“Al­gu­nas co­sas es me­jor que no se se­pan nun­ca”

Sa­be de­ma­sia­das co­sas. Sa­be so­bre todo. Es la per­so­na me­jor in­for­ma­da del país res­pec­to a todo lo que ocu­rre de puer­tas aden­tro de lo que se cuen­ta. Sa­be que no só­lo tie­ne in­for­ma­ción so­bre las al­can­ta­ri­llas del po­der. Sa­be que po­dría ha­cer tam­ba­lear a má

Historia de Iberia Vieja - - EL PERSONAJE - FERNANDO RUE­DA

El pró­xi­mo 18 de abril el te­nien­te ge­ne­ral An­drés Cas­si­ne­llo cum­pli­rá 90 años, pe­ro pe­se a la edad no ha per­di­do la ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia y el au­ra de pro­fe­sio­nal de las al­can­ta­ri­llas que guar­da se­cre­tos tan gra­ves que si los con­ta­ra ha­ría tem­blar los ci­mien­tos del Es­ta­do. Mu­chos apre­cian los tra­ba­jos se­cre­tos que eje­cu­tó du­ran­te la Tran­si­ción y la pri­me­ra par­te de la de­mo­cra­cia. Otros han pre­fe­ri­do no en­fren­tar­se a él para evi­tar que rescate re­cuer­dos del dis­co du­ro de su ca­be­za que po­drían po­ner pa­tas arriba a mu­chos políticos.

Has­ta el día de hoy, su vi­da ha si­do apa­sio­nan­te. Todo em­pe­zó cuando con­si­guió en 1949 las dos es­tre­llas de seis pun­tas de te­nien­te de In­fan­te­ría del Ejér­ci­to de Tie­rra. Mi­li­tar con in­quie­tu­des, tra­ba­ja­dor sin des­can­so, lis­to y há­bil, hi­zo va­rios cur­sos de esos que sir­ven para mar­car una ca­rre­ra, en­tre ellos el de Ac­ción Psi­co­ló­gi­ca e In­for­ma­ción Con­tra­su­bver­si­va. Le ser­vi­ría para en­con­trar su me­ta pro­fe­sio­nal en la in­for­ma­ción, al­go po­co co­rrien­te en las Fuer­zas Ar­ma­das fran­quis­tas, que va­lo­ra­ba por en­ci­ma de todo los des­ti­nos gue­rre­ros en La le­gión o los co­man­dos es­pe­cia­les.

A fi­na­les de los años 50 y en la si­guien­te dé­ca­da, gra­cias a la in­fluen­cia en Es­pa­ña de los mi­li­ta­res de Es­ta­dos Uni­dos, al­gu­nos pro­fe­sio­na­les es­pa­ño­les em­pe­za­ron a sa­lir fue­ra de nuestras fron­te­ras para par­ti­ci­par en ma­nio­bras y rea­li­zar cur­sos de for­ma­ción. Eran po­cos y es­co­gi­dos por los es­ta­dou­ni­den­ses. Uno de ellos fue Cas­si­ne­llo, que en los años 60 es­tu­vo seis me­ses agre­ga­do a un re­gi­mien­to ame­ri­cano en Ale­ma­nia, país con unas ca­lien­tes fron­te­ras in­te­rio­res que mar­ca­ban la frá­gil se­pa­ra­ción en­tre los enemi­gos en­car­ni­za­dos del Pac­to de Var­so­via y la OTAN.

Tan bien le fue esa ex­pe­rien­cia, que en 1966 le ofre­cie­ron ha­cer un cur­so en la aca­de­mia de éli­te del ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se, re­ser­va­da para unos po­cos mi­li­ta­res y es­pías lo­ca­les y eu­ro­peos. Si hu­bie­ra si­do la­ti­noa­me­ri­cano, ha­bría acu­di­do a la Es­cue­la de las Amé­ri­cas, en Panamá, tris­te­men­te cé­le­bre por ha­ber for­ma­do a cien­tos de mi­li­ta­res que tras re­gre­sar a sus paí­ses par­ti­ci­pa­ron en gol­pes de Es­ta­do y en la re­pre­sión sal­va­je de sus con­ciu­da­da­nos.

