El fren­te de Teruel

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JA­VIER MARTÍN

Lle­va­ba cha­le­co grue­so y pan­ta­lo­nes, una ca­mi­sa de fra­ne­la, dos jer­séis, una cha­que­ta de la­na, otra de cue­ro, pan­ta­lo­nes de pa­na, cal­ce­ti­nes grue­sos, po­lai­nas, bo­tas, un pe­sa­do ca­po­te, una bu­fan­da, guan­tes fo­rra­dos y go­rro de la­na. No obs­tan­te, tem­bla­ba co­mo una ho­ja”. Uno de los más gran­des escritores del si­glo XX, Geor­ge Or­well, re­cons­truía de es­te mo­do la hon­da im­pre­sión que le de­jó el te­rri­ble frío que su­frió en Ara­gón en el in­vierno de 1937. Lo ha­cía en uno de los tes­ti­mo­nios li­te­ra­rios más so­bre­co­ge­do­res so­bre nues­tra Gue­rra Ci­vil es­cri­tos por au­to­res ex­tran­je­ros, Ho­me­na­je a Ca­ta­lu­ña, pu­bli­ca­do un año des­pués de su ex­pe­rien­cia bé­li­ca. El au­tor bri­tá­ni­co se ha­bía afi­lia­do en las mi­li­cias del Par­ti­do Obre­ro de Uni­fi­ca­ción Mar­xis­ta (POUM) y fue asig­na­do a la Sierra de Al­cu­bie­rre en los pri­me­ros días de 1937. Es­tu­vo en el fren­te de Ara­gón más de un mes. La ma­gia de su plu­ma con­fi­gu­ró una pa­no­rá­mi­ca úni­ca de la tra­ge­dia de nues­tra gue­rra en ge­ne­ral, y, más es­pe­cí­fi­ca­men­te, de la que se vi­vió en el de­ci­si­vo fren­te de Ara­gón. Una his­to­ria gé­li­da con­ta­da con ar­dien­te pa­sión que otros mu­chos su­pie­ron re­la­tar con si­mi­lar acier­to.

Más allá de su in­ne­ga­ble sen­si­bi­li­dad y ca­li­dad li­te­ra­ria, el tes­ti­mo­nio de Or­well des­ta­ca por­que el co­no­ci­do co­mo Fren­te de Ara­gón ejer­ce­rá un va­lor es­tra­té­gi­co de pri­mer orden en el desa­rro­llo de todo el con­flic­to. No en vano, en él se su­ce­de­rá la úni­ca con­quis­ta de una ca­pi­tal de pro­vin­cia por el Ejér­ci­to Po­pu­lar en la Gue­rra Ci­vil.

Pe­ro em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio, y en él ejer­ce un pa­pel fun­da­men­tal la fi­gu­ra del ge­ne­ral Mi­guel Ca­ba­ne­lles, que, a la sa­zón, se con­vir­tió en uno de los ca­be­ci­llas de la su­ble­va­ción de julio del 36 y dis­pu­so el des­plie­gue de tro­pas en puntos cla­ve de Za­ra­go­za y la de­ten­ción de más de 300 pues­tos al­tos del Fren­te Po­pu­lar, en el go­bierno en el mo­men­to del Gol­pe de Es­ta­do. Pron­to Ara­gón –ex­cep­to al­gu­nos es­pa­cios de re­sis­ten­cia en ciu­da­des co­mo Ja­ca– se su­mó al mo­vi­mien­to su­ble­va­do. Pe­ro no tar­da­ron en ras­gar­se las tie­rras ara­go­ne­sas en un em­bro­lla­do jue­go de fron­te­ras sur­gi­do cuando fuer­zas pro­ce­den­tes de Catalunya y Valencia, especialmente miem­bros de la CNT que no pue­den ser con­tro­la­dos por las fuer­zas na­cio­na­les, se aden­tra­ron en te­rri­to­rio ara­go­nés, re­cu­pe­ran­do la mi­tad orien­tal del te­rri­to­rio. Ara­gón que­dó ras­ga­do en dos y las es­ca­ra­mu­zas en­tre los se­gui­do­res de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.