Ca­ño­nes me­die­va­les

El ca­ñón tras­pa­só las fron­te­ras de China y no tar­dó en re­for­zar las cor­tes de Oc­ci­den­te. Si en el gi­gan­te asiá­ti­co la pól­vo­ra se em­plea­ba tam­bién para fi­nes no mi­li­ta­res, en Eu­ro­pa nun­ca se con­si­de­ra­ron otros usos que no fue­ran los bé­li­cos. Su rá­pi­da prop

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - TONIO AN­DRA­DE

Los his­to­ria­do­res ac­tua­les coin­ci­den de for­ma uná­ni­me en que el ca­ñón fue in­ven­ta­do en China. Sin em­bar­go, es cu­rio­so que los pri­me­ros ves­ti­gios de es­ta pie­za de gue­rra sean es­ca­sos o inexis­ten­tes en las tie­rras que me­dian en­tre China y Eu­ro­pa. En Irán y Asia cen­tral no en­con­tra­mos pruebas de la exis­ten­cia de ar­mas de fue­go has­ta fi­na­les del si­glo XIV. En la In­dia, las pri­me­ras re­fe­ren­cias cla­ras no apa­re­cen has­ta 1442, apro­xi­ma­da­men­te. En Orien­te Me­dio y otras zo­nas is­lá­mi­cas oc­ci­den­ta­les, los pri­me­ros da­tos fia­bles son de las dé­ca­das de 1360 o 1370, si bien al­gu­nas pruebas in­di­can que ha­bía ca­ño­nes en An­da­lu­cía en la dé­ca­da de 1330. Las cró­ni­cas ru­sas no pa­re­cen in­cluir men­cio­nes fia­bles a ar­mas de fue­go has­ta 1382. Tal co­mo se­ña­la Tho­mas All­sen –y no exis­te ma­yor au­to­ri­dad en trans­fe­ren­cia tecnológica me­die­val en to­da Eu­ra­sia–, “en el Oc­ci­den­te la­tino, las pri­me­ras pruebas in­con­tes­ta­bles de la exis­ten­cia de ar­mas de fue­go da­tan de 1326, sor­pren­den­te­men­te un po­co an­tes que en las tie­rras si­tua­das en­tre China [...] y Eu­ro­pa oc­ci­den­tal”.

Sa­be­mos que los ca­ño­nes na­cie­ron en China por­que sus cró­ni­cas, a di­fe­ren­cia de Eu­ro­pa, in­clu­yen men­cio­nes a sus pre­cur­so­res. La lan­za de fue­go, su an­te­pa­sa­do, apa­re­ció en el gi­gan­te asiá­ti­co en los si­glos X u XI y, co­mo he­mos vis­to, se ci­ta una y otra vez en fuen­tes de si­glos pos­te­rio­res. He­mos se­gui­do las di­fe­ren­tes fa­ses de su desa­rro­llo: las pie­zas he­chas pri­me­ro de bam­bú o pa­pel y des­pués de me­tal, así co­mo el au­men­to de su le­ta­li­dad gra­cias a pro­yec­ti­les en lu­gar de chis­pas y lla­mas, has­ta que aca­bó por con­ver­tir­se en un ca­ñón pri­mi­ti­vo.