FOR­MA­CIÓN EN FORT BRAGG

El en­ton­ces ca­pi­tán Cas­si­ne­llo re­ci­bió ins­truc­ción du­ran­te tres me­ses en el Cen­tro de Gue­rra Es­pe­cial de Fort Bragg, si­tua­do en Ca­ro­li­na del Nor­te, de­pen­dien­te de la Es­cue­la de Ayu­da Mi­li­tar John F. Ken­nedy, es­pe­cia­li­za­da en el desa­rro­llo de la gue­rra psi­co­ló­gi­ca y no con­ven­cio­nal, y en ope­ra­cio­nes de contra in­sur­gen­cia. En­tre los nu­me­ro­sos alum­nos que han es­tu­dia­do en Fort Bragg es­tá Fé­lix Rodríguez, un agen­te de la CIA, que se for­mó en las mis­mas ma­te­rias que él, y que en­tre sus ha­za­ñas es­tá la de or­ga­ni­zar la de­ten­ción y ase­si­na­to del Che Gue­va­ra, ade­más de par­ti­ci­par en nu­me­ro­sas ope­ra­cio­nes de gue­rra su­cia.

Con una Es­pa­ña go­ber­na­da por el dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co, la apli­ca­ción de los co­no­ci­mien­tos apren­di­dos era in­me­dia­ta en la lu­cha contra los opo­si­to­res al ré­gi­men, que al no po­der

ex­pre­sar sus ideas abier­ta­men­te, de­bían re­cu­rrir a la lu­cha clan­des­ti­na. De he­cho, tras re­gre­sar a Ma­drid, lo pri­me­ro que hi­zo fue es­cri­bir un ma­nual ti­tu­la­do Ope­ra­cio­nes de gue­rri­lla y con­tra­gue­rri­lla, con la pre­ten­sión de di­fun­dir en el Ejér­ci­to lo que ha­bía apren­di­do en la aca­de­mia de Fort Bragg. Da­do el mo­men­to po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal de con­fla­gra­ción en­tre los dos blo­ques y la si­tua­ción en Es­pa­ña, el ma­nus­cri­to de­di­ca­ba una par­te im­por­tan­te a la lla­ma­da “sub­ver­sión co­mu­nis­ta”, ca­ta­lo­ga­da co­mo una ame­na­za a la se­gu­ri­dad na­cio­nal por su afán cons­pi­ra­to­rio para cam­biar el mun­do. Re­co­men­da­ba las ac­cio­nes que de­bían lle­var a ca­bo los ór­ga­nos de in­for­ma­ción y el go­bierno para ha­cer fren­te a los de­seos de los co­mu­nis­tas de im­plan­tar su ré­gi­men. Se­gún al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, se tra­ta­ba de un me­ticu­loso re­ce­ta­rio de la re­pre­sión.

Con es­ta for­ma­ción, no es ex­tra­ño que Cas­si­ne­llo fue­ra cap­ta­do en 1968 para for­mar par­te del pri­mer ór­gano de in­te­li­gen­cia na­cio­nal crea­do por el go­bierno, la Or­ga­ni­za­ción Con­tra­su­bver­si­va Na­cio­nal (OCN). Im­pul­sa­da por la ne­ce­si­dad de ha­cer fren­te a las re­vuel­tas que se po­dían pro­du­cir en Es­pa­ña, co­mo trans­fe­ren­cia de las in­quie­tu­des es­tu­dian­ti­les del lla­ma­do Ma­yo fran­cés, se de­di­ca­ron a in­ves­ti­gar a to­dos los mo­vi­mien­tos in­te­rio­res que in­ten­ta­ban po­ner fin a la dic­ta­du­ra.

En 1966 le ofre­cie­ron ha­cer un cur­so en la aca­de­mia de éli­te del ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se, re­ser­va­da para unos po­cos mi­li­ta­res y es­pías lo­ca­les y eu­ro­peos

Cas­si­ne­llo, jun­to con otros com­pa­ñe­ros del SECED, em­pe­zó a man­te­ner re­la­cio­nes con di­ri­gen­tes de par­ti­dos políticos prohi­bi­dos, que lue­go le ayu­da­ría a en­cum­brar cuando se asen­ta­ra la de­mo­cra­cia

