La in­qui­si­ción de Car­ta­ge­na de In­dias

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA MODERNA -

DO­ÑA LORENZANA DE ACE­RE­TO, mu­jer de An­drés del Cam­po, ve­ci­na de es­ta ciu­dad, de edad de vein­ti­sie­te años. Es­ta rea fue tes­ti­fi­ca­da por diez tes­ti­gos, dos va­ro­nes ma­yo­res y ocho mujeres, la una edad de diez años y las de­más ma­yo­res y los ocho de los di­chos tes­ti­gos cóm­pli­ces y sin­gu­la­res, los cua­les le tes­ti­fi­can que de sie­te años a es­ta par­te en es­ta ciu­dad la di­cha rea ha tra­ta­do con los su­so­di­chos de di­ver­sos he­chi­zos, su­pers­ti­cio­nes y sor­ti­le­gios y par­ti­cu­lar­men­te que la di­cha rea en­se­ñó a uno de los tes­ti­gos la ora­ción de la es­tre­lla, que co­mien­za “Con­jú­ro­te es­tre­lla” y aca­ba “que me le trai­gáis ata­do y ama­rra­do y a mi vo­lun­tad”.Y tam­bién en­se­ñó la di­cha rea al tes­ti­go una ora­ción para traer un hom­bre a su vo­lun­tad, en la cual se in­vo­ca­ban tres de­mo­nios.Y así mis­mo que la di­cha rea en­se­ñó a otro de los di­chos tes­ti­gos la ora­ción de la es­tre­lla. Y así mis­mo le tes­ti­fi­can que la di­cha rea hi­zo la ora­ción del “se­ñor de la ca­lle”, para atraer a un hom­bre a su vo­lun­tad y que he­cho el di­cho con­ju­ro ha­bía ve­ni­do el hom­bre a quien lla­ma­ba en ella y que en­se­ñó la di­cha rea otra ora­ción a uno de los tes­ti­gos, que co­mien­za “Fu­lano, bra­vo es­táis co­mo un león” y que era bue­na para di­cha en la ca­ra y que la di­cha real di­jo a uno de los tes­ti­gos que ella ha­bía he­cho con­ju­ros lla­man­do los de­mo­nios en pre­sen­cia de cier­ta per­so­na ya di­fun­ta y así mis­mo que la di­cha rea ha­bía apren­di­do un re­me­dio de unas ave­lla­nas, con que se ha­cía un he­chi­zo, sa­can­do san­gre del de­do del co­ra­zón y ha­cien­do en ca­da uno de ellos una cruz y así mis­mo le tes­ti­fi­can que ha­bía en­via­do una ca­be­za de asno a ade­re­zar, para dar a su ma­ri­do los se­sos y que ha­bía he­cho la suer­te del agua y la suer­te del de­da­zo, con las ben­di­cio­nes y con­ju­ros, que en ella se di­cen y que así mis­mo ha­bía he­cho he­chi­zos con una ca­la­ve­ra del di­fun­to, ha­cién­do­la pol­vos para dár­se­los a su ma­ri­do he hi­zo que uno de los di­chos tes­ti­gos, he­chi­ce­ro, los ade­re­za­se y ben­di­je­se.Y tam­bién que la di­cha rea ha­bía he­cho un mu­ñe­co con pier­nas y bra­zos y le pu­so una ven­da ata­da al cuer­po y lo en­vió al di­cho he­chi­ce­ro para que lo ade­re­za­se y que ele di­cho he­chi­ce­ro le dio a la di­cha rea un po­co de acei­te,

di­cien­do que era óleo san­to y que la rea se apro­ve­chó de él, un­tán­do­se la ca­ra para que un ami­go que se ha­bía enoja­do, vol­vie­se a su amis­tad des­ho­nes­ta.

Y así mis­mo la di­cha rea ha­bía en­se­ña­do al di­cho he­chi­ce­ro mu­chas ora­cio­nes su­pers­ti­cio­nes y ma­las y que ha­bía en­via­do por yer­bas para dar­las a su ma­ri­do y que ha­bía ofre­ci­do dá­di­vas al di­cho he­chi­ce­ro, por­que ma­ta­se al di­cho su ma­ri­do y que tam­bién la di­cha rea ha­bía da­do unos pol­vos bue­nos para que los echa­se en la comida de su ma­ri­do y que la di­cha rea dio a co­mer a uno de los tes­ti­gos y a su ma­ri­do unas be­ren­je­nas y que en aca­bán­do­las de co­mer, am­bos dos ha­bían es­ta­do muy ma­los y que los que le veían el hós­ti­go le de­cían que se iba mu­rien­do y así se san­gró muy apri­sa.

