¡Por Dios!, una mu­jer abogado de­fen­sor

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES - Por Fernando Rue­da

ABOGADO O ABO­GA­DA. El 30 de abril de 1925, sin du­da el tér­mino uti­li­za­do fue el mas­cu­lino, a na­die se le po­día ocu­rrir uti­li­zar otro, aun­que fue­ra di­ri­gi­do a Victoria Kent, la pri­me­ra mu­jer que de­fen­dió en un tri­bu­nal a un pro­ce­sa­do por un de­li­to. Un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co en una Es­pa­ña en la que la mi­tad de la po­bla­ción ca­re­cía de de­re­cho al vo­to por el he­cho de ser mu­jer.

Era un pri­mer pa­so, qui­zás muy pe­que­ño, pe­ro im­por­tan­te para po­der vi­sua­li­zar en una Es­pa­ña ma­chis­ta el va­lor de cual­quier ciu­da­dano por en­ci­ma de su sexo. Una mu­jer na­ci­da en el seno de una fa­mi­lia ma­la­gue­ña, que ha­bía he­cho sus pri­me­ros es­tu­dios en casa, que ha­bía cur­sa­do Ma­gis­te­rio y se ha­bía tras­la­da­do a Ma­drid para pre­pa­rar­se co­mo abogado, ha­bía des­ta­ca­do por su in­te­li­gen­cia y ca­pa­ci­dad de trabajo, y no ha­bía tar­da­do en osar pre­sen­tar­se en un juz­ga­do, ha­cien­do oí­dos sor­dos a los co­men­ta­rios sor­pre­si­vos de mu­chos hom­bres que pen­sa­ban que su lu­gar es­ta­ba en casa fre­gan­do y lim­pian­do las ca­cas de los hi­jos.

No tar­dó en le­van­tar nue­vas crí­ti­cas por su osa­día. En 1930, hi­zo caer otro mu­ro para que las mujeres pa­sa­ran cuando en­tró en otro mun­do aún más de hom­bres, el de los Con­se­jos de Gue­rra. Con todo su des­par­pa­jo, de­fen­dió a Álvaro Al­bor­noz, miem­bro del Co­mi­té Re­vo­lu­cio­na­rio Re­pu­bli­cano. Y ga­nó.

En los años si­guien­tes, si­guió abrien­do caminos para la igual­dad, es­ta vez en la po­lí­ti­ca. El pre­si­den­te de la República Ni­ce­to Al­ca­lá-Za­mo­ra la de­sig­nó en 1931 directora ge­ne­ral de Pri­sio­nes, y aun­que los acon­te­ci­mien­tos fue­ron muy di­fí­ci­les, de­jó su im­pron­ta a fa­vor del re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos bá­si­cos a los pri­sio­ne­ros. Con la Gue­rra Ci­vil, vino el exi­lio a Pa­rís y lue­go a México.

92 años des­pués de que una mu­jer, Victoria Kent, pi­sa­ra un juz­ga­do co­mo abogado, las mujeres han asen­ta­do su pre­sen­cia en el mun­do del De­re­cho y en otros mu­chos, aun­que to­da­vía hay bas­tan­te ca­mino por an­dar para con­se­guir una igual­dad real. Pe­ro sin ella y otras pre­cur­so­ras, Es­pa­ña no se­ría hoy lo mis­mo. FERNANDO RUE­DA, uno de los pe­rio­dis­tas de in­ves­ti­ga­ción más res­pe­ta­dos del país, es una de las vo­ces más im­por­tan­tes del pro­gra­ma La ro­sa de los vien­tos de On­da Ce­ro. Au­tor de más de una de­ce­na de li­bros, el último de sus tra­ba­jos es El Do­sier del Rey (Ro­ca).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.