John Dow­nie

John Dow­nie, el hom­bre que lu­chó con la es­pa­da de Pi­za­rro

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JO­SÉ LUIS HER­NÁN­DEZ GAR­VI

En el trans­cur­so de la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia se pro­du­je­ron una se­rie de acon­te­ci­mien­tos y ba­ta­llas que han que­da­do gra­ba­dos a san­gre y fue­go en las pá­gi­nas de la His­to­ria de España. Du­ran­te la cam­pa­ña mi­li­tar desa­rro­lla­da en An­da­lu­cía para ex­pul­sar al ejér­ci­to in­va­sor fran­cés tu­vie­ron lu­gar al­gu­nos de los epi­so­dios más im­por­tan­tes de la con­tien­da. En este con­tex­to, des­ta­có la fi­gu­ra de John Dow­nie, un ex­cén­tri­co es­co­cés de es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro que ha­bía lle­ga­do a la Pe­nín­su­la atraí­do por el idea­li­za­do en­can­to exó­ti­co que se ha­bía for­ma­do de nues­tro país.

Dow­nie con­ci­bió el plan de crear una pin­to­res­ca uni­dad mi­li­tar ba­jo su man­do: la Leal Le­gión Ex­tre­me­ña

John Dow­nie na­ció el 28 de di­ciem­bre de 1777 en el con­da­do de Stir­ling, la an­ti­gua ca­pi­tal del Reino de Es­co­cia. Hi­jo del ma­tri­mo­nio for­ma­do por Ben­ja­min Dow­nie y Mar­ga­ret Fo­rres­ter, el li­na­je de su clan se re­mon­ta­ba a la épo­ca de Wi­lliam Wa­lla­ce, el hé­roe de la in­de­pen­den­cia es­co­ce­sa. Sien­do muy jo­ven, Dow­nie via­jó has­ta las In­dias Oc­ci­den­ta­les en bus­ca de for­tu­na, ins­ta­lán­do­se en la is­la de Trinidad. En el Ca­ri­be se de­di­có a los ne­go­cios y con­si­guió ha­cer di­ne­ro, pe­ro una se­rie de re­ve­ses le aca­ba­ron arrui­nan­do. Tras su fra­ca­so em­pre­sa­rial de­ci­dió unir­se a los re­bel­des que lu­cha­ban por la in­de­pen­den­cia en la cer­ca­na Ve­ne­zue­la, pe­ro an­te las pri­me­ras de­rro­tas in­fli­gi­das por las tro­pas rea­lis­tas de­ci­dió que lo me­jor era em­pren­der el ca­mino de re­gre­so a Eu­ro­pa. En aquel en­ton­ces los ejér­ci­tos na­po­leó­ni­cos do­mi­na­ban gran par­te del Vie­jo Con­ti­nen­te, mien­tras los in­gle­ses in­ten­ta­ban por to­dos los me­dios de­te­ner el avan­ce fran­cés. En el pul­so que Na­po­león man­te­nía con sus enemi­gos, España se con­vir­tió en un ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio en el que am­bos mi­die­ron sus fuer­zas.

Al co­mien­zo de la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia Dow­nie sir­vió ba­jo las ór­de­nes del ge­ne­ral sir John Moo­re, co­man­dan­te en je­fe de las tro­pas in­gle­sas, re­co­men­da­do por el ge­ne­ral sir Tho­mas Pic­ton. En un prin­ci­pio el aven­tu­re­ro es­co­cés tra­ba­jó para los bri­tá­ni­cos co­mo co­mi­sa­rio de gue­rra, pues­to des­de el que se en­car­gó de or­ga­ni­zar el su­mi­nis­tro de ví­ve­res y per­tre­chos para el ejér­ci­to ex­pe­di­cio­na­rio. Sin em­bar­go, Dow­nie era un hom­bre de acción y se sen­tía in­có­mo­do en un pues­to bu­ro­crá­ti­co. LA LEAL LE­GIÓN EX­TRE­ME­ÑA Dow­nie ha­bía es­ta­ble­ci­do su cuar­tel ge­ne­ral en la lo­ca­li­dad por­tu­gue­sa de Cas­te­lo Blan­co, des­de don­de ha­bía ten­di­do una am­plia red de con­tac­tos en sue­lo ex­tre­me­ño. Al ex­ten­der­se la cam­pa­ña mi­li­tar di­ri­gi­da por el du­que de We­lling­ton a Ba­da­joz, con­ci­bió el plan de crear una pin­to­res­ca uni­dad mi­li­tar ba­jo su man­do a la que bau­ti­zó con el nom­bre de Leal Le­gión Ex­tre­me­ña. Se tra­ta­ba de una fuer­za irre­gu­lar for­ma­da por vo­lun­ta­rios de ori­gen ex­tre­me­ño que de­pen­de­ría di­rec­ta­men­te de su man­do sin te­ner que ren­dir cuen­tas a na­die salvo a él mis­mo.

