Los bra­zos del ca­ñón

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA MEDIEVAL -

CUANDO EL REY EDUAR­DO III de In­gla­te­rra ini­ció los fa­mo­sos si­tios de Crécy y Ca­lais en 1346, al­gu­nos de sus sol­da­dos iban per­tre­cha­dos con unos ca­ño­nes con bra­zo. Las ilus­tra­cio­nes de al­gu­nos ma­nus­cri­tos mues­tran uni­da­des con cu­la­ta en ac­ción. Un fa­mo­so ejem­plo, fe­cha­do ha­cia 1400, pre­sen­ta a un sol­da­do con ar­ma­du­ra que apun­ta con un ejem­plar al tiempo que acer­ca una ba­rra de hie­rro in­can­des­cen­te al fo­gón. En China, los ca­ño­nes de es­te pe­río­do tam­bién se dis­pa­ra­ban uti­li­zan­do una ba­rra de hie­rro con la pun­ta in­can­des­cen­te. A ve­ces se mon­ta­ban va­rias uni­da­des con cu­la­ta so­bre afus­tes y se dis­pa­ra­ba a los enemi­gos que avan­za­ban, igual que se ha­cía con las lan­zas de fue­go. Pe­ro lo más sor­pren­den­te de los pri­me­ros ca­ño­nes eu­ro­peos es su re­du­ci­do ta­ma­ño.

El si­tio de Crécy (1346) asis­tió al desa­rro­llo de los ca­ño­nes de mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.