Dar­win a la in­ver­sa

El ci­ne his­tó­ri­co con Jo­se­ma­nuel Es­cri­bano

Historia de Iberia Vieja - - ÁGORA -

DI­RI­GI­DA POR el neo­yor­kino

Matt Ree­ves, El ama­ne­cer del pla­ne­ta de los si­mios es el úl­ti­mo epi­so­dio –por el mo­men­to– de la se­rie crea­da a par­tir de la no­ve­la de Pie­rre Bou­lle, una ucronía fu­tu­ris­ta que plan­tea un –¿im­pro­ba­ble?– en­fren­ta­mien­to en­tre hu­ma­nos y si­mios. Cuan­do em­pie­za la pe­lí­cu­la, am­bos gru­pos ha­bi­tan un de­sola­do pla­ne­ta, ig­no­ran­tes los unos de los otros. Has­ta que un in­ci­den­te for­tui­to los po­ne en con­tac­to. Los hu­ma­nos, diez­ma­dos por un vi­rus mor­tal, so­bre­vi­ven a du­ras pe­nas y ne­ce­si­tan reac­ti­var un ge­ne­ra­dor que, ca­sual­men­te, se en­cuen­tra en te­rri­to­rio ocu­pa­do por los si­mios. El en­ten­di­mien­to es di­fí­cil: es­tos, aun­que evo­lu­cio­na­dos, po­see­do­res de una es­truc­tu­ra so­cial fuer­te­men­te je­rar­qui­za­da y de un len­gua­je ar­ti­cu­la­do –su je­fe, Cé­sar, es ca­paz de “ha­blar” con los hu­ma­nos–, no se fían de ellos y no ol­vi­dan, tan arrai­ga­do es­tá en su me­mo­ria ge­né­ti­ca, el mal­tra­to que siem­pre han re­ci­bi­do. Los hom­bres, por su par­te, de­ses­pe­ra­dos y ten­ta­dos por la vio­len­cia, no son ca­pa­ces de ra­zo­nar con quie­nes les si­guen pa­re­cien­do se­res in­fe­rio­res, ani­ma­les sin ra­cio­ci­nio ni vo­lun­tad. La lu­cha pue­de tar­dar en lle­gar, pe­ro pa­re­ce real­men­te inevi­ta­ble.

La his­to­ria en sí no es tan nue­va. Han pa­sa­do ca­si cin­co dé­ca­das –46 años, exac­ta­men­te– des­de que Charl­ton Hes­ton, di­ri­gi­do por Fran­klin J. Schaff­ner, lle­ga­ra a aquel pla­ne­ta des­co­no­ci­do, in­hós­pi­to y al­ta­men­te pe­li­gro­so para la ra­za hu­ma­na. Una tie­rra do­mi­na­da por un ejér­ci­to de si­mios muy evo­lu­cio­na­dos, que re­le­gan a los hom­bres al es­ta­do de au­tén­ti­cos ani­ma­les, inú­ti­les para ca­si to­do y des­ti­na­dos a la des­apa­ri­ción. So­lo en un sor­pren­den­te y ma­ra­vi­llo­so gi­ro fi­nal, el ató­ni­to y úl­ti­mo su­per­vi­vien­te –y con él, los en­can­ta­dos es­pec­ta­do­res–, des­cu­bría el ver­da­de­ro des­tino de su via­je. El éxi­to de la pe­lí­cu­la pro­vo­có, dos años más tar­de, una se­gun­da par­te: Re­gre­so al pla­ne­ta de los si­mios. La di­ri­gió Ted Post, y el fil­me no al­can­zó el éxi­to desea­do; es hoy, qui­zá, el epi­so­dio me­nos re­cor­da­do de la se­rie. Que tu­vo, pre­ci­sa­men­te, un re­lan­za­mien­to en 1974, con los 14 epi­so­dios de 50 mi­nu­tos que ofre­ció la te­le­vi­sión.