La per­so­na­li­dad ex­tro­ver­ti­da de Dow­nie y sus in­flu­yen­tes ami­gos es­pa­ño­les le alla­na­ron el ca­mino para con­se­guir su pro­pó­si­to. El pro­yec­to tam­bién con­tó con el apo­yo eco­nó­mi­co de su her­mano Char­les y la me­dia­ción del mar­qués de la Ro­ma­na. Fi­nal­men­te el Con­se­jo de Re­gen­cia apro­bó la crea­ción de la Leal Le­gión Ex­tre­me­ña el 22 de ju­nio de 1810, fren­te a la opo­si­ción ma­ni­fes­ta­da por We­lling­ton, quien con­si­de­ra­ba al es­co­cés co­mo un ad­ve­ne­di­zo que ha­bía con­fra­ter­ni­za­do ex­ce­si­va­men­te con los es­pa­ño­les. Dow­nie ob­tu­vo el ran­go de co­ro­nel y con­si­guió re­unir un pe­que­ño ejér­ci­to com­pues­to por ca­si tres mil hom­bres per­te­ne­cien­tes a las di­fe­ren­tes ar­mas. An­sio­so por ob­te­ner la glo­ria, no tar­da­ría en en­con­trar oca­sión de de­mos­trar su va­lor. LA ES­PA­DA DE PI­ZA­RRO Du­ran­te su avan­ce por tie­rras de Ex­tre­ma­du­ra la Le­gión Ex­tre­me­ña ga­nó fa­ma por el arro­jo mos­tra­do por su co­man­dan­te mien­tras di­ri­gía a sus tro­pas en el com­ba­te.

Con­ver­ti­do en un per­so­na­je co­no­ci­do, la mar­que­sa de la Con­quis­ta, des­cen­dien­te di­rec­ta de Fran­cis­co Pi­za­rro, en­tre­gó a Dow­nie la es­pa­da que su an­te­pa­sa­do ha­bía usa­do en Amé­ri­ca. Aquel re­ga­lo car­ga­do de sim­bo­lis­mo cau­só una pro­fun­da im­pre­sión en la per­so­na­li­dad del es­co­cés, que a par­tir de en­ton­ces afir­mó sen­tir­se es­pa­ñol y dis­pues­to a po­ner to­do su em­pe­ño en li­be­rar a España de las ga­rras de Na­po­león.

Bus­can­do es­tre­char los la­zos de cohe­sión y fo­men­tar el es­pí­ri­tu de gru­po en­tre sus sol­da­dos de­ci­dió ves­tir­los con un uniforme que pu­die­ra dis­tin­guir­los cla­ra­men­te en el cam­po de batalla. Me­ti­do a im­pro­vi­sa­do sas­tre mi­li­tar, Dow­nie di­se­ñó para sus lan­ce­ros del Cuer­po Vo­lan­te de Lea­les de Pi­za­rro un lla­ma­ti­vo ves­tua­rio más pro­pio de ac­to­res en una re­pre­sen­ta­ción del Si­glo de Oro que de unos ague­rri­dos sol­da­dos. Ins­pi­ra­do por el an­ti­guo po­see­dor de la es­pa­da, el es­co­cés vis­tió a sus hom­bres con ca­mi­sa, cal­zas y ju­bón, com­ple­tan­do el con­jun­to con una ca­pa cor­ta y un bonete. El es­tra­fa­la­rio as­pec­to de sus tro­pas fue te­ma de chan­zas en­tre el res­to del ejér­ci­to y pro­vo­có aca­lo­ra­dos de­ba­tes pú­bli­cos en los que se dis­cu­tió so­bre su con­ve­nien­cia. Ajeno a las crí­ti­cas, a Dow­nie le gus­ta­ba ex­hi­bir­se con su cor­pa­chón em­bu­ti­do en esos ro­pa­jes y lu­cien­do un enor­me bi­go­te, adop­tan­do una es­tu­dia­da po­se que re­cor­da­ba a la de un caballero es­pa­ñol del si­glo XVI.