No se han do­cu­men­ta­do he­chos si­mi­la­res en Eu­ro­pa. El ca­ñón apa­re­ce to­tal­men­te for­ma­do ha­cia 1326. Se­gún Jo­seph Needham, “los lar­gos pre­pa­ra­ti­vos y los ex­pe­ri­men­tos va­ci­lan­tes se lle­va­ron a ca­bo en China, y todo lle­gó al is­lam y Oc­ci­den­te desa­rro­lla­do por com­ple­to, ya fue­ra la lan­za de fue­go o la bom­ba ex­plo­si­va, el cohe­te o la pis­to­la con ca­ñón me­tá­li­co y la bom­bar­da”. Asi­mis­mo, mien­tras que las fór­mu­las de la pól­vo­ra cam­bia­ban de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble en China, con di­fe­ren­tes pro­por­cio­nes de los tres in­gre­dien­tes –ni­tra­to de po­ta­sio, sul­fu­ro y car­bón–, la va­ria­ción de las re­ce­tas eu­ro­peas es mu­cho me­nor. Es­to de­mues­tra la ex­pe­ri­men­ta­ción que tu­vo lu­gar en China, don­de la pól­vo­ra se uti­li­za­ba al prin­ci­pio co­mo ele­men­to in­cen­dia­rio y, más tar­de, co­mo ex­plo­si­vo y pro­pul­sor. Por el con­tra­rio, las fór­mu­las en Eu­ro­pa so­lo di­fe­rían le­ve­men­te de las pro­por­cio­nes idea­les para su uso co­mo ex­plo­si­vo y pro­pul­sor, lo cual in­di­ca que es­ta fue in­tro­du­ci­da co­mo una tec­no­lo­gía ya ma­du­ra.

LA PÓL­VO­RA EN EU­RO­PA

El he­cho de que la pól­vo­ra lle­ga­ra a Eu­ro­pa ya for­mu­la­da para usos mi­li­ta­res

Al­gu­nas pruebas in­di­can que ha­bía ca­ño­nes en An­da­lu­cía en la dé­ca­da de 1330, tras los ex­pe­ri­men­tos rea­li­za­dos en China

se re­fle­ja en que, en la ma­yo­ría de las len­guas del con­ti­nen­te, la mez­cla sue­le co­no­cer­se co­mo un com­pues­to para ca­ño­nes. Mien­tras que los chi­nos la de­no­mi­na­ban “me­di­ci­na de fue­go” y es­tu­dia­ron di­ver­sos usos, tan­to mi­li­ta­res co­mo no mi­li­ta­res, los eu­ro­peos em­pe­za­ron a uti­li­zar­la in­me­dia­ta­men­te y de ma­ne­ra ca­si ex­clu­si­va en la gue­rra, por sus cua­li­da­des ex­plo­si­vas y pro­pul­so­ras. Los orí­ge­nes chi­nos tam­bién que­dan plas­ma­dos en al­gún que otro ves­ti­gio, por ejem­plo, en el he­cho de que un

El he­cho de que los ca­ño­nes via­ja­ran de China a Eu­ro­pa en so­lo cin­cuen­ta años pue­de re­sul­tar mis­te­rio­so

bo­tá­ni­co an­da­luz se re­fi­rie­ra al ni­tra­to de po­ta­sio co­mo “nie­ve china”, mien­tras que en Per­sia se lo co­no­cía co­mo “sal china”. Se­gún un ex­per­to en his­to­ria me­die­val eu­ro­pea, “la pól­vo­ra lle­gó [a Eu­ro­pa] no co­mo un mis­te­rio an­ces­tral, sino co­mo una tec­no­lo­gía mo­der­na bien desa­rro­lla­da, de ma­ne­ra muy si­mi­lar a los pro­yec­tos de “trans­fe­ren­cia tecnológica” del si­glo XX”.

El he­cho de que los ca­ño­nes via­ja­ran de China a Eu­ro­pa en so­lo cin­cuen­ta años pue­de re­sul­tar mis­te­rio­so. In­ven­tos chi­nos an­te­rio­res –co­mo la brú­ju­la, la im­pren­ta y el pa­pel– tar­da­ron años en atra­ve­sar las es­te­pas y los ma­res y echar raí­ces en el Vie­jo Con­ti­nen­te. ¿Por qué se pro­pa­ga­ron tan rá­pi­do los ca­ño­nes? Cu­rio­sa­men­te, los his­to­ria­do­res no han des­cu­bier­to una ru­ta de trans­mi­sión cla­ra. La ma­yo­ría coin­ci­den en que los mon­go­les fue­ron el vec­tor más pro­ba­ble o, sien­do más pre­ci­sos, las nu­me­ro­sas per­so­nas con­tra­ta­das o pro­te­gi­das por es­tos: sol­da­dos, ar­te­sa­nos y mer­ca­de­res. Pe­ro lo que me­jor ex­pli­ca la rapidez de la di­fu­sión de la pól­vo­ra qui­zá sea que te­nía una apli­ca­ción mi­li­tar evi­den­te.

