Ejem­plo y maes­tro de es­pías

Historia de Iberia Vieja - - ÁGORA -

Ga­na­do­ra del XXIX Pre­mio Co­mi­llas de His­to­ria, Bio­gra­fía y Me­mo­rias que con­ce­de la edi­to­rial Tus­quets, es­ta obra, so­bre la vi­da del fa­mo­so es­pía inglés Kim Philby (1912-1988), se cen­tra es­pe­cial­men­te en su par­ti­ci­pa­ción en la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la, en la que tra­ba­jó pa­ra los ser­vi­cios se­cre­tos so­vié­ti­cos ba­jo la apa­rien­cia de un pe­rio­dis­ta con­ser­va­dor.

LA VI­DA de Philby ha si­do muy es­tu­dia­da, es­pe­cial­men­te a par­tir de 1940, cuan­do em­pe­zó a co­la­bo­rar con los ser­vi­cios se­cre­tos bri­tá­ni­cos, el M16, des­pués de su pre­sen­cia en la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la. En 1951, cuan­do des­cu­brie­ron a los in­gle­ses Do­nald Ma­clean y Guy Bur­guess co­mo es­pías so­vié­ti­cos in­fil­tra­dos en el M16, mu­chas sos­pe­chas re­ca­ye­ron tam­bién en Kim Philby, aun­que con­si­guió de­fen­der­se de las acu­sa­cio­nes y demostrar su “inocen­cia”. Sin em­bar­go, en 1963 fue por fin des­cu­bier­to, lo que pro­vo­có una de­ser­ción de pe­lí­cu­la a la Unión So­vié­ti­ca, don­de vi­vió has­ta su muer­te co­mo una re­li­quia del es­pio­na­je. Su vi­da ha si­do fuen­te de nu­me­ro­sas no­ve­las y pe­lí­cu­las so­bre es­pías.

En­ri­que Bo­ca­ne­gra, li­cen­cia­do en Cien­cias de la In­for­ma­ción y Más­ter en Comunicación de la De­fen­sa por el Cen­tro de Es­tu­dios de la De­fen­sa Na­cio­nal (CESDEN), po­ne la lu­pa en los años que Philby pa­só en Es­pa­ña, aun­que tam­bién pro­por­cio­na la ne­ce­sa­ria in­for­ma­ción pa­ra co­no­cer to­da la tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de Philby, re­clu­ta­do por los ser­vi­cios de es­pio­na­je so­vié­ti­cos du­ran­te sus años uni­ver­si­ta­rios en Cam­brid­ge, en los que co­no­ció el mar­xis­mo y el co­mu­nis­mo y cuan­do de­ci­dió mi­li­tar en el Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Tras una es­tan­cia en Vie­na en los años 30, le pro­po­nen ser es­pía y Philby acep­ta sa­bien­do que a par­tir de ese mo­men­to su vi­da su­fri­rá una ra­di­cal trans­for­ma­ción.

De he­cho, de­be ale­jar­se de los círcu­los co­mu­nis­tas, de sus amis­ta­des re­vo­lu­cio­na­rias y has­ta de sus ideas po­lí­ti­cas. Hay en Philby un si­mu­la­do gi­ro ideo­ló­gi­co ha­cia la de­re­cha que le per­mi­te en­trar en con­tac­to con em­pre­sa­rios y au­to­ri­da­des ale­ma­nas, pa­ra las que co­la­bo­ra en un pro­yec­to pe­rio­dís­ti­co de di­fu­sión del na­zis­mo en In­gla­te­rra. En el úl­ti­mo mo­men­to, el pro­yec­to fra­ca­sa, pe­ro Philby ha con­se­gui­do que to­do el mun­do se­pa que no tie­ne na­da que ver con el co­mu­nis­mo.

El li­bro de Bo­ca­ne­gra tie­ne el acier­to de re­cons­truir muy bien la vi­da y las re­la­cio­nes per­so­na­les de Philby con otros miem­bros del es­pio­na­je in­ter­na­cio­nal, co­mo Ale­xan­der Or­lov, uno de los más des­ta­ca­dos es­pías so­vié­ti­cos en Oc­ci­den­te, que desem­pe­ñó im­por­tan­tes mi­sio­nes en Es­pa­ña (co­mo se re­la­ta en el li­bro El ca­so Or­lov, de Bo­ris Vo­lo­darsky, Crí­ti­ca, 2013).

Re­sul­ta muy in­tere­san­te la re­cons­truc­ción que ha­ce el au­tor del tra­ba­jo de los es­pías en esos años tan in­ten­sos des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co. En Es­pa­ña, los ser­vi­cios se­cre­tos so­vié­ti­cos desem­pe­ña­ron im­por­tan­tes mi­sio­nes mi­li­ta­res, aun­que se ha cri­ti­ca­do que mu­chas de las ac­cio­nes de Sta­lin en la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la es­tu­vie­sen más orien­ta­das a aca­bar con sus enemi­gos trost­kis­tas que con el ejér­ci­to de Fran­co. Hay va­rios li­bros pu­bli­ca­dos que son muy in­tere­san­tes pa­ra co­no­cer esa pre­sen­cia, co­mo el en­sa­yo-re­por­ta­je de Ig­na­cio Mar­tí­nez de Pi­són En­te­rrar a los muer­tos (Seix Ba­rral, 2005) o Pa­tria (De­ba­te, 2008), bio­gra­fía de la es­pía Áfri­ca de las He­ras, quien desem­pe­ñó im­por­tan­tes car­gos en el KGB so­vié­ti­co, don­de al­can­zó el ran­go de co­ro­nel.

Philby vino a Es­pa­ña pa­ra tra­ba­jar co­mo corresponsal en el ban­do na­cio­nal con el fin de con­se­guir in­for­ma­ción so­bre el ejér­ci­to fran­quis­ta. Pri­me­ro ejer­ció de free lan­ce y des­pués tra­ba­jó pa­ra The Ti­mes. Cuan­do se en­con­tra­ba cu­brien­do un avan­ce de las tro­pas de Fran­co en Cau­dé, una al­dea del ba­jo Ara­gón, du­ran­te la ba­ta­lla de Te­ruel, un obús aca­bó con la vi­da de otros tres pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros, com­pa­ñe­ros su­yos. Philby so­bre­vi­vió con ape­nas una le­ve he­ri­da en la ca­be­za. Pu­do en­tre­vis­tar a Fran­co y fue con­de­co­ra­do por él. Se cuen­ta que Philby re­ci­bió in­clu­so la or­den de ase­si­nar­le.

Li­bro muy bien am­bien­ta­do que pro­por­cio­na nu­me­ro­sos de­ta­lles so­bre la vi­da de Philby y otros com­pa­ñe­ros, la Gue­rra Ci­vil y so­bre la in­fluen­cia del co­mu­nis­mo en Eu­ro­pa, ade­más de in­tro­du­cir a los lec­to­res en el mun­do del es­pio­na­je in­ter­na­cio­nal.

Un es­pía en la trin­che­ra Kim Philby en la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la EN­RI­QUE BO­CA­NE­GRA TUS­QUETS. BAR­CE­LO­NA (2017) 363 PÁGS. 21,90 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.