El le­ga­do de Skor­zeny

Uno de los gran­des mis­te­rios del siglo XX lle­va su nom­bre. De él sa­be­mos al­gu­nas co­sas, co­mo que fue uno de los per­so­na­jes más cer­ca­nos a Hitler, y tam­bién sa­be­mos que des­pués vino a vi­vir a Es­pa­ña, pro­te­gi­do por el po­der, pe­ro mu­chas de las co­sas que hiz

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - BRUNO CAR­DE­ÑO­SA

La vi­da de Ot­to – Ca­ra­cor­ta­da– Skor­zeny en Es­pa­ña co­mo as­tu­to hom­bre de ne­go­cios ha si­do tra­ta­da ya en es­tas pá­gi­nas. Es­te mes os ofre­ce­mos do­cu­men­ta­ción iné­di­ta so­bre quien fue­ra lla­ma­do “el hom­bre más pe­li­gro­so de Eu­ro­pa”. Una in­ves­ti­ga­ción ex­clu­si­va que no de­ja­rá in­di­fe­ren­te a na­die.

Lle­va­ba mi mo­chi­la car­ga­da de do­cu­men­tos ela­bo­ra­dos por el hom­bre más pe­li­gro­so de his­to­ria del siglo XX en Eu­ro­pa. Sen­tí otra vez la emo­ción del pe­rio­dis­mo en mis ve­nas, esa que a ve­ces el sis­te­ma quie­re en­friar pa­ra su­bir­te al ca­rro de la su­mi­sión en la que de for­ma au­to­má­ti­ca te­ne­mos que es­tar y que la gen­te se en­te­re de la úl­ti­ma ton­te­ria pe­ro no de los que ocu­rre y ha ocu­rri­do. El pe­rio­dis­mo se ha con­ver­ti­do en víc­ti­ma de es­ta au­sen­cia de san­gre; eso sí, los re­por­te­ros tie­nen que te­ner el me­jor smartp­ho­ne. Lo úni­co que sos­tie­ne el sis­te­ma es obrar pa­ra con­du­cir­nos a ser igua­les y apor­tar alie­na­mien­to. El pro­ta­go­nis­ta de es­te tex­to es de es­tos úl­ti­mos. Estuvo en las al­tu­ra de un ré­gi­men que só­lo que­ría que la gen­te es­tu­vie­ra aba­jo y ca­lla­da. Nos re­fe­ri­mos a Ot­to Skor­zeny, uno de los hom­bres pre­fe­ri­dos de Hitler, que lo te­nía en su círcu­lo de con­fian­za. Era atre­vi­do, fuer­te, sin com­ple­jos…

A di­fe­ren­cia de otros, no fue con­de­na­do en los jui­cios de Nú­rem­berg, al fi­nal del cual mu­chos de los ideó­lo­gos del na­zis­mo fue­ron de­cla­ra­dos cul­pa­bles. Él se li­bró; no se sa­be có­mo, pe­ro lo­gró sa­lir de Ale­ma­nia e ini­ciar un pe­re­gri­na­je que a co­mien­zos de los años 50 dio con sus pies en Es­pa­ña, al pa­re­cer con el apo­yo de las au­to­ri­da­des de la épo­ca y con la ayu­da de Es­ta­dos Uni­dos, don­de otro­ra es­ta­ban sus enemi­gos, que sin em­bar­go aca­ba­ron sien­do sus alia­dos. Lo que lle­va­ba a mis es­pal­das cer­ti­fi­ca­ba esos mie­dos. So­bre su fi­gu­ra hay mu­cho mi­to y leyenda; hay co­sas cier­tas y al­gu­nas que no lo son tan­to. Su le­ga­do po­dría acla­rar mu­chos ex­tre­mos… UN GI­GAN­TE EN LAS CA­LLES Vi­vió en Ma­drid en­tre 1951 y 1975. Du­ran­te ese tiempo se man­tu­vo ale­ja­do de la po­lí­ti­ca, aun­que sus ideas siem­pre fue­ron las mis­mas y de for­ma ocul­ta las ex­pre­sa­ba. Cuan­do sa­lía de su ofi­ci­na en la ca­lle Mon­te­ra 25 –an­tes tu­vo otros dos des­pa­chos en la ca­pi­tal, en las ca­lles Ló­pez de Ho­yos y Cas­te­llón de la Pla­na–, muy po­cos sa­bían que ese gi­gan­te de 1,93 era Ot­to Skor­zeny, un hom­bre que ha­bía es­ta­do en las éli­tes de las SS y que ha ins­cri­to su nom­bre en la his­to­ria gra­cias a que fue el res­po­sa­ble de la ope­ra­ción que sal­vó de la muer­te al dic­ta­dor ita­liano Be­ni­to Mus­so­li­ni. Fue en una ope­ra­ción que pa­re­cía una es­ce­na de pe­lí­cu­la: se lan­zó con su avio­ne­ta, sal­tó, aga­rró al dic­ta­dor ita­liano y vol­vió a su­bir. Co­mo “pre­mio” y agra­de­ce­di­mien­to, El Du­ce le re­ga­ló un mis­te­rio­so reloj de oro del que ca­si na­die ha vis­to prueba al­gu­na, pe­ro no­so­tros sí. Tu­vi­mos an­te nues­tros ojos las fo­to­gra­fías de ese re­joj y otros que al­gu­nos gran­des man­da­ta­rios le re­ga­la­ron co­mo agra­de­ci­mien­to.