1320, LA FE­CHA CLA­VE

Es muy po­si­ble que nun­ca se­pa­mos con exac­ti­tud cuán­do o cómo lle­ga­ron los ca­ño­nes a Eu­ro­pa, pe­ro lo que es­tá cla­ro es que su­ce­dió ha­cia la dé­ca­da de 1320, que es el mo­men­to en que apa­re­cen las pri­me­ras re­fe­ren­cias inequí­vo­cas en fuen­tes eu­ro­peas. La más fa­mo­sa es una ilus­tra­ción in­clui­da en un ma­nus­cri­to ilu­mi­na­do de 1326-1327: De no­bi­li­ta­ti­bus, sa­pien­tii et pru­den­tiis re­gum [ Acer­ca del es­plen­dor, la sa­bi­du­ría y la pru­den­cia de los re­yes], de Wal­ter de Mi­le­me­te. En ella apa­re­ce lo que sin du­da es un ca­ñón con una gran fle­cha sa­lien­do de él. Un hom­bre ha acer­ca­do un pa­lo lar­go al fo­gón para pren­der­le fue­go. Otra ilus­tra­ción del mis­mo año es bas­tan­te si­mi­lar y pre­sen­ta un ca­ñón, más os­cu­ro y con la mis­ma for­ma, que dis­pa­ra un gru­po de ca­ba­lle­ros. De he­cho, es po­si­ble que am­bos fue­ran di­bu­ja­dos por el mis­mo ar­tis­ta, ya que las dos obras en las que apa­re­cen son de Wal­ter de Mi­le­me­te.

Por la mis­ma épo­ca en que se crea­ron los ma­nus­cri­tos de es­te au­tor, es­tas ar­mas se men­cio­na­ban en un de­cre­to del go­bierno de Flo­ren­cia (febrero de 1326) que en­co­men­da­ba a las au­to­ri­da­des la pro­duc­ción de ca­ño­nes de me­tal con fi­nes de­fen­si­vos. Un do­cu­men­to del año si­guien­te ha­lla­do en la zo­na de Tu­rín di­ce que se pa­gó cier­ta su­ma “por la fa­bri­ca­ción de un ins­tru­men­to o ar­ti­lu­gio crea­do por el fraile Mar­ce­llo para la pro­yec­ción de per­di­go­nes de plo­mo”. Al pa­re­cer, años des­pués, dos ca­ba­lle­ros ale­ma­nes uti­li­za­ron ca­ño­nes en el si­tio de Ci­vi­da­le del Friu­li (1331).

Al­gu­nos in­di­cios de­jan en­tre­ver que los ca­ño­nes eran des­co­no­ci­dos an­tes de la dé­ca­da de 1320, ya que, en 1321, un ve­ne­ciano muy via­ja­do con­fec­cio­nó una ex­haus­ti­va lis­ta con el ar­se­nal que de­bía ser uti­li­za­do en una nue­va cru­za­da en Tie­rra San­ta, y no in­cluía ar­mas de fue­go. Por su­pues­to, la au­sen­cia de pruebas no cons­ti­tu­ye una prue­ba de au­sen­cia, y siem­pre cabe la po­si­bi­li­dad de que sean des­cu­bier­tas nue­vas fuen­tes, pe­ro, por aho­ra, los expertos acep­tan me­dia­dos de

la dé­ca­da de 1320 co­mo la fe­cha en que em­pe­za­ron a uti­li­zar­se los ca­ño­nes en Eu­ro­pa.