El 28 de oc­tu­bre de 1811 la Le­gión Ex­tre­me­ña par­ti­ci­pó en los com­ba­tes que

tu­vie­ron co­mo es­ce­na­rio los al­re­de­do­res de la po­bla­ción ca­ce­re­ña de Arroyomolinos. A pe­sar de su in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca y el es­ca­so ar­ma­men­to de sus hom­bres, Dow­nie vol­vió a dar mues­tra de su va­len­tía y ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go al ha­cer pri­sio­ne­ros a dos­cien­tos sol­da­dos fran­ce­ses. A esas al­tu­ras de la gue­rra el ma­ris­cal fran­cés Ni­co­las Jean de Dieu Soult ha­bía asu­mi­do la im­po­si­bi­li­dad de to­mar Cá­diz y en el ve­rano de 1812 de­ci­dió le­van­tar el ase­dio que ha­bía man­te­ni­do so­bre la ciu­dad, re­ple­gán­do­se ha­cia Se­vi­lla. CA­MINO DE SE­VI­LLA Cum­plien­do con las ór­de­nes ex­pre­sas de We­lling­ton, en ju­lio de 1812 un ejér­ci­to alia­do for­ma­do por es­pa­ño­les, bri­tá­ni­cos y por­tu­gue­ses lan­zó una gran ofen­si­va des­de Huel­va que lo lle­vó has­ta las puer­tas de la ca­pi­tal an­da­lu­za. El co­ro­nel John B. Ske­rret es­ta­ba al man­do del con­tin­gen­te an­glo-lu­so, mien­tras que el ge­ne­ral Juan de la Cruz Mour­geon di­ri­gía a las tro­pas es­pa­ño­las, en­tre ellas la Le­gión Ex­tre­me­ña. El 16 de agos­to se pu­sie­ron en mar­cha des­de Huel­va ba­jo el sol abra­sa­dor del ve­rano an­da­luz. Mien­tras tan­to, des­de su pues­to de man­do en el Pa­la­cio Ar­zo­bis­pal el ma­ris­cal Soult or­ga­ni­zó la de­fen­sa de la pla­za an­te la in­mi­nen­cia de un ata­que enemi­go.

En ple­na co­mar­ca del Al­ja­ra­fe, el 24 de agos­to los alia­dos to­ma­ron sin una so­la ba­ja San­lú­car la Ma­yor, a só­lo die­ci­ocho ki­ló­me­tros de Se­vi­lla. Dos días des­pués lle­ga­ron a Es­par­ti­nas, don­de Dow­nie vol­vió a dis­tin­guir­se al fren­te de sus ex­tre­me­ños, acción que le va­lió su as­cen­so a bri­ga­dier. El si­guien­te com­ba­te de im­por­tan­cia en el que se vie­ron im­pli­ca­dos se pro­du­jo en Castilleja de la Cues­ta, muy pró­xi­ma a Se­vi­lla. A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na del 27 de agos­to al­can­za­ron los ce­rros que do­mi­na­ban la po­bla­ción y, tras re­cha­zar un ata­que del enemi­go, las tro­pas ba­jo el man­do del es­co­cés de­rro­ta­ron a los sol­da­dos fran­ce­ses que habían bus­ca­do re­fu­gio en los oli­va­res que ro­dea­ban el pue­blo. Tras es­ta nue­va vic­to­ria, na­da se in­ter­po­nía en­tre ellos y la ciu­dad an­da­lu­za ha­cia la que di­ri­gie­ron sus pa­sos sin pérdida de tiem­po. LA BATALLA DEL PUEN­TE DET­RIA­NA En aque­llos años gran par­te del tra­za­do ur­ba­nís­ti­co de Se­vi­lla se ex­ten­día al este del río Gua­dal­qui­vir. Al otro la­do es­ta­ba el ba­rrio de Tria­na, uni­do al res­to de la ciu­dad por el co­no­ci­do co­mo Puen­te de Bar­cas. Cuan­do Soult tu­vo noticia de que el enemi­go avan­za­ba ha­cia la Ve­ga de Tria­na or­de­nó re­for­zar las po­si­cio­nes fran­ce­sas so­bre un al­to­zano. Mien­tras tan­to, el ejér­ci­to alia­do pro­si­guió su avan­ce com­ba­tien­do des­de Castilleja de la Cues­ta y su­man­do a sus fuer­zas cien­tos de pai­sa­nos que habían de­ci­di­do unir­se a la lu­cha con­tra los fran­ce­ses. Cuan­do lle­ga­ron a las pro­xi­mi­da­des del puen­te se en­con­tra­ron con una fe­roz re­sis­ten­cia del enemi­go, de­ci­di­do a ce­rrar­les el pa­so.