Fue su pri­mer con­tac­to con las la­bo­res de es­pio­na­je, don­de apli­có sus co­no­ci­mien­tos y des­ta­có por su buen ha­cer. Su pa­pel fue ad­qui­rien­do im­por­tan­cia has­ta que en 1972 lle­gó el Ser­vi­cio Cen­tral de Do­cu­men­ta­ción (SECED) para sus­ti­tuir a la OCN. El nuevo ór­gano de es­pio­na­je ad­qui­ría ma­yor im­por­tan­cia al de­pen­der del to­do­po­de­ro­so pre­si­den­te del Go­bierno, Luis Ca­rre­ro Blan­co. La gue­rra contra la sub­ver­sión dis­po­nía aho­ra de más me­dios, abar­ca­ba a par­ti­dos, sin­di­ca­tos, mun­do es­tu­dian­til y la Igle­sia, y dis­po­nía de una sec­ción de ope­ra­cio­nes.

El ya co­man­dan­te Cas­si­ne­llo es­tu­vo po­co tiempo. Se en­fren­tó por diferencias de cri­te­rio a su di­rec­tor, el te­nien­te coronel Jo­sé Ig­na­cio San Martín, y op­tó por cam­biar de des­tino, aun­que re­gre­só tras el ase­si­na­to de Ca­rre­ro Blan­co el 20 de di­ciem­bre de 1973, cuando Juan Val­ver­de fue pues­to al fren­te.

Sus vi­ven­cias en el ex­tran­je­ro le ha­bían abier­to a un mun­do que iba más allá del que co­no­cía en Es­pa­ña con la dic­ta­du­ra. Cas­si­ne­llo creía que la muer­te de Fran­co y la lle­ga­da del en­ton­ces prín­ci­pe Juan Car­los a la je­fa­tu­ra del Es­ta­do, de­bía ir acom­pa­ña­da de un aper­tu­ris­mo, que per­mi­tie­ra la li­ber­tad de ac­ción de los par­ti­dos políticos. Aun­que si­guien­do la doc­tri­na es­ta­dou­ni­den­se de la épo­ca, no acep­ta­ba que los co­mu­nis­tas ju­ga­ran en ese terreno de jue­go.

AMI­GOS EN LA PO­LÍ­TI­CA

Cas­si­ne­llo, jun­to con otros com­pa­ñe­ros del SECED, em­pe­zó a man­te­ner

Co­no­cía a to­das las per­so­nas in­flu­yen­tes y pu­do mo­ver­se por las al­can­ta­ri­llas con su­ma dis­cre­ción para que todo avan­za­ra

re­la­cio­nes con di­ri­gen­tes de par­ti­dos políticos prohi­bi­dos, que lue­go le ayu­da­ría a en­cum­brar su ca­rre­ra cuando se asen­ta­ra la de­mo­cra­cia. Uno de los prin­ci­pa­les con­tac­tos lo lle­vó a ca­bo con Fe­li­pe Gon­zá­lez y Al­fon­so Gue­rra, por en­ton­ces dos jó­ve­nes pro­me­sas del so­cia­lis­mo que pe­lea­ban por con­se­guir lle­gar a la cú­pu­la del PSOE. El SECED con­si­de­ró que apos­tar por ellos era la me­jor op­ción para el fu­tu­ro y en­car­ga­ron a Cas­si­ne­llo y a Jo­sé Fau­ra que abrie­ran un hi­lo de co­mu­ni­ca­ción. Es­to per­mi­tió que a pe­sar de las res­tric­cio­nes im­pues­tas por el ré­gi­men para sa­lir del país, el SECED les con­si­guie­ra pa­sa­por­tes para que pu­die­ran viajar a la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Su­res­nes, cer­ca de Pa­rís, para asis­tir al clan­des­tino XIII Con­gre­so, del 11 al 13 de octubre de 1974. Gon­zá­lez y Gue­rra fue­ron au­pa­dos al po­der del par­ti­do y al re­gre­sar a Es­pa­ña acep­ta­ron las fe­li­ci­ta­cio­nes de Cas­si­ne­llo, pe­ro se ne­ga­ron a de­vol­ver los pa­sa­por­tes que les ha­bían con­se­gui­do.