EN­TRE FRAN­CIA Y ALE­MA­NIA

Es­tos se pro­pa­ga­ron con rapidez. En 1341, la ciu­dad de Li­lle con­ta­ba con un “maes­tro de ton­noi­re” (un ton­noi­re era un ca­ñón que dis­pa­ra­ba fle­chas). En 1344, la ciu­dad ale­ma­na de Eh­ren­feld te­nía un maes­tro de ar­mas de fue­go ( Fürs­chut­zen), al igual que Ma­gun­cia (Feueurs­chüt­ze). En 1345, Tolosa dis­po­nía de dos ca­ño­nes de hie­rro. En 1346, Aquis­grán po­seía ca­ño­nes de hie­rro for­ja­do que dis­pa­ra­ban fle­chas ( bu­sa fe­rrea ad sa­git­tan­dum to­ni­trum). Ha­cia 1348, la ciu­dad de De­ven­ter te­nía tres dun­re­bus­sen, o ca­ño­nes, y Fránc­fort con­ta­ba con ca­ño­nes que lan­za­ban fle­chas ( büs­zenpy­le).

De­bi­do al rui­do que emi­tían y a su ca­pa­ci­dad le­tal, los ca­ño­nes no tar­da­ron en la­brar­se una fa­ma de ins­tru­men­tos in­fer­na­les. Ha­cia 1344, Pe­trar­ca es­cri­bía:

¿Cómo eran esos pri­me­ros ca­ño­nes eu­ro­peos? Los del ma­nus­cri­to de Mi­le­me­te pa­re­cen ja­rro­nes la­dea­dos y son bul­bo­sos

“Me pre­gun­to si vo­so­tros te­néis tam­bién glo­bos que son pro­pul­sa­dos por la fuer­za de la lla­ma con el ho­rri­ble so­ni­do de un trueno. ¿No bas­ta­ba con la ira de un dios in­mor­tal que bra­ma­ba des­de el cie­lo que el pe­que­ño ser hu­mano –oh, cruel­dad uni­da al or­gu­llo– de­be ru­gir in­clu­so en la Tie­rra? La ira hu­ma­na pre­ten­de imi­tar al trueno, que no pue­de ser imi­ta­do [...] y aquel que ha de ser en­via­do des­de las nu­bes es arro­ja­do aho­ra des­de un ins­tru­men­to in­fer­nal”. Pe­trar­ca com­pa­ra­ba los ca­ño­nes con la pes­te, vi­ru­len­ta y de­ma­sia­do co­mún. En 1344 es­cri­bía: “Es­ta pes­te era con­si­de­ra­da un mi­la­gro has­ta no ha­ce tan­to; aho­ra [...] es tan ha­bi­tual co­mo cual­quier otro ti­po de ar­ma”. Si bien juz­ga­ba el in­ven­to un tan­to arro­gan­te, otros lo con­si­de­ra­ban fran­ca­men­te de­mo­nía­co. El in­glés John Mir­field ha­bla­ba de “ese ins­tru­men­to de gue­rra dia­bó­li­co co­lo­quial­men­te co­no­ci­do co­mo ca­ñón”. Fran­ces­co di Gior­gio Mar­ti­ni creía que el des­cu­bri­mien­to de los ca­ño­nes y la pól­vo­ra no de­bía atri­buir­se “a ac­tos humanos, sino dia­bó­li­cos”. JA­RRO­NES LA­DEA­DOS Y BUL­BO­SOS ¿Cómo eran esos pri­me­ros ca­ño­nes eu­ro­peos? Los del ma­nus­cri­to de Mi­le­me­te fe­cha­do en 1326-1327 pa­re­cen ja­rro­nes la­dea­dos y son bul­bo­sos, con un cue­llo es­tre­cho. Otras re­fe­ren­cias tem­pra­nas in­di­can que esa for­ma era ha­bi­tual. Un do­cu­men­to de 1338 se­ña­la que la ciu­dad de Ruan te­nía un “ja­rro que dis­pa­ra­ba fle­chas de hie­rro con fue­go” ( pot de fer à trai­re ga­rros à feu) y es­ta­ba equi­pa­do con ni­tra­to de po­ta­sio y sul­fu­ro “para que la pól­vo­ra dis­pa­ra­ra las fle­chas an­te­rior­men­te men­cio­na­das”. En aque­lla épo­ca, el tér­mino pot, tan­to en in­glés co­mo en fran­cés, ha­cía referencia a un ob­je­to me­tá­li­co con for­ma de ur­na o bo­te­lla. De he­cho, los al­fa­re­ros o pot­ters, co­mo eran de­no­mi­na­dos en In­gla­te­rra, fi­gu­ra­ban en­tre los pri­me­ros y más des­ta­ca­dos fa­bri­can­tes de ca­ño­nes.