Cuan­do leí co­sas so­bre la es­tan­cia en Es­pa­ña de es­te per­so­na­je vas­rias in­for­ma­cio­nes ha­cían lu­sión a su le­ga­do. Aquel archivo es­ta­ba en ma­nos de un es­pa­ñol lla­ma­do Luis M. Par­do. A ve­ces, la suer­te es es­tar en el lu­gar y mo­men­to

ade­cua­do. Y esa fortuna nos son­rió. Que­da­mos con él; lle­gó a la ci­ta con un in­men­so ma­le­tín car­ga­do de pa­pe­les… ¡los pa­pe­les que bus­cá­ba­mos y que me­dio mun­do hu­bie­ra que­ri­do con­sul­tar! Te­nía­mos en nues­tras ma­nos tex­tos ori­gi­na­les de Skor­zeny. Ca­si que­ma­ban. Es di­fí­cil ex­pli­car la emo­ción. No to­dos los días uno se en­cuen­tra con un te­so­so. MI­LES DE CAR­TAS Una he­ri­da de Skor­ze­ni le cru­za­ba la ca­ra de arri­ba a aba­jo e hi­zo que al per­so­na­je se le co­no­cie­ra tam­bién co­mo scar­fa­ce, ca­ra cor­ta­da. Se­gu­ro que por ese apo­do más de uno se acuer­da de él Se la hi­zo an­tes de con­ver­tir­se en un te­me­ro­so na­zi, cuan­do dis­fru­ta­ba de com­pe­tir con­tra otros jó­ve­nes en com­ba­tes de es­gri­ma, pe­ro uno de ellos le al­can­zó, hi­zo que se le ca­ye­ra la más­ca­ra y le ra­jó la me­ji­lla; el pri­mer cor­te fue de arri­ba a aba­jo, y el se­gun­do de aba­jo a arri­ba. Des­de en­ton­ces su ca­ra es­ta­ba mar­ca­da, aun­que en al­gu­nas fo­to­gra­fias lo­gró di­si­mu­lar tan ca­rac­te­rís­ti­ca se­ñal gra­cias a un prehis­tó­ri­co uso de téc­ni­cas de ma­ni­pu­la­ción grá­fi­ca me­dian­te el cual lo­gra­ba ta­par lo que que­ría ta­par.

Tras fa­lle­cer, Ot­to Skor­zeny de­jó una can­ti­dad in­gen­te de di­ne­ro a su mujer Il­se. Ella ges­tio­nó ese di­ne­ro, sin sa­ber quién se es­ta­ba apro­ve­chan­do de su po­si­ción. Era in­cau­ta y fá­cil de en­ga­ñar. Qui­so el des­tino que la mujer de Ot­to aca­ba­ra en­tre­gan­do su con­fian­za a un em­pre­sa­rio ma­dri­le­ño que, jun­to a su mujer, le de­cían la ver­dad so­bre las co­sas.

A raíz del pri­mer en­cuen­tro Il­se co­men­zó a so­li­di­fi­car una amis­tad con am­bos. Su re­la­ción con el ma­tri­mo­nio es­pa­ñol es­ta­ba he­cho a prueba de bom­ba. Ella se­guía vi­vien­do en el áti­co de El Vi­so en Ma­drid en don­de estuvo re­si­dien­do con Ot­to. Aque­lla ca­sa es­ta­ba en una de las zo­nas más ex­clu­si­vas –o la más ex­clu­si­va– de Ma­drid. Su va­lor, hoy, su­pera las sie­te ci­fras. No se sa­be có­mo con­si­guió eso, pe­ro si se sa­be que lo­gró man­te­ner­lo gra­cias a sus ne­go­cios, que desa­rro­lló en Ma­drid con

Aquel archivo es­ta­ba en ma­nos de un es­pa­ñol. Con­se­gui­mos con­sul­tar­lo. No to­dos los días se tie­ne un te­so­ro...