Los alia­dos lan­za­ron dos ata­ques que se es­tre­lla­ron su­ce­si­va­men­te con­tra las de­fen­sas fran­ce­sas y en los que su­frie­ron nu­me­ro­sas ba­jas. Cuan­do se pre­sa­gia­ba el desas­tre, la acción in­di­vi­dual de un hom­bre dio nue­vos bríos a los ata­can­tes. A lo­mos de su ca­ba­llo Dow­nie, picó es­pue­las y blan­dien­do la es­pa­da de Pi­za­rro se lan­zó al ga­lo­pe ba­jo el fue­go de los ca­ño­nes y

Un ejér­ci­to for­ma­do por es­pa­ño­les, bri­tá­ni­cos y por­tu­gue­ses lan­zó una ofen­si­va des­de Huel­va que lo lle­vó a las puer­tas de Se­vi­lla

A lo­mos de su ca­ba­llo Dow­nie picó es­pue­las y blan­dien­do la es­pa­da de Pi­za­rro se lan­zó al ga­lo­pe ba­jo el fue­go de los ca­ño­nes

mos­que­tes fran­ce­ses, dis­pues­to a cru­zar el puen­te que lo se­pa­ra­ba de Se­vi­lla mien­tras ani­ma­ba a sus tro­pas para que lo si­guie­ran. Cuan­do in­ten­ta­ba sal­tar con su ca­ba­llo por en­ci­ma de una bre­cha en los pon­to­nes, le al­can­zó el es­ta­lli­do de una gra­na­da de me­tra­lla que le cau­só gra­ves he­ri­das en el la­do de­re­cho de la cara. A pe­sar de te­ner la me­ji­lla, el ojo y la ore­ja des­tro­za­dos, el es­co­cés in­ten­tó al­can­zar el pa­ra­pe­to fran­cés. Ais­la­do, Dow­nie fue he­cho pri­sio­ne­ro no sin an­tes arro­jar la es­pa­da ha­cia las lí­neas es­pa­ño­las para im­pe­dir que pu­die­ra caer en ma­nos fran­ce­sas.

Ani­ma­dos por su ejemplo, las tro­pas alia­das lan­za­ron un ter­cer ata­que que se­ría de­ci­si­vo. Una com­pa­ñía de la in­fan­te­ría li­ge­ra bri­tá­ni­ca al man­do de Col­quitt con­si­guió des­alo­jar al enemi­go de sus po­si­cio­nes, per­mi­tien­do la cap­tu­ra del puen­te. Los fran­ce­ses aban­do­na­ron pre­ci­pi­ta­da­men­te la ciu­dad por la puer­ta de Car­mo­na en di­rec­ción a Gra­na­da. ES­PA­ÑOL DE CO­RA­ZÓN Pri­sio­ne­ro de los fran­ce­ses, Dow­nie fue hu­mi­lla­do por sus cap­to­res, que lo ata­ron a la cu­re­ña de un ca­ñón mien­tras se re­ple­ga­ban ha­cia Mar­che­na. Cuan­do el ma­ris­cal Soult tu­vo co­no­ci­mien­to del mal­tra­to, or­de­nó a sus hom­bres que lo desata­sen para que pu­die­ra ser aten­di­do de sus he­ri­das. Los bri­tá­ni­cos se habían ins­ta­la­do en Al­ca­lá de Gua­daí­ra para to­mar alien­to y, cuan­do el du­que de We­lling­ton tu­vo noticia de la cap­tu­ra de Dow­nie, ini­ció una se­rie de ges­tio­nes para con­se­guir su li­be­ra­ción. Fi­nal­men­te, el ofi­cial es­co­cés fue can­jea­do por cien­to cin­cuen­ta sol­da­dos fran­ce­ses.