Qui­zá to­do hu­bie­ra aca­ba­do ahí, si no fue­ra por­que, ya en este si­glo, al ge­nial Tim Bur­ton le dio por “re­su­ci­tar” la his­to­ria. Es se­gu­ro que no se tra­ta de la me­jor pe­lí­cu­la de Bur­ton, pe­ro tu­vo el efec­to de vol­ver a po­ner en el pun­to de mi­ra de la in­dus­tria ame­ri­ca­na un re­la­to que po­día no es­tar aún aca­ba­do. Y el pro­ce­so, aun­que len­to, ha cul­mi­na­do en es­ta dé­ca­da con dos pro­yec­tos am­bi­cio­sos, es­pec­ta­cu­la­res y muy bien con­ce­bi­dos: en vez de bus­car la ma­ne­ra de con­ti­nuar la na­rra­ción, se ha pre­fe­ri­do con­tar el co­mien­zo, las cau­sas y la evo­lu­ción ini­cial del ar­gu­men­to: El ori­gen del pla­ne­ta de los si­mios

(Ru­pert Wyatt, 2011) y la ac­tual El ama­ne­cer del pla­ne­ta de los si­mios desa­rro­llan una se­cuen-

Los se­gui­do­res de la se­rie van a ob­te­ner to­da la sa­tis­fac­ción es­pe­ra­da, aun­que qui­zá los más desapa­sio­na­dos ad­vier­tan cier­ta reite­ra­ción

cia que ex­pli­ca ca­si to­do lo que no sa­bía­mos has­ta aho­ra.

La cul­pa la te­ne­mos, co­mo era de su­po­ner, los hu­ma­nos. En unos mo­der­nos la­bo­ra­to­rios quí­mi­cos se ex­pe­ri­men­ta cru­da­men­te con pri­ma­tes –nues­tros pa­rien­tes más cer­ca­nos– para con­se­guir una cu­ra del alz­hei­mer y otras en­fer­me­da­des men­ta­les. Has­ta que re­vol­vién­do­se con­tra el tra­to pa­ra­dó­ji­ca­men­te in­hu­mano al que los si­mios –los in­quie­tos chim­pan­cés, los pa­cí­fi­cos oran­gu­ta­nes, los iracundos go­ri­las– se ven so­me­ti­dos, se pro­du­ce una re­be­lión que aca­ba con to­dos en li­ber­tad tras una ines­pe­ra­da y ca­tas­tró­fi­ca ex­plo­sión de vio­len­cia. El ama­ne­cer del pla­ne­ta de los si­mios re­to­ma la his­to­ria, años des­pués, con la si­tua­ción que re­se­ña­ba al co­mien­zo. Co­mo su­ce­día con las dos pri­me­ras pe­lí­cu­las, la con­ti­nui­dad es­tá per­fec­ta­men­te lo­gra­da, des­de el pun­to de vis­ta ar­gu­men­tal, y tam­bién es­ti­lís­ti­co. Los se­gui­do­res de la se­rie van a ob­te­ner to­da la sa­tis­fac­ción es­pe­ra­da, aun­que para un espectador desapa­sio­na­do qui­zá la inevi­ta­ble reite­ra­ción de es­ce­nas, per­so­na­jes y re­cur­sos na­rra­ti­vos y téc­ni­cos em­pie­ce a pro­du­cir fa­ti­ga. Na­da gra­ve, con­si­de­ra­da ca­da obra en par­ti­cu­lar, pe­ro más preo­cu­pan­te si, co­mo pa­re­ce –por eso apun­ta­ba que ya lo sa­be­mos “ca­si” to­do– se va a pro­du­cir un nue­vo fil­me, que ex­pli­ca­rá qué su­ce­dió en la Tie­rra, por fin, has­ta el mo­men­to en que Geor­ge Tay­lor –el mí­ti­co Charl­ton Hes­ton– ate­rri­zó, sin sa­ber dón­de se en­con­tra­ba.

El ama­ne­cer del pla­ne­ta de los si­mios DI­REC­TOR: MATT REE­VES. PRO­DUC­CIÓN: RICK JAF­FA, AMAN­DA SIL­VER, DY­LAN CLARK. GUIÓN: MARK BOMBACK, RICK JAF­FA, AMAN­DA SIL­VER. IN­TÉR­PRE­TES: ANDY SER­KIS, JA­SON CLAR­KE, GARY OLD­MAN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.