No­so­tros es­tu­vi­mos ahí…

El mu­seo en el que se de­rri­ten los re­lo­jes

Historia de Iberia Vieja - - ÁGORA - Por Al­ber­to de Fru­tos

EL 19 DE AGOS­TO DEL AÑO 14 D.C. mo­ría Au­gus­to, hi­jo del lau­rel y pa­dre de la Pax ro­ma­na. Dos mil años des­pués, el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te Ro­mano de Mé­ri­da, ese ar­ca de pro­di­gios sin fin, re­cuer­da la fi­gu­ra del ar­qui­tec­to de His­pa­nia en una mo­nu­men­tal exposición, Au­gus­to y Eme­ri­ta, que ha reuni­do para la oca­sión a un 11 de ga­la: el fa­mo­so Au­gus­to ca­pi­te ve­la­to, el re­tra­to de Li­via pre­sen­te en el Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal de Ta­rra­go­na, la ca­be­za-re­tra­to de Lu­cio Cé­sar de Er­cá­vi­ca (Mu­seo de Cuen­ca), el te­so­ro de La­mei­ra Lar­ga, del Mu­seo Na­cio­nal de Ar­queo­lo­gía de Lis­boa…

Siem­pre es un gus­to pa­sear por este re­cin­to. Sa­la a sa­la, pie­za a pie­za, el re­loj se de­rri­te co­mo en un cua­dro de Da­lí y, cuan­do lle­ga la ho­ra de par­tir, uno qui­sie­ra que­dar­se a vi­vir en la te­se­la de un mo­sai­co o, por qué no, en el can­to de un de­na­rio.

Hay muy po­cas ins­ti­tu­cio­nes que cuen­ten tan bien la his­to­ria co­mo lo ha­ce el mu­seo eme­ri­ten­se, que ilu­mi­na el pa­sa­do con la gra­cia su­su­rran­te de una lu­cer­na. La Ar­queo­lo­gía se pro­cu­ra la for­ma de un li­bro ameno y fas­ci­nan­te, que de­vuel­ve a la vi­da a los au­ri­gas del mo­sai­co, a Faus­ti­na Mi­nor, Ti­be­rio, Dru­so o Zó­si­mo, el le­gio­na­rio.

La fun­da­ción de Au­gus­ta Eme­ri­ta en el año 25 a.C. por las le­gio­nes V Alau­dae y X Ge­mi­na cul­mi­nó el lar­go pro­ce­so de la ro­ma­ni­za­ción de Lu­si­ta­nia. Ciu­dad de sol­da­dos, el lla­ma­do espejo de Ro­ma cen­te­lleó de nue­vo a prin­ci­pios del si­glo XX, cuan­do Jo­sé Ra­món Mé­li­da y Ma­xi­mi­li­ano Ma­cías em­pren­die­ron las ex­ca­va­cio­nes del tea­tro y el an­fi­tea­tro ro­ma­nos. Ha que­ri­do la ca­sua­li­dad que este año su Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Tea­tro Clá­si­co, has­ta el 24 de agos­to, ce­le­bre dos aniver­sa­rios: el LX de su crea­ción y el ci­ta­do bi­mi­le­na­rio de Au­gus­to, po­de­ro­sas razones, am­bas dos –que de­cían los an­ti­guos– para vi­si­tar es­ta ciu­dad Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.