Años des­pués, en el ac­to de im­po­si­ción del fa­jín de, el mi­nis­tro so­cia­lis­ta de In­te­rior, Jo­sé Ba­rrio­nue­vo, re­co­no­ció que ha­bía si­do “el pri­mer con­tac­to con el po­der que tu­vie­ron Fe­li­pe Gon­zá­lez y Al­fon­so Gue­rra en la eta­pa de la Tran­si­ción, ya que el ge­ne­ral ha­bía re­ci­bi­do el en­car­go de co­nec­tar con ‘esos mu­cha­chos’”.

El mis­mo Cas­si­ne­llo re­co­no­ció mu­chos tiempo des­pués en una entrevista con el dia­rio El País que “los par­ti­dos te­nían una enor­me ne­ce­si­dad de mi­li­tan­tes y no­so­tros en­viá­ba­mos to­pos. Hay una anéc­do­ta muy gra­cio­sa en el con­gre­so de un par­ti­do li­be­ral. En­via­mos a un guar­dia ci­vil y le di­ji­mos: Haz­te no­tar. ¡Lo hi­zo tan bien que le que­rían nom­brar se­cre­ta­rio ge­ne­ral!”.

Has­ta la muer­te del dic­ta­dor en 1975 y en los años pos­te­rio­res, Cas­si­ne­llo se de­di­có des­de el SECED al con­trol de la Tran­si­ción y a la res­tau­ra­ción de la mo­nar­quía, lo que le per­mi­tió co­no­cer y tra­tar a la ma­yor par­te de los lí­de­res políticos y sin­di­ca­les del país. En un mo­men­to en que la Po­li­cía to­da­vía les per­se­guía, él y sus com­pa­ñe­ros eran los hom­bres bue­nos que les ayu­da­ban a mo­ver­se por el país sin ser de­te­ni­dos. So­bre to­dos esos lí­de­res se eje­cu­tó la lla­ma­da “Ope­ra­ción Jano”, una in­ves­ti­ga­ción so­bre su vi­da pú­bli­ca y pri­va­da, para co­no­cer todo so­bre ellos, de for­ma que hu­bie­ra in­for­ma­ción que lue­go se­ría uti­li­za­da a su con­ve­nien­cia para “apre­tar­les las tuer­cas” a al­gu­nos si ha­cía fal­ta.

La lle­ga­da a la presidencia del Go­bierno de Adol­fo Suá­rez, la fi­gu­ra cla­ve de la Tran­si­ción, in­clu­yó una ope­ra­ción del SECED para lim­piar­le el ca­mino. Jo­sé Ma­ría de Areilza era uno de los can­di­da­tos a ocu­par el pues­to, pe­ro su per­fil no ter­mi­na­ba de agra­dar al Rey. Agen­tes ope­ra­ti­vos le pin­cha­ron te­lé­fo­nos y le co­lo­ca­ron cá­ma­ras ocul­tas has­ta en­con­trar pis­tas que pu­die­ran obli­gar­le a desis­tir de su pre­ten­sión. Des­cu­brie­ron una le­ja­na amis­tad

Una de las pri­me­ras de­ci­sio­nes de Suá­rez tras ser nom­bra­do pre­si­den­te fue de­sig­nar a Cas­si­ne­llo di­rec­tor del SECED

con una per­so­na cer­ca­na a ETA y una re­la­ción ex­tra­ma­tri­mo­nial. Los dos gran­des pe­ca­dos de la épo­ca: el sexo y el te­rro­ris­mo. El chan­ta­je aca­bó con él.

Una de las pri­me­ras de­ci­sio­nes de Suá­rez tras ser nom­bra­do pre­si­den­te fue de­sig­nar a Cas­si­ne­llo di­rec­tor del SECED. Le co­no­cía des­de ha­cía años, cuando hi­zo en Me­li­lla las prác­ti­cas de al­fé­rez en las mi­li­cias uni­ver­si­ta­rias, don­de co­no­ció a su her­mano Jo­sé.