Tras su pues­ta en li­ber­tad, Dow­nie di­ri­gió a los pe­rió­di­cos El Con­ci­so y El Re­dac­tor ge­ne­ral, pu­bli­ca­cio­nes edi­ta­das en Cá­diz,

sen­das car­tas en las que agra­de­cía al pue­blo ga­di­tano y al ma­dri­le­ño sus mues­tras de ca­ri­ño. En una de ellas se pre­sen­ta­ba a sí mis­mo co­mo un hom­bre que a pe­sar de ha­ber na­ci­do en Es­co­cia “se glo­ria en ser con to­do su co­ra­zón el más fiel es­pa­ñol”. El aven­tu­re­ro es­co­cés ha­cía tiem­po que ha­bía de­ja­do de lla­mar­se “John” para res­pon­der al nom­bre de Juan Dow­nie. Res­ta­ble­ci­do de sus he­ri­das, se de­jó ver lu­cien­do un par­che en su ojo de­re­cho y ex­hi­bien­do con or­gu­llo las ci­ca­tri­ces de gue­rra que de­for­ma­ban su ros­tro.

Des­de en­ton­ces has­ta el fi­nal de la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia, Dow­nie desa­rro­lló una ac­ti­va pro­duc­ción epis­to­lar. En sus mi­si­vas re­cla­ma­ba a las au­to­ri­da­des re­com­pen­sas y re­co­no­ci­mien­tos para los hom­bres que habían ser­vi­do a su la­do o ex­pre­sa­ba su opi­nión so­bre la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca que se vi­vía en España. Fi­jó su re­si­den­cia en Se­vi­lla, en don­de ejer­ció co­mo cón­sul bri­tá­ni­co. El re­co­no­ci­mien­to a su la­bor no se hi­zo es­pe­rar. En 1814 fue nom­bra­do Alcaide de los Reales Al­cá­za­res y Ata­ra­za­nas se­vi­lla­nos y el 27 de ju­lio de 1815 fue as­cen­di­do a ma­ris­cal de cam­po. AB­SO­LU­TIS­TA CON­VEN­CI­DO El 22 de mar­zo de 1814 re­gre­só a España Fer­nan­do VII. Su lle­ga­da de­frau­dó las ex­pec­ta­ti­vas de cam­bio po­lí­ti­co an­sia­das por los sec­to­res li­be­ra­les, ya que el so­be­rano se apre­su­ró a de­ro­gar el tex­to cons­ti­tu­cio­nal, res­tau­ran­do el ab­so­lu­tis­mo y des­en­ca­de­nan­do una du­ra re­pre­sión con­tra sus opo­nen­tes po­lí­ti­cos.

El aven­tu­re­ro es­co­cés ha­cía tiem­po que ha­bía de­ja­do de lla­mar­se “John” para res­pon­der al nom­bre de Juan Dow­nie

En ese con­tex­to, Juan Dow­nie de­ci­dió per­ma­ne­cer leal a Fer­nan­do VII.

El pro­nun­cia­mien­to de Rie­go fue la chis­pa que ini­ció una reac­ción en ca­de­na que obli­ga­ría a Fer­nan­do VII a di­ri­gir un Ma­ni­fies­to, en el que el mo­nar­ca mos­tra­ba su supuesto apo­yo al tex­to cons­ti­tu­cio­nal. Se ini­ció en­ton­ces el Trie­nio Li­be­ral, eta­pa du­ran­te la cual en­tró de nue­vo en vi­gor la Cons­ti­tu­ción de 1812. Los que habían ma­ni­fes­ta­do su fi­de­li­dad al rey se en­con­tra­ron de pron­to en una in­có­mo­da si­tua­ción.