Es­ta rea fue pre­sa en las cár­ce­les co­mu­nes de es­ta In­qui­si­ción en vein­tio­cho días del mes de enero de mil y seis cien­tos y tre­ce y en el di­cho día se man­dó lle­var a las se­cre­tas por­que la di­cha rea pi­dió com­pa­ñía y otras ra­zo­nes que mo­ti­vó a los se­ño­res in­qui­si­do­res y por no ser las co­mu­nes ha­bi­ta­bles y es­tar a vis­ta de to­da la pla­za y que en ellas le dio mal al co­ra­zón y an­tes de ser pre­sa se lla­mó a la di­cha rea a es­te San­to Ofi­cio y de­ba­jo de ju­ra­men­to de­cla­ró que ella ha­bía he­cho una con­fe­sión en es­te San­to Ofi­cio so­bre osas de he­chi­zos y su­pers­ti­cio­nes, de su vo­lun­tad, lue­go que vino a es­ta ciu­dad es­te San­to Ofi­cio y que no sa­bía, ni ha­bía en­ten­di­do, ni oí­do de­cir, que ella hu­bie­se si­do de­nun­ciad, ni tes­ti­fi­ca­da an­te al­gu­nos jue­ces ecle­siás­ti­cos o se­cu­la­res, de los he­chi­zos que con­fe­só en es­te San­to Ofi­cio y que ella no se ha­bía de­fe­ri­do ni con­fe­sa­do an­te nin­gu­nas jus­ti­cias, de las di­chas co­sas, ni de otras.Y en la pri­me­ra au­dien­cia que con ella se tu­vo, en pos­tre­ro del di­cho mes, se re­mi­tió a sus con­fe­sio­nes y en las de­más fue con­fe­san­do ora­cio­nes y con­ju­ros y otros mu­chos he­chi­zos que ha­bía he­cho para sus pre­ten­sio­nes y ma­los fi­nes y lo mis­mo responde. A la acu­sa­ción del fis­cal y pu­bli­ca­ción de los tes­ti­gos hi­zo de­fen­sas de que an­te el pro­vi­sor de es­ta ciu­dad, ha­bía cua­tro años an­tes que es­te San­to Ofi­cio se fun­da­se, se con­fe­só de los he­chi­zos y su­pers­ti­cio­nes que aho­ra con­fie­sa y que, aun­que de­ba­jo de ju­ra­men­to di­jo en es­te San­to Ofi­cio que no ha­bía con­fe­sa­do an­te juez al­guno las he­chi­ce­rías, la ver­dad era que las ha­bía con­fe­sa­do y que la ha­bía man­da­do pa­gar cua­tro arro­bas de acei­te para el San­tí­si­mo Sa­cra­men­to.Y exa­mi­na­do, el di­cho pro­vi­sor di­ce que por el di­cho tiempo, un día lo en­vió lla­mar la di­cha rea y que, ha­bien­do ido, se de­fi­rió an­te él de unas suer­tes y ora­cio­nes que ha­bía he­cho y que, sin es­cri­bir co­sa al­gu­na, le ha­bía di­cho que pa­ga­se can­ti­dad de acei­te para el San­tí­si­mo Sa­cra­men­to y que con es­to la ha­bía re­mi­ti­do a su con­fe­sor.Y así mis­mo ale­gó al­gu­nas ta­chas contra al­gu­nos tes­ti­gos, co­mo más lar­ga­men­te cons­ta a Vues­tra Se­ño­ría por el pro­ce­so que re­mi­ti­mos, que por eso no po­ne más sus con­fe­sio­nes. Con­clu­yó de­fi­ni­ti­va­men­te.

Vis­to en con­sul­ta fue vo­ta­do que la di­cha rea oi­ga una mi­sa en la ca­pi­lla de es­te San­to Ofi­cio, en for­ma de pe­ni­ten­te, y en dos años de des­tie­rro vo­lun­ta­rio de es­ta ciu­dad y su gobernación y en cua­tro mil du­ca­dos para gas­tos de es­te San­to Ofi­cio. Eje­cu­tó­se.

Con­cuer­da con su ori­gi­nal de don­de fue sa­ca­do, que es­tá en el cua­derno de re­la­cio­nes que que­da en la cá­ma­ra del se­cre­to de es­te San­to Ofi­cio, de que doy fe.

Trans­crip­ción de la re­so­lu­ción a fa­vor de la ape­la­ción.

Re­la­ción de la cau­sa de Do­ña Lorenzana de Ace­re­to, que se vo­tó en es­ta In­qui­si­ción de Car­ta­ge­na en 28 de enero de 1613 años

Fa­cha­da del pa­la­cio de la In­qui­si­ción en la ciu­dad caribeña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.