“Felipe VI ha eli­mi­na­do sím­bo­los iden­ti­fi­ca­dos con la dic­ta­du­ra”

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES -

La So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ve­xi­lo­lo­gía (www. ve­xi­lo­lo­gia.org) es el pun­to de en­cuen­tro para to­dos los aman­tes de las ban­de­ras. Fun­da­da en 1977, su con­gre­so anual, que este año se desa­rro­lla­rá en­tre los días 18 y 19 de oc­tu­bre en Pon­fe­rra­da, siem­pre de­pa­ra al­gu­na sor­pre­sa a los in­ves­ti­ga­do­res. Na­die co­mo Jo­sé Ma­nuel Er­bez, su Se­cre­ta­rio, para re­su­mir las in­ten­cio­nes de nues­tro ar­tícu­lo. Es­to es lo que nos ha con­ta­do…

P- ¿Cuál es la ban­de­ra que más tiem­po ha re­pre­sen­ta­do a España?

R- Si pres­cin­di­mos de los di­fe­ren­tes es­cu­dos que se han co­lo­ca­do so­bre ella, no ca­be du­da de que la ban­de­ra que ha re­pre­sen­ta­do a España co­mo na­ción du­ran­te más tiem­po ha si­do la ro­ji­gual­da, es de­cir, la ac­tual. Aun­que ori­gi­nal­men­te no fue crea­da co­mo ban­de­ra “na­cio­nal”, sino para ser usa­da por los bar­cos de la Ma­ri­na de Gue­rra y las for­ti­fi­ca­cio­nes cos­te­ras, se pue­de de­cir que re­pre­sen­ta a España des­de su crea­ción en 1785 has­ta nues­tros días, sin más in­te­rrup­ción que los años de la II Re­pú­bli­ca. An­tes de 1785 podemos ha­blar de sím­bo­los que de al­gu­na for­ma re­pre­sen­ta­ban a España, co­mo el co­lor ro­jo, la Cruz de Bor­go­ña o las ban­de­ras blan­cas del ejér­ci­to bor­bó­ni­co, pe­ro en nin­gún ca­so se pue­den equi­pa­rar en cuan­to a sig­ni­fi­ca­do con la en­se­ña que lleva más de 120 años re­pre­sen­tan­do a nues­tro país.

“En los círcu­los re­pu­bli­ca­nos del si­glo XIX sur­gió la idea de que la ro­ji­gual­da era un em­ble­ma de la Mo­nar­quía”

P- ¿Quién se con­si­de­ra el “pa­dre” crea­ti­vo de la ac­tual ban­de­ra de España?

R- Tra­di­cio­nal­men­te se le asig­na a Car­los III este ho­nor, aun­que en reali­dad él eli­gió en­tre do­ce di­se­ños pre­vios. No sa­be­mos si di­chos di­se­ños se­rían obra del mis­mo mi­nis­tro Antonio Val­dés o –co­sa más pro­ba­ble– de al­gún des­co­no­ci­do fun­cio­na­rio. Se ha es­pe­cu­la­do mu­cho so­bre los mo­ti­vos que lle­va­ron a Car­los III a ele­gir es­tos co­lo­res, y se han bus­ca­do ex­pli­ca­cio­nes sim­bó­li­cas, co­mo que el ama­ri­llo re­pre­sen­ta el oro del Im­pe­rio y el ro­jo la san­gre de­rra­ma­da. Tam­bién se ha afir­ma­do, con bas­tan­te más fun­da­men­to, que el rey te­nía pre­sen­te que el ro­jo y el ama­ri­llo son los co­lo­res do­mi­nan­tes en los es­cu­dos de Cas­ti­lla, Ara­gón y Na­va­rra, y se ha su­ge­ri­do que el mo­de­lo ele­gi­do su­po­nía una com­bi­na­ción de los co­lo­res ara­go­ne­ses con el escudo cas­te­llano.

P- ¿Qué su­pu­so el Real De­cre­to del 13 de oc­tu­bre de 1843 para su evo­lu­ción?