Su pa­pel du­ran­te el año si­guien­te fue de­ter­mi­nan­te en los pa­sos da­dos para con­se­guir el asen­ta­mien­to de la de­mo­cra­cia. Co­no­cía a to­das las per­so­nas in­flu­yen­tes y pu­do mo­ver­se por las al­can­ta­ri­llas con su­ma dis­cre­ción para que todo avan­za­ra. Ese mis­mo año 1976, en un mo­men­to en que Suá­rez y Fe­li­pe Gon­zá­lez pa­sa­ban por un en­fren­ta­mien­to que les man­te­nía sin ha­blar­se, se pre­sen­tó de im­pro­vi­so en la se­de so­cia­lis­ta y con­si­guió ha­blar con el lí­der del PSOE. No se sa­be cómo, pe­ro con­si­guió con­ven­cer­le de la ne­ce­si­dad de rom­per ba­rre­ras y desatas­có el con­flic­to para que vol­vie­ran a ne­go­ciar. Un pa­pel po­co pro­pio de un di­rec­tor de un ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia.

ENEMI­GOS… ¿ÍN­TI­MOS?

Rom­pien­do con sus pro­pios prin­ci­pios ma­ni­fes­ta­dos por es­cri­tos en 1974, en­ten­dió que era im­pres­cin­di­ble para la de­mo­cra­cia que el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de San­tia­go Ca­rri­llo fue­ra le­ga­li­za­do, para lo que él per­so­nal­men­te ha­bló con los Je­fes de Es­ta­do Ma­yor de los tres Ejér­ci­tos con la in­ten­ción de li­mar as­pe­re­zas y que su­pie­ran lo que Suá­rez iba a ha­cer.

Otra de sus mi­sio­nes fue con­se­guir que el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat en el exi­lio, Jo­sep Ta­rra­de­llas, acep­ta­ra re­gre­sar a Es­pa­ña para dar un es­pal­da­ra­zo al pro­ce­so de­mo­crá­ti­co. Cas­si­ne­llo se fue a ver­le a su casa en Saint Mar­tin le Beau, pró­xi­ma a Pa­rís, don­de ha­bla­ron con de­te­ni­mien­to so­bre la si­tua­ción en Es­pa­ña. Cas­si­ne­llo na­rró una lla­ma­ti­va anéc­do­ta años des­pués: “Man­tu­ve con él una lar­ga entrevista, tan lar­ga que hu­bo un mo­men­to en que le pe­dí ir al ba­ño. En­tré en el ba­ño pe­ro no a ori­nar, sino para dar­le la vuel­ta a la cin­ta de la pe­que­ña gra­ba­do­ra que lle­va­ba ocul­ta y en la que re­gis­tré to­da la entrevista”.

Me­nos de un año y me­dio des­pués de ser nom­bra­do di­rec­tor del SECED, el go­bierno de la UCD creó el Cen­tro Su­pe­rior de In­for­ma­ción de la De­fen­sa (CESID), para cuyo man­do era im­pres­cin­di­ble ser ge­ne­ral. El en­ton­ces te­nien­te coronel Cas­si­ne­llo se que­dó co­mo ase­sor del vi­ce­pre­si­den­te Ma­nuel Gu­tié­rrez Me­lla­do du­ran­te va­rios me­ses, has­ta que que­dó va­can­te la je­fa­tu­ra de la Se­gun­da Sec­ción (In­for­ma­ción) de la Guar­dia Ci­vil, pues­to tras­cen­den­tal en esos mo­men­tos, en el que es­tu­vo 8 años. A par­tir de 1981, su­mó a ese car­go el de sub­di­rec­tor del Man­do Uni­fi­ca­do para la Lu­cha Con­tra­te­rro­ris­ta.

Su trabajo se cen­tró en la per­se­cu­ción de ETA, un trabajo para el que tam­bién se ha­bía pre­pa­ra­do du­ran­te años. Su rendimiento fue tal, que su vie­jo co­no­ci­do Fe­li­pe Gon­zá­lez, cuando lle­gó al pa­la­cio de la Mon­cloa en 1982, le en­co­men­dó la ta­rea de aca­bar con la ban­da.

¿IM­PLI­CA­DO EN LOS GAL?

