Ya an­tes de la ver­sión ofi­cial...

Historia de Iberia Vieja - - INVESTIGACIÓN -

AUN­QUE PO­DE­RO­SA co­mo la bue­na pro­pa­gan­da, la ver­sión ofi­cial tu­vo di­si­den­tes in­clu­so an­tes de que se ex­pu­sie­ra.Ya des­de el año 1981 em­pe­za­ron a sur­gir opi­nio­nes dig­nas de crédito.

La cur­va de afec­ta­dos ya ha­bía des­cen­di­do has­ta to­car sue­lo, pe­ro ha­bía de­ce­nas de mi­les de per­so­nas aque­ja­das de por vi­da cuando en un artículo pu­bli­ca­do por el dia­rio El País el 23 de sep­tiem­bre de 1981, ti­tu­la­do Una nue­va hi­pó­te­sis por en­ve­ne­na­mien­to por acei­te de colza adul­te­ra­do, los cien­tí­fi­cos Fernando Mon­to­ro y Con­cep­ción Sáenz Laín, ma­ni­fes­ta­ban pú­bli­ca­men­te las pri­me­ras dudas so­bre la ver­sión ofi­cial:

“To­dos es­tos com­pues­tos quí­mi­cos (en­tre ellos la anili­na) no pue­den ser los cau­san­tes de tan­tas muertes en las can­ti­da­des que, su­po­ne­mos, se han in­ge­ri­do. Hay que te­ner en cuen­ta que el acei­te de colza se des­na­tu­ra­li­za aña­dien­do só­lo un 2% de la anili­na, que en el pro­ce­so de re­fino (la­va­do con áci­dos) se eli­mi­na to­da o su ma­yor par­te y que mu­chos de los com­pues­tos da­dos a co­no­cer son pro­ce­den­tes de las im­pu­re­zas pro­pias de la anili­na o de la des­com­po­si­ción de co­lo­ran­tes (no tóxicos a cor­to pla­zo) fa­bri­ca­dos con ella”.

“... La apa­ri­ción brus­ca, ha­cia el mes de ma­yo, de la en­fer­me­dad, así co­mo el que se ha­ya pro­du­ci­do en mu­chos ca­sos por la in­ges­tión de de­ter­mi­na­dos ali­men­tos co­ci­na­dos con el su­pues­ta­men­te acei­te tó­xi­co, des­car­ta, a nues­tro jui­cio, el que los com­pues­tos arriba men­cio­na­dos sean los cau­san­tes ex­clu­si­vos del sín­dro­me tó­xi­co”.

“He­mos exa­mi­na­do los pro­duc­tos que se agre­gan a la colza an­tes de ha­cer la ex­trac­ción del acei­te... Es pre­ci­so ad­ver­tir que para que las in­ves­ti­ga­cio­nes sean sig­ni­fi­ca­ti­vas, ha de ha­cer­se un mues­treo de acei­tes que com­pro­ba­da­men­te pro­ce­dan de fa­mi­lias en las que se han pro­du­ci­do in­to­xi­ca­cio­nes, ya que se es­tán re­co­gien­do mu­chas mues­tras pre­sun­ta­men­te sos­pe­cho­sas de te­ner al­gún ti­po de adul­te­ra­ción, co­mo anili­nas, gra­sas de cer­do, et­cé­te­ra, sus­tan­cias que, aun cuando no de­bie­ran es­tar en un acei­te pu­ro e in­clu­so pue­dan cau­sar al­gún ti­po de en­fer­me­dad, no son las res­pon­sa­bles de es­te sín­dro­me tó­xi­co”.

“... Ur­gi­mos a que las ins­ti­tu­cio­nes y organismos a quie­nes co­rres­pon­de co­la­bo­ren con sus me­dios humanos y téc­ni­cos en es­ta rá­pi­da lu­cha por el des­cu­bri­mien­to del tó­xi­co y su an­tí­do­to”.

La au­tén­ti­ca his­to­ria se es­cri­bió des­pués, cuando se su­po que una enor­me le­gión de mé­di­cos, bió­lo­gos y to­xi­có­lo­gos es­ta­ban en contra de la ver­sión ini­cial des­de que se ma­ni­fes­tó por pri­me­ra vez. Fue­ron si­len­cia­dos. Y, de pa­so, se les im­pi­dió apli­car re­me­dios para sal­var la vi­da y el fu­tu­ro de los mi­les de pa­cien­tes aque­ja­dos por el mal, por­que si eran tra­ta­dos co­mo si fue­ran afec­ta­dos por otro mal, tal tra­ta­mien­to im­pli­ca­ba qui­tar la ra­zón al Go­bierno y a to­dos los que des­de ins­tan­cias ofi­cia­les man­te­nían con fir­me­za la te­sis ofi­cial.

Un nu­tri­do gru­po de pe­rio­dis­tas –de esos que no se sien­tan en pri­me­ra fila en las rue­das de pren­sa y no dan la mano de quie­nes fir­man de­cre­tos y versiones a me­nu­do in­tere­sa­das– in­ves­ti­gó des­de el pri­mer mo­men­to el por­qué del em­pe­ño ofi­cial por ne­gar lo que pa­re­cía evi­den­te en fun­ción de las in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas efec­tua­das al mar­gen del pa­tro­ci­nio ofi­cial. Y es que esas in­ves­ti­ga­cio­nes apun­ta­ban en una di­rec­ción bien dis­tin­ta a la ofi­cial...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.