El dueño del le­ga­do en­tró en con­tac­to con bi­blio­te­cas y mu­seos, pe­ro el archivo les dio mie­do a to­dos y no lo qui­sie­ron

to­da li­ber­tad. Daba la sen­sa­ción de que mien­tras se de­di­ca­ra a los tra­tos –él fue un gran co­mi­sio­nis­ta; su for­ma de ac­tuar era po­ner en con­tac­to a ven­de­dor y com­pra­dor y ne­go­ciar con sus ar­tes el acuer­do en­tre am­bos– y no a la po­lí­ti­ca le de­ja­rían ha­cer de to­do. Y lo hi­zo. E hi­zo mu­cho, mu­cho, mu­cho di­ne­ro… Un di­ne­ro que ade­más le dio pa­ra com­par un cha­let en Al­cu­dia, don­de Ot­to e Il­se re­ci­bían a mu­chos de sus ami­gos y en cu­yo in­men­so jar­dín con vis­tas al mar lle­va­ban a ca­bo al­gu­nas de sus fies­tas, que Ot­to gra­ba­ba en Super 8, un an­ti­guo sis­te­ma de fil­ma­ción. LE­GA­DO MO­NU­MEN­TAL Cuan­do Il­se Skor­zeny mu­rió en 2002, el le­ga­do de Ot­to pa­só a ma­nos de Luis M. Par­do. Ese archivo se en­con­tra­ba en baú­les. El di­ri­gen­te na­zi ha­bía guardado to­do; co­mo buen ger­mano, era ex­tra­or­di­na­ria­men­te me­ticu­loso y con­ser­vó to­das sus car­tas, re­cor­tes de pren­sa, fo­to­gra­fías, fil­ma­cio­nes,

do­cu­men­tos… Son mi­les de do­cu­men­tos que a Luis no le hi­cie­ron sen­tir que te­nía al­go es­pe­cial, pe­ro sí a su hi­jo, que or­ga­ni­zó to­do, lo or­de­nó, lo tra­du­jo, lo cla­si­fi­có, lo di­gi­ta­li­zó… En­tró en con­tac­to con nu­me­ro­sos mu­seos y bi­blio­te­cas es­pe­cia­li­za­das en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro na­die qui­so esa au­tén­ti­ca jo­ya, que no es sino el ma­yor archivo exis­ten­te en el mun­do so­bre las an­dan­zas de un mandatario na­zi. To­dos ex­pre­sa­ban su ca­ren­cia de pre­su­pues­to. Son las co­sas que tie­ne la “muer­te” por so­bre­do­sis de bu­ro­cra­cia…

Cuan­do Luis abrió la agenda se que­dó de pie­dra: ahí es­ta­ban da­tos y for­mas de con­tac­to con los más al­tos car­gos ale­ma­nes. A na­die pa­re­cía in­tere­sar­le. Co­mo mu­cho, al­gu­nas co­sas –las ma­te­ria­les– las ven­dió a tra­vés de ca­sas de subas­tas. El úni­co que se in­tere­só en aque­llo fue Blan­co Co­rre­doi­ra, un es­cri­tor que aca­ba de pu­bli­car a par­tir de ese le­ga­do en un li­bro ti­tu­la­do Ob­je­ti­vo Skor­ze­ni (La Es­fe­ra de los Li­bros, 2017). Él me con­ta­ba có­mo el pro­pio Ot­to –un per­so­na­je que no só­lo era, sino que se sen­tía fuer­te–, lle­gó a pa­sar mie­do Luis M. Par­do se con­vir­tió en el de­po­si­ta­rio del le­ga­do de Skor­zeny, for­ma­do por mi­les y mi­les de do­cu­men­tos (en la otra pá­gi­na), en­tre ellos las car­tas que le di­ri­gie­ron los má­xi­mos di­ri­gen­tes del ejér­cto es­pa­ñol (arri­ba). El ex­di­ri­gen­te na­zi tu­vo va­rias ofi­ci­nas en Ma­drid, una de ellas en la ca­lle Mon­te­ra, en don­de es­tá to­ma­da es­ta ima­gen que se ve aba­jo.

Lle­go a sen­tir mie­do cuan­do el ca­za­na­zis Si­mon Wie­sent­hal lla­mó a la puer­ta de su ca­sa...

cuan­do a me­dia­dos de los años se­sen­ta el ca­za­na­zis Si­mon Wie­sent­hal lla­mó a la puer­ta de su ca­sa. Le tu­vo que abrir. Wie­sent­hal ha si­do co­no­ci­do, so­bre to­do, co­mo el hom­bre que pro­por­cio­nó la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ase­si­na­ran a Eisch­man. Uno de los “ca­za­dos” por es­te mi­llo­na­rio aus­tria­co –al igual que Skor­zeny– que de­di­có to­das su fortuna a per­se­guir por to­do el mun­do a los man­da­ta­rios na­zis que ha­bían en­con­tra­do re­fu­gio.