No obs­tan­te, es di­fí­cil ha­cer­se una idea cla­ra de cómo eran los pri­me­ros ca­ño­nes eu­ro­peos, ya que han so­bre­vi­vi­do muy po­cos, so­bre todo en com­pa­ra­ción con China, don­de to­da­vía se con­ser­van mu­chos. Tal vez pue­da atri­buir­se al he­cho de que los ca­ño­nes chi­nos ca­si siem­pre llevan una ins­crip­ción con la fe­cha, al con­tra­rio que los eu­ro­peos, pe­ro, al pa­re­cer, los pri­me­ros fa­bri­ca­dos en Eu­ro­pa no se con­ser­va­ron, pro­ba­ble­men­te por­que no ha­bía tan­tos

Ha lle­ga­do has­ta nues­tros días un ejem­plar eu­ro­peo que pu­do ser pro­du­ci­do mu­cho an­tes de fi­na­les del si­glo XIV: el ca­ñón de Los­hult

co­mo en China. En los ejér­ci­tos Ming de fi­na­les del si­glo XIV ha­bía unos 100.000 ar­ti­lle­ros, al me­nos diez ve­ces más que en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal en el mis­mo pe­río­do. Mien­tras que exis­ten do­ce­nas de ca­ño­nes chi­nos que sin du­da da­tan del si­glo XIV, so­lo po­de­mos si­tuar de ma­ne­ra inequí­vo­ca un ca­ñón eu­ro­peo en ese si­glo, y se ha fe­cha­do en 1399, lo cual es bas­tan­te tar­de. Para en­ton­ces, es­te ti­po de ar­mas ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do un desa­rro­llo con­si­de­ra­ble.

Ha lle­ga­do has­ta nues­tros días un ejem­plar eu­ro­peo que, se­gún la ma­yo­ría de los expertos, fue pro­du­ci­do mu­cho an­tes de fi­na­les del si­glo XIV: el ca­ñón de Los­hult, bau­ti­za­do así por la pa­rro­quia sue­ca don­de fue des­en­te­rra­do por un agri­cul­tor en 1861. Es pe­que­ño, de so­lo nue­ve ki­los, y cor­to, con trein­ta cen­tí­me­tros de lon­gi­tud. Por tan­to, es sor­pren­den­te­men­te pa­re­ci­do tan­to en en­ver­ga­du­ra co­mo en pe­so a los pri­me­ros ca­ño­nes chi­nos, co­mo el de Xa­na­dú de 1298 (de unos seis ki­los y trein­ta y cin­co cen­tí­me­tros). Sin em­bar­go, mien­tras que

Las sae­tas y bo­las eran ca­pa­ces de pe­ne­trar mu­cho me­jor en ca­pas de hie­rro del gro­sor de una ar­ma­du­ra del me­die­vo tar­dío que las fle­chas

los de Yuan son tu­bu­la­res, su ho­mó­lo­go de Los­hult tie­ne una for­ma pa­re­ci­da a los ca­ño­nes que apa­re­cen en la ilus­tra­ción del ma­nus­cri­to de Mi­le­me­te.

