Los Es­ta­dos Uni­dos en la gue­rra de Cri­mea

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA CONTEMPORÁNEA -

SIN ALIA­DOS EN EU­RO­PA, du­ran­te la gue­rra de Cri­mea, Ru­sia bus­có es­tre­char sus re­la­cio­nes con los Es­ta­dos Uni­dos. Mien­tras los abo­li­cio­nis­tas del Nor­te mos­tra­ron sus sim­pa­tías por las na­cio­nes alia­das, los es­ta­dos es­cla­vis­tas del Sur ma­ni­fes­ta­ron su apo­yo a Ru­sia con la que com­par­tían una eco­no­mía ba­sa­da en la ser­vi­dum­bre. En­tre la opi­nión pú­bli­ca nor­te­ame­ri­ca­na se ex­ten­dió una opi­nión fa­vo­ra­ble al ban­do ru­so, con­si­de­ra­do la víc­ti­ma de una agre­sión bri­tá­ni­ca, la vie­ja po­ten­cia co­lo­nial. Uni­das por un enemi­go co­mún, am­bas na­cio­nes acer­ca­ron po­si­cio­nes y se fir­ma­ron con­tra­tos co­mer­cia­les. De la mis­ma for­ma que hi­zo España pe­ro en el ban­do con­tra­rio, una de­le­ga­ción de mi­li­ta­res de los Es­ta­dos Uni­dos en­ca­be­za­da por el ge­ne­ral Geor­ge B. McC­le­lland, a la iz­quier­da, via­jó has­ta Cri­mea para ase­so­rar a las fuer­zas ru­sas. A título par­ti­cu­lar mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses do­na­ron fon­dos para la com­pra de ar­mas para los ru­sos. La ayu­da nor­te­ame­ri­ca­na no se li­mi­tó a las de­cla­ra­cio­nes bie­nin­ten­cio­na­das y al en­vío de fon­dos. Al­gu­nos nor­te­ame­ri­ca­nos lle­ga­ron a Cri­mea para to­mar las ar­mas y lu­char al la­do de los ru­sos o tra­ba­jan­do co­mo in­ge­nie­ros mi­li­ta­res. Tam­bién hu­bo un gru­po de cua­ren­ta mé­di­cos vo­lun­ta­rios que se unie­ron a la sa­ni­dad mi­li­tar del ejér­ci­to ru­so. En ese cli­ma de bue­nas re­la­cio­nes Es­ta­dos Uni­dos pro­pu­so por pri­me­ra vez la com­pra de la Amé­ri­ca Ru­sa, nom­bre con el que en­ton­ces era co­no­ci­do el te­rri­to­rio de Alas­ka, ven­ta que se for­ma­li­zó en 1867.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.