El rey que ves­tía de ne­gro

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES - SE­GÚN AL­GU­NOS, FE­LI­PE II

no ves­tía de ne­gro por aus­te­ri­dad sino por­que el ne­gro era el color del pla­ne­ta Sa­turno con el que se sen­tía iden­ti­fi­ca­do el mo­nar­ca y és­ta era una for­ma de atraer sus efec­tos be­ne­fi­cio­sos. Sea o no cier­ta es­ta afir­ma­ción, el ca­so es que a su muer­te Fe­li­pe con­ta­ba con has­ta 200 tra­ta­dos de ma­gia y as­tro­lo­gía. Con tan ele­va­do nú­me­ro de li­bros prohi­bi­dos, Fe­li­pe II se vio obli­ga­do a crear un al­ma­cén es­pe­cial para la cus­to­dia de los mis­mos, de mo­do que nin­guno fue­ra des­trui­do y pu­die­ra ser con­sul­ta­do en ca­so de ne­ce­si­dad a pe­sar de la cen­su­ra de la In­qui­si­ción.Y aun­que su re­la­ción con es­tas pseu­do­cien­cias era un po­co con­tra­dic­to­ria ya que el rey se di­ver­tía lle­van­do la con­tra­ria a todo ti­po de su­pers­ti­cio­nes desafián­do­las de for­ma ex­pre­sa para com­pro­bar di­rec­ta­men­te que no te­nían nin­gún efecto en su vi­da, el ca­so es que lle­gó a en­car­gar has­ta cin­co ho­rós­co­pos. Uno de ellos, he­cho en 1550 por el ma­go ale­mán Ma­teo Ha­co, le acom­pa­ñó en su dor­mi­to­rio has­ta su muer­te, ya que le impactaron al­gu­nas de las pre­dic­cio­nes he­chas por él en las que acer­tó, co­mo que só­lo dos de sus hi­jos lle­ga­rían a adul­tos. Por otro la­do, el te­cho de la bi­blio­te­ca de El Es­co­rial in­clu­ye en uno de los fres­cos de Pe­lle­grino Ti­bal­di una alu­sión a la As­tro­lo­gía co­mo cien­cia y en ella se mues­tra la po­si­ción de las es­tre­llas en la bó­ve­da ce­les­te en el mo­men­to en que na­ció el rey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.