El ca­ñón de Los­hult ha si­do ob­je­to de un con­si­de­ra­ble debate. Uno de los in­te­rro­gan­tes es si dis­pa­ra­ba fle­chas co­mo los ca­ño­nes de Mi­le­me­te. Para ave­ri­guar­lo, unos in­ves­ti­ga­do­res con iniciativa cons­tru­ye­ron una ré­pli­ca y la dis­pa­ra­ron en un cam­po de ti­ro de Di­na­mar­ca, uti­li­zan­do pól­vo­ra mez­cla­da a par­tir de re­ce­tas me­die­va­les (pe­ro con in­gre­dien­tes mo­der­nos). Se­gún des­cu­brie­ron, el ar­ma po­día dis­pa­rar tan­to fle­chas co­mo otros pro­yec­ti­les –bo­las de plo­mo, me­tra­lla y frag­men­tos de pe­der­nal– y fun­cio­na­ba sor­pren­den­te­men­te bien. Las sae­tas y bo­las eran ca­pa­ces de pe­ne­trar mu­cho me­jor en ca­pas de hie­rro del gro­sor de una ar­ma­du­ra del me­die­vo tar­dío que las fle­chas dis­pa­ra­das por ar­cos lar­gos de es­ti­lo me­die­val. Ade­más, era más pre­ci­sa de lo es­pe­ra­do y po­día al­can­zar un blan­co fi­jo des­de dos­cien­tos me­tros. No obs­tan­te, los expertos creen que, con to­da pro­ba­bi­li­dad, se uti­li­za­ba en dis­tan­cias cor­tas, ya que el in­te­rior pre­sen­ta sur­cos y ara­ña­zos pro­fun­dos, lo cual in­di­ca que dis­pa­ra­ba me­tra­lla, que era im­pre­ci­sa pe­ro le­tal.

No to­dos los ca­ño­nes eu­ro­peos in­ci­pien­tes eran si­mi­la­res al de Los­hult, es­to es, cor­tos y con as­pec­to de ja­rro. Al­gu­nos se ase­me­ja­ban a la lan­za de fue­go china: un tu­bo de me­tal con una ca­vi­dad en la par­te pos­te­rior para ado­sar una cu­la­ta de ma­de­ra, que se uti­li­za­ba para sos­te­ner el ar­ma y apun­tar. Por ejem­plo, el ca­ñón de Tan­nen­berg, fe­cha­do en 1399, era de es­ta cla­se e in­cluía el ata­ca­dor de ma­de­ra, pe­ro se de­sin­te­gró al que­dar ex­pues­to al ai­re.

La edad de la pól­vo­ra TONIO AN­DRA­DE CRÍ­TI­CA. BARCELONA (2017). 448 PÁGS. 26,90 €.

Ilus­tra­ción que mues­tra a un gue­rre­ro chino me­die­val con un pri­mi­ti­vo ca­ñón de mano.

So­bre es­tas lí­neas, la pri­me­ra ima­gen de la his­to­ria de una lan­za de fue­go, en la es­qui­na su­pe­rior de­re­cha. Da­ta del si­glo X.

El Huo­long­jing, un tra­ta­do mi­li­tar del si­glo XIV com­pi­la­do du­ran­te la di­nas­tía Ming, nos da pis­tas so­bre es­tas ar­mas.

Ci­vi­da­le del Friu­li, en la ac­tual pro­vin­cia ita­lia­na de Udi­ne, fue una de las pri­me­ras ciu­da­des en las que, al pa­re­cer, se uti­li­za­ron ca­ño­nes. Su­ce­dió en el si­tio de la ciu­dad en 1331 por dos ca­ba­lle­ros ale­ma­nes.

A la iz­quier­da, la pri­me­ra re­pre­sen­ta­ción grá­fi­ca de un ca­ñón me­die­val eu­ro­peo, en De No­bi­li­ta­ti­bus Sa­pien­tii Et Pru­den­tiis Re­gum. Arriba, Pe­trar­ca.

Arriba. Un ca­ñón con cu­la­ta eu­ro­pea. Abajo, el cé­le­bre ca­ñón de Los­hult, en el Mu­seo de His­to­ria Sue­ca de Es­to­col­mo.

Re­cons­truc­ción de un ca­ñón de bron­ce, si­mi­lar a los pots me­die­va­les que dis­pa­ra­ban fle­chas de fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.