No sa­be­mos lo que pa­só du­ran­te ese en­cuen­tro, pe­ro en los do­cu­men­tos es­tá cla­ro que se pro­du­jo y tu­vo un gran im­pac­to en Skor­ze­ni. Blan­co me en­se­ña la li­cen­cia de ar­mas de Skor­ze­ni, que la ob­tu­vo de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las tras esa vi­si­ta. Jus­to an­tes, él y Luis me ha­bían en­se­ña­do el pa­sar­por­te de Ot­to; bueno, uno de ellos, por­que tu­vo va­rios y con va­rios nom­bres, sin em­bar­go, el im­por­tan­te, el que usó mien­tras vi­vió en Ma­drid. Es­ta­ba a su nom­bre y en él ha­bía

Un pe­rio­dis­ta es­pa­ñol in­ter­vino pa­ra que el Cón­sul de Franc­fort le emi­tie­ra un do­cu­men­to pa­ra en­trar en Es­pa­ña

se­llos de en­tra­da y sa­li­da de nu­me­ro­sos paí­ses: Reino Uni­do, Pa­ra­guay, Ar­gen­ti­na, Ma­rrue­cos, Si­ria, Gre­cia o Egip­to… Na­da es ca­sua­li­dad: el tío de Il­se ha­bía si­do ase­sor del pre­si­den­te Ga­mal Ab­del Nas­ser, con quien Ot­to hi­zo nu­me­ro­sos ne­go­cios. Es un do­cu­men­to asom­bro­so y úni­co que, ade­más, de­mues­tra que sus ne­go­cios le lle­va­ban por to­do el mun­do. Par­te de ellos eran más que de­li­ca­dos, co­mo la ven­ta de ar­mas a Gre­cia. Los tex­tos y las car­tas de­mues­tran que te­nía abier­tas las puer­tas de los pa­la­cios más im­por­tan­tes del mun­do y que sus tra­tos co­mer­cia­les le lle­va­ron a te­ner to­do ti­po de ne­go­cios con pre­si­den­tes y re­yes de to­do cor­te y pe­la­je, en­tre ellos con el li­bio Ga­da­fi, de quien tam­bién fue ami­go.

LA LLE­GA­DA A ES­PA­ÑA “No he­mos ave­ri­gua­do quién le ayu­dó a ve­nir a Es­pa­ña”, me ex­pli­ca Blan­co Co­rre­doi­ra, aun­que re­co­no­ce que to­do apun­ta en una di­rec­ción con­cre­ta. En los ar­chi­vos no hay do­cu­men­tos que den pis­tas de­fi­ni­ti­vas so­bre ello. Es co­mo si Ot­to Skor­zeny, que era muy me­ticu­loso en to­do lo que ha­cía, hu­bie­ra bo­rra­do las prue­bas in­ten­cio­na­da­men­te. Só­lo se pue­de es­pe­cu­lar y acu­dir a otras fuen­tes que cer­ti­fi­ca­rían el apo­yo de ese equi­po ocul­to de per­so­na­jes que han man­da­do en Eu­ro­pa tras las Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

En los do­cu­men­tos que or­de­nó y cla­si­fi­có Luis M. Par­do sí se en­cuen­tran los pla­nes de Skor­zeny pa­ra crear la Le­gión Carlos V, una es­pe­cie de IV Reich for­ma­do por lo más ocul­to de ese po­der, mi­li­ta­res es­pa­ño­les y miem­bros de los ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia de di­ver­sos

¿Quién le per­mi­tió lle­gar a Es­pa­ña? Es co­mo si hu­bie­ra bo­rra­do al­gu­nas hue­llas que des­ve­la­ran quien le ayu­dó

Las car­tas del le­ga­do de Skor­zeny for­man par­te del in­men­so archivo que he­mos po­di­do con­sul­tar. Lo for­man mi­les de do­cu­men­tos.

El pa­sa­por­te

es­pa­ñol de Skor­zeny es par­te de su le­ga­do. En él hay se­llos que de­mues­tran que via­jó por to­do el mun­do.

Blan­co Co­rre­doi­ra ha exa­mi­na­do el archivo de Skor­zeny. En­tre los do­cu­men­tos que es­ta­ban ahí se en­con­tra­ba la car­ta en la que Hitler le con­ce­día la cruz de ca­ba­lle­ro a Scar­fa­ce, que se escapó de su pre­si­dio (aba­jo) tras los jui­cios de Nu­rem­berg. ¿Ayu­da­do por quién?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.