R- El de­cre­to ex­po­ne la ne­ce­si­dad de su­pri­mir las di­fe­ren­cias en­tre la ban­de­ra na-

cio­nal y las par­ti­cu­la­res de los cuer­pos del Ejér­ci­to. De este mo­do, la ban­de­ra ro­ji­gual­da pa­sa­ba de ser ex­clu­si­va de la Ma­ri­na de Gue­rra a ser co­mún para to­das las fuer­zas ar­ma­das, a la vez que re­ci­bía el re­co­no­ci­mien­to ofi­cial de ban­de­ra na­cio­nal. Du­ran­te los tur­bu­len­tos tiem­pos de la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia y del rei­na­do de Fer­nan­do VII (1814-1833) la con­fu­sión y otras cir­cuns­tan­cias im­pi­die­ron la uni­fi­ca­ción de las en­se­ñas. Sin em­bar­go, los co­lo­res ro­jo y ama­ri­llo se fue­ron im­po­nien­do co­mo los re­pre­sen­ta­ti­vos de la na­ción es­pa­ño­la.

P- ¿A qué se de­be el co­lor mo­ra­do de la ban­de­ra re­pu­bli­ca­na?

R- A lo lar­go del si­glo XIX fue sur­gien­do en­tre al­gu­nos círcu­los re­pu­bli­ca­nos la idea de que la ban­de­ra ro­ji­gual­da era el sím­bo­lo de la Mo­nar­quía, y co­men­za­ron a pro­pug­nar una en­se­ña al­ter­na­ti­va que, en su opi­nión, re­pre­sen­ta­ba de mo­do más ca­bal a to­dos los pue­blos de España. Es­ta ban­de­ra aña­día al ro­jo y al ama­ri­llo el mo­ra­do, con­si­de­ra­do (erró­nea­men­te) co­mo el co­lor del “Pen­dón de Cas­ti­lla”. En reali­dad, el co­lor de Cas­ti­lla ha si­do siem­pre el ro­jo en su to­na­li­dad car­me­sí, es de­cir, un tono in­ten­so, más bien os­cu­ro. Pro­ba­ble­men­te, el he­cho de que este co­lor, con el tiem­po, tien­da a de­gra­dar­se ha­cia to­na­li­da­des más azu­la­das hi­cie­ra que mu­chas ban­de­ras o es­tan­dar­tes cas­te­lla­nos aca­ba­ran pa­re­cien­do de co­lor mo­ra­do. Este co­lor se aso­ció al mo­vi­mien­to de los Co­mu­ne­ros, que en­tre 1520 y 1522 se re­be­la­ron con­tra Car­los V, y a los que la ima­gi­na­ción ro­mán­ti­ca con­vir­tió en pre­cur­so­res de las re­vo­lu­cio­nes li­be­ra­les. A pe­sar de ello, la pro­cla­ma­ción de la Pri­me­ra Re­pú­bli­ca no su­pu­so un cam­bio en la ban­de­ra na­cio­nal, que si­guió sien­do la bi­co­lor, aun­que al escudo se le su­pri­mió la co­ro­na real.

P- ¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les no­ve­da­des en el guion y el es­tan­dar­te de Felipe VI?

R- La no­ve­dad más im­por­tan­te y vi­si­ble ha si­do la re­cu­pe­ra­ción del co­lor ro­jo car­me­sí para el pa­ño, vol­vien­do así a la tra­di­ción que ha­bía si­do in­te­rrum­pi­da por Isa­bel II, quien adop­tó pre­ci­sa­men­te el co­lor mo­ra­do, y rom­pien­do con la lí­nea ini­cia­da por Juan Car­los I al adop­tar el azul. Por otra par­te, Felipe VI eli­mi­na de su escudo la Cruz de Bor­go­ña, el yugo y las fle­chas usa­dos por su pa­dre, em­ble­mas que, aun­que vin­cu­la­dos a la tra­di­ción de la mo­nar­quía es­pa­ño­la, es­ta­ban de­ma­sia­do iden­ti­fi­ca­dos con la sim­bo­lo­gía po­lí­ti­ca del ré­gi­men de Fran­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.