, por Aca­cias, al­can­zó Ato­cha, des­tro­zó el Jar­dín Bo­tá­ni­co, y mu­rió, no sin an­tes ha­ber ma­ta­do, en la zo­na de Cha­mar­tín, don­de se des­di­bu­jó en for­ma de nu­bes de tor­men­ta. Ma­drid que­dó con­mo­cio­na­da. Nun­ca an­tes ha­bía ocu­rri­do na­da se­me­jan­te. Sin em­bar­go, po­cos mi­nu­tos des­pués, cuan­do los su­per­vi­vien­tes aún eran in­ca­pa­ces de asu­mir el im­pac­to, cuan­do to­da­vía no eran cons­cien­tes del dra­ma pro­du­ci­do, otro tor­na­do, aún más abru­ma­dor, aún más des­truc­ti­vo, vol­vía a vin­cu­lar a la ur­be con el in­fierno. Eran las sie­te y un mi­nu­to de la tar­de, y, de nue­vo con na­ci­mien­to en Ca­ra­ban­chel y du­ran­te ca­tor­ce ki­ló­me­tros, has­ta Puer­ta de To­le­do, el re­co­rri­do del desas­tre, to­do que­dó aso­la­do, con un gra­do de ani­qui­la­mien­to ma­yor que el an­te­rior. El tor­na­do ha­bía es­ta­do acom­pa­ña­do por otros más pe­que­ños que aca­ba­ron con lo que su “her­mano ma­yor” no ha­bía po­di­do. El mie­do aco­rra­ló a los ma­dri­le­ños, que eran in­ca­pa­ces

El mie­do aco­rra­ló a los ma­dri­le­ños, in­ca­pa­ces de com­pren­der có­mo ha­bía su­ce­di­do al­go así en una ciu­dad de cli­ma be­nigno

de com­pren­der có­mo ha­bía su­ce­di­do al­go así en una ciu­dad de cli­ma be­nigno, en la que nun­ca se ha­bía re­la­ta­do na­da se­me­jan­te. La ve­lo­ci­dad de los vien­tos ha­bía su­pe­ra­do los 300 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Al ama­ne­cer del día si­guien­te, Ma­drid com­pro­bó que no ha­bía vi­vi­do un mal sue­ño. Aque­lla in­creí­ble des­gra­cia ha­bía des­tro­za­do la ciu­dad. Los ár­bo­les apa­re­cían arran­ca­dos, su­per­pues­tos a al­gu­nos de los mo­nu­men­tos más ca­rac­te­rís­ti­cos de la ciu­dad, los te­ja­dos arran­ca­dos, una vi­sión del apo­ca­lip­sis. Así lo re­co­gían días des­pués los pe­rió­di­cos na­cio­na­les. Por ejemplo, El Li­be­ral: “De mu­chas ca­sas vo­la­ban las te­chum­bres (…) Por don­de quie­ra, los des­tro­zos, las pér­di­das, las des­gra- cias, los he­ri­dos y los muer­tos…”. Por­que muer­tos hu­bo y mu­chos, de­ce­nas de ellos, la ma­yo­ría aplas­ta­dos por sus pro­pias ca­sas, por ob­je­tos ca­ren­tes en prin­ci­pio de pe­li­gro que se con­ver­tían en mor­tí­fe­ros pro­yec­ti­les cuan­do eran em­pu­ja­dos por el vien­to. Pe­se a que no se sa­be la ci­fra exac­ta de fa­lle­ci­dos, di­fe­ren­te se­gún la fuen­te, sin du­da es­tos ron­da­ron el me­dio cen­te­nar. La ca­pi­tal de España tar­dó mu­cho en re­cu­pe­rar­se de un im­pac­to fí­si­co y psi­co­ló­gi­co tan bru­tal. El 13 de ma­yo has­ta la pro­vi­den­cia pa­re­cía es­tar de lu­to. Cen­te­na­res de cru­ces de hie­rro que co­ro­na­ban las igle­sias de la ca­pi­tal ama­ne­cie­ron do­bla­das, de­pri­mi­das an­te la ca­pa­ci­dad des­truc­to­ra de la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.