Las lo­ca­li­da­des pre­fe­ri­das por los na­zis

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA CONTEMPORÁNEA -

A PE­SAR de es­tar di­se­mi­na­dos por to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la, hubo va­rios mu­ni­ci­pios que fue­ron el des­tino pre­di­lec­to de mu­chos na­zis fu­ga­dos.

De en­tre to­dos, Má­la­ga y De­nia fi­gu­ran en­tre los más apre­cia­dos por es­tos ex com­ba­tien­tes na­zis pa­ra echar raí­ces y dis­fru­tar tan­to del sol co­mo del mar es­pa­ñol.

En Má­la­ga, mu­chos fun­cio­na­rios y co­la­bo­ra­do­res na­zis te­nían fi­ja­da su re­si­den­cia y has­ta las au­to­ri­da­des de es­ta bo­ni­ta ciu­dad lle­gó, en 1946, la pe­ti­ción del Cón­sul Ge­ne­ral de los Es­ta­dos Uni­dos, Ha­rold B. Quar­ton, pa­ra re­cla­mar la en­tre­ga de es­tos an­ti­guos na­zis, en­tre los que se en­con­tra­ba Ed­gard Horn, fa­mi­liar del mis­mí­si­mo Ru­dolf Hess.

En De­nia, en la pro­vin­cia de Ali­can­te, se ubi­có un pun­to de en­cuen­tro pa­ra aque­llos na­zis que, vía Me­nor­ca, lle­ga­ban a nues­tro país es­ca­pan­do de los tri­bu­na­les de gue­rra; y mu­chos op­ta­ron por que­dar­se a vi­vir en es­te mu­ni­ci­pio. Va­rias tum­bas en el ce­men­te­rio de es­ta lo­ca­li­dad de­mues­tran que du­ran­te los años pos­te­rio­res a la II Gue­rra Mun­dial, va­rios fu­gi­ti­vos ale­ma­nes se ins­ta­la­ron y aca­ba­ron sus días allí, y nom­bres co­mo An­ton Ga­ller, res­pon­sa­ble de la ma­tan­za de las Fo­sas Ar­dea­ti­nas en Ro­ma, o Hans Ot­to Bre­mer, ge­ne­ral SS, se pue­den leer en las lá­pi­das de es­te ce­men­te­rio.

Tam­bién en De­nia exis­tió la lla­ma­da “Ca­sa de los ale­ma­nes”,un lo­cal pro­pie­dad de una tal Fi­ni­ta, di­ri­gen­te lo­cal de la Fa­lan­ge, que ser­vía de es­con­di­te pa­ra los na­zis re­cién lle­ga­dos a Es­pa­ña. En es­ta ca­sa se da­ban fies­tas y se ce­le­bra­ba, en­tre otras co­sas, el cum­plea­ños de Hitler.

Otros na­zis de re­nom­bre, co­mo Ot­to Skor­zeny, se mo­vían co­mo pez en el agua por las ca­lles de Ma­drid, ayu­dan­do a an­ti­guos ca­ma­ra­das a adop­tar iden­ti­da­des fal­sas con las que po­der con­se­guir una nue­va vi­da mu­cho más tran­qui­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.