La lu­cha contra los eta­rras tu­vo en aque­lla épo­ca una zo­na os­cu­ra, que fue la crea­ción de los Gru­pos An­ti­te­rro­ris­tas de Li­be­ra­ción (GAL). Des­de las cloa­cas del Es­ta­do, se lle­vó a ca­bo una gue­rra su­cia que fue re­pu­dia­da por la so­cie­dad es­pa­ño­la. Cas­si­ne­llo siem­pre su­po za­far­se con gran ha­bi­li­dad de las acu­sa­cio­nes que le vin­cu­la­ban con el te­rro­ris­mo de Es­ta­do. El juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal, Bal­ta­sar Gar­zón, le im­pu­tó en la for­ma­ción de un gru­po de los GAL, a raíz de la fa­bri­ca­ción por una uni­dad de la Agru­pa­ción Ope­ra­ti­va de Mi­sio­nes Es­pe­cia­les (AOME) del CESID de dos se­llos de los GAL con su anagra­ma. An­te la fal­ta de pruebas, Gar­zón le desim­pu­tó va­rios años des­pués.

As­cen­di­do a ge­ne­ral en 1984, fue de­sig­na­do jefe del Es­ta­do Ma­yor de la Guar­dia Ci­vil, una ca­rre­ra im­pre­sio­nan­te que él mis­mo hi­zo va­riar de rum­bo cuando en octubre de 1986 ru­bri­có un artículo en el dia­rio ABC ti­tu­la­do “A la se­ño­ría que co­rres­pon­da”, en el que arre­me­tía contra la pren­sa y los par­la­men­ta­rios que ha­bían cri­ti­ca­do con du­re­za la ac­tua­ción de la Guar­dia Ci­vil.

Fue ce­sa­do si­guien­do la ló­gi­ca, pe­ro en lu­gar de que le en­via­ran a un cuar­to os­cu­ro, el Go­bierno de Fe­li­pe Gon­zá­lez le de­sig­nó unos me­ses des­pués co­man­dan­te ge­ne­ral de Ceu­ta, lo que se co­rres­pon­día con su nuevo gra­do de ge­ne­ral de di­vi­sión. Des­de la pla­za más al sur de Es­pa­ña, Cas­si­ne­llo si­guió ayu­dan­do en la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta. Se ha­bía con­ver­ti­do en im­pres­cin­di­ble para aca­bar con esa la­cra. En aque­llos años, cual­quier otro mi­li­tar de los que die­ron la cam­pa­na­da sa­lién­do­se pú­bli­ca­men­te de los mar­ca­do por el Go­bierno, no ter­mi­nó tan bien co­mo él. Cas­si­ne­llo no so­lo era muy bueno en su trabajo, sino que mu­chos creían que sa­bía de­ma­sia­do co­mo para en­fren­tar­se a él.

El ob­je­ti­vo de todo mi­li­tar del Ejér­ci­to cuando en­tra en la Aca­de­mia Ge­ne­ral Mi­li­tar es lle­gar a te­nien­te ge­ne­ral. Cas­si­ne­llo lo lo­gró. A pe­sar de las crí­ti­cas po­lí­ti­cas, que no ol­vi­da­ban su al­da­bo­na­zo cri­ti­cán­do­les y sus gue­rras en las cloa­cas, en abril de 1988 fue pro­mo­vi­do al pues­to de te­nien­te ge­ne­ral y des­ti­na­do al man­do de la Re­gión Mi­li­tar Pi­re­nai­co Oc­ci­den­tal, don­de se ju­bi­ló tres años des­pués.

Es el mi­li­tar y es­pía que guar­da to­dos los se­cre­tos de los úl­ti­mos años. Ape­nas se sa­be na­da de él. En 2008 se le vio de nuevo por el Pa­la­cio de la Mon­cloa…

El te­nien­te ge­ne­ral An­drés Cas­si­ne­llo, el hom­bre que sa­be de­ma­sia­do.

La com­pli­ci­dad ini­cial en­tre el rey Juan Car­los y Suá­rez fue de­ci­si­va para im­pul­sar laT­ran­si­ción.

El con­gre­so de Su­res­nes re­for­mu­ló la orientación ideo­ló­gi­ca del PSOE un año an­tes de la muer­te de Fran­co.

Jo­sé Ig­na­cio San Martín, pri­mer di­rec­tor del SECED.

Car­te­ra del an­ti­guo CESID.

Fe­li­pe Gon­zá­lez arra­só en las elec­cio­nes de 1982, con más de diez mi­llo­nes de vo­tos. La victoria de un par­ti­do de iz­quier­das fue un hi­to que afian­zó la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.