La ame­na­za de los Cien Mil Hi­jos de San Luis lle­vó a las Cor­tes li­be­ra­les a tras­la­dar a Fer­nan­do VII has­ta Cá­diz, re­duc­to del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo. En una de las eta­pas del via­je, que el mo­nar­ca lle­gó a des­cri­bir co­mo un cau­ti­ve­rio, se de­tu­vie­ron en Se­vi­lla, don­de el im­pul­si­vo Dow­nie iba a pro­ta­go­ni­zar un in­ten­to para li­be­rar al rey. ÚL­TI­MOS AÑOS A prin­ci­pios de ju­nio el es­co­cés pu­bli­có y dis­tri­bu­yó por to­da la ciu­dad ejem­pla­res de tres pro­cla­mas di­fe­ren­tes con las que pre­ten­dió mo­vi­li­zar a sus com­pa­ñe­ros de ar­mas y al pue­blo sevillano. Dow­nie lle­gó a ela­bo­rar un plan para se­cues­trar a la fa­mi­lia real y po­ner­la a salvo en Gi­bral­tar, lo que fue des­car­ta­do por el pro­pio Fer­nan­do VII. Des­cu­bier­tas sus in­ten­cio­nes, Dow­nie y sus cóm­pli­ces fue­ron de­te­ni­dos el 11 de ju­nio de 1823 por las au­to­ri­da­des y en­ce­rra­dos en las maz­mo­rras del cas­ti­llo de San­ta Ca­ta­li­na. Cuan­do Fer­nan­do VII ocu­pó de nue­vo el trono en Ma­drid, se pro­du­jo una res­tau­ra­ción ab­so­lu­tis­ta. Sus par­ti­da­rios pre­sos du­ran­te el Trie­nio Li­be­ral re­cu­pe­ra­ron la li­ber­tad, en­tre ellos Juan Dow­nie, que sa­lió de la cár­cel el 1 de oc­tu­bre de 1823, sien­do res­ti­tui­do en su car­go de Alcaide de los Reales Al­cá­za­res. En la ca­pi­tal se­vi­lla­na si­guió pres­tan­do va­lio­sos ser­vi­cios a la mo­nar­quía y, en re­co­no­ci­mien­to, el 15 de di­ciem­bre de 1823 fue con­de­co­ra­do con la Gran Cruz de San Fer­nan­do, dis­tin­ción que se unió a la Cruz de la Or­den de Car­los III que ya po­seía.

A pe­sar de es­tos ho­no­res, Dow­nie nun­ca dis­fru­tó de una ele­va­da po­si­ción eco­nó­mi­ca. La es­pa­da de Pi­za­rro fue el bien más va­lio­so que con­ser­vó has­ta el fi­nal de sus días. Con­ver­ti­do en ca­tó­li­co, este es­co­cés de na­ci­mien­to y sevillano de adop­ción mu­rió el 5 de ju­nio de 1826. Tras su fa­lle­ci­mien­to, Fer­nan­do VII dio ins­truc­cio­nes para que los es­ca­sos bie­nes he­re­da­dos por su viu­da, Ag­nes Gib­son, no fue­ran em­bar­ga­dos.

Con el pa­so del tiem­po su nom­bre ca­yó en el ol­vi­do. Su vin­cu­la­ción con el Rey Fe­lón eclip­só para los es­pa­ño­les sus mé­ri­tos en los campos de batalla, y, en este sen­ti­do, no hay en Ex­tre­ma­du­ra ni An­da­lu­cía un mo­nu­men­to o pla­ca que re­cuer­den la me­mo­ria de este hé­roe de la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia.

La es­pa­da de Pi­za­rro, el ar­ma que en tan­tas oca­sio­nes blan­dió en el trans­cur­so de los com­ba­tes con­tra los fran­ce­ses, se ex­hi­be ac­tual­men­te en la Real Ar­me­ría del Pa­la­cio Real de Ma­drid.

Re­tra­to de sir John Dow­nie en The Stir­ling Smith Art Ga­llery & Mu­seum (Es­co­cia).

So­bre es­tas lí­neas, re­tra­tos del ge­ne­ral sir John Moo­re, a la iz­quier­da, y el Du­que de We­lling­ton, a la de­re­cha, que no apro­ba­ba la con­fra­ter­ni­za­ción de Dow­nie con los es­pa­ño­les.

El li­na­je de Dow­nie se re­mon­ta a la épo­ca del lí­der de la in­de­pen­den­cia de Es­co­cia, Wa­lla­ce.

Arri­ba, el ju­ra­men­to de las tro­pas del Mar­qués de la Ro­ma­ña, obra de Ma­nuel Cas­te­llano de 1850.

La batalla de Se­vi­lla, de Wi­lliam Heath, re­crea este en­fren­ta­mien­to, que se desa­rro­lló el 27 de agos­to de 1812.

Na­po­león se­gún el pin­cel de Louis Da­vid.

Ni­co­las Jean-de-Dieu Soult di­ri­gió a los fran­ce­ses en la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia.

Ba­jo es­tas lí­neas, Fer­nan­do VII y, a la de­re­cha, los Cien Mil Hi­jos de san Luis en Bi­da­soa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.