La con­tra ar­ma­da in­gle­sa

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA MODERNA -

EN 1589, ISA­BEL or­ga­ni­zó una gran flo­ta con el ob­je­ti­vo de des­truir los res­tos na­va­les his­pa­nos, con­cen­tra­dos en su ma­yo­ría en San­tan­der. Sin em­bar­go, la rei­na una vez más, es­ca­sa de fon­dos, co­me­tió el error de or­ga­ni­zar la ex­pe­di­ción co­mo una em­pre­sa pri­va­da en bus­ca de bo­tín, en lu­gar de fi­nan­ciar­la con el pro­duc­to de sus im­pues­tos, y la flo­ta in­gle­sa que­dó al man­do de Dra­ke, que con­cen­tró has­ta 180 na­ves, de ellas 66 gran­des bu­ques de gue­rra, y 19.000 sol­da­dos, es de­cir, una flo­ta ma­yor que la Ar­ma­da In­ven­ci­ble. Sin em­bar­go, en lu­gar de ata­car San­tan­der, ca­ye­ron so­bre La Co­ru­ña, don­de fue­ron du­ra­men­te re­cha­za­dos. Fi­nal­men­te, fra­ca­sa­ron en su in­ten­tó de su­ble­var Por­tu­gal con­tra España, ya que tras des­em­bar­car en Pe­ni­che las tro­pas in­va­so­ras fue­ron diez­ma­das en su avan­ce a Lis­boa, por­que Dra­ke no se atre­vió a re­mon­tar elTa­jo para apo­yar­les. En su re­ti­ra­da a In­gla­te­rra, Mar­tín de Pa­di­lla fue si­guién­do­les con 18 ga­le­ras, apro­ve­chan­do los mo­men­tos de cal­ma chi­cha, en los que la au­sen­cia de vien­to ha­ce que los ve­le­ros que­den in­de­fen­sos fren­te a la mo­vi­li­dad de los re­mos de las ga­le­ras, para ata­car­les por la po­pa. Al fi­nal, tras fra­ca­sar an­te las Azo­res de nue­vo, Dra­ke re­gre­só con só­lo 102 na­ves y 13.000 hom­bres se­gún un in­for­me ofi­cial fe­cha­do en sep­tiem­bre. Es de­cir, per­dió 48 na­ves (ca­tor­ce en com­ba­te) y trein­ta más de­ser­ta­ron, por lo que el desas­tre bri­tá­ni­co, aun­que si­len­cia­do, su­peró con cre­ces al es­pa­ñol de la Gran Ar­ma­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.