Mo­mias en Es­pa­ña

Cuando Ho­ward Car­ter vi­si­tó Es­pa­ña

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JUAN JO­SÉ SÁN­CHEZ-ORO

Ho­ward Car­ter era el hom­bre de mo­da tras su des­cu­bri­mien­to de la tum­ba de Tu­tan­ka­món, cuando lle­gó a Es­pa­ña con ob­je­to de im­par­tir va­rias con­fe­ren­cias, sus­ci­tan­do la cu­rio­si­dad de la in­te­lec­tua­li­dad del mo­men­to. Pe­ro el in­te­rés por Egip­to no era nue­vo. A fi­na­les del si­glo XIX, Eduard To­da, pio­ne­ro de la egip­to­lo­gía en nues­tro país, ha­bía asom­bra­do al mun­do con sus fas­ci­nan­tes ha­llaz­gos en el país del Ni­lo. Y no era el úni­co…

Los co­mien­zos de la egip­to­lo­gía en Es­pa­ña han de­ja­do es­cri­tas al­gu­nas pá­gi­nas his­tó­ri­cas po­co co­no­ci­das, pe­ro re­ple­tas de acon­te­ci­mien­tos lla­ma­ti­vos. Un con­jun­to de ini­cia­ti­vas cul­tu­ra­les, su­ce­sos y per­so­na­jes pio­ne­ros de una dis­ci­pli­na que, con más vo­lun­tad in­di­vi­dual que me­dios, hi­cie­ron arrai­gar la fas­ci­na­ción cien­tí­fi­ca por Egip­to en nues­tro país.

Aprin­ci­pios del si­glo XX, el du­que de Al­ba acu­mu­la­ba nu­me­ro­sos car­gos ins­ti­tu­cio­na­les de­di­ca­dos a la cul­tu­ra. Ha­bía fun­da­do la Sociedad Wag­ne­ria­na; fue vo­cal y lue­go pre­si­den­te del Real Pa­tro­na­to del Mu­seo del Pra­do; in­gre­só en la Real Aca­de­mia de la His­to­ria, la cual más tar­de tam­bién pre­si­di­ría; de idén­ti­co mo­do era miem­bro de la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do así co­mo pre­si­den­te de los Co­mi­tés His­pano-Fran­cés e His­pano-Bel­ga de­di­ca­dos a tren­zar la­zos in­te­lec­tua­les con di­chas na­cio­nes. Por otra par­te, Ja­co­bo Fitz-Ja­mes Stuart fi­nan­ció di­rec­ta­men­te di­ver­sos pro­yec­tos de hu­ma­ni­da­des. Ayu­dó eco­nó­mi­ca­men­te a his­to­ria­do­res co­mo Mi­guel Asín Pa­la­cios o Emi­lio Gar­cía Gómez. Tam­bién a poe­tas, mú­si­cos o pin­to­res de re­nom­bre co­mo Joa­quín So­ro­lla o Ignacio Zu­loa­ga. Su vo­ca­ción de me­ce­nas le im­pul­só a or­ga­ni­zar con­fe­ren­cias, con­ver­sar con in­te­lec­tua­les de la talla de Jo­sé Or­te­ga y Gas­set o con­tri­buir a la fun­da­ción de la pri­me­ra Cá­te­dra de Prehis­to­ria. A to­do ello hay que aña­dir­le su con­di­ción de viajero em­pe­der­ni­do don­de com­bi­na­ba, por ejem­plo, las vi­si­tas a ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos de Egip­to con los sa­fa­ris de ca­za ma­tan­do pa­qui­der­mos. Pe­ro in­clu­so tam­bién en es­tas ac­ti­vi­da­des más lú­di­cas, aso­ma­ba la vo­ca­ción cul­tu­ral del du­que, pues­to que el ele­fan­te aba­ti­do aca­bó do­na­do al Mu­seo de Cien­cias Na­tu­ra­les de Ma­drid don­de hoy día pue­de con­tem­plar­se.

Pe­se a to­do, Ja­co­bo era cons­cien­te de que su al­ta pro­yec­ción ins­ti­tu­cio­nal en­tre lo más gra­na­do de la in­te­lec­tua­li­dad es­pa­ño­la ve­nía da­da por su ori­gen aris­to­crá­ti­co y po­der económico más que por los mé­ri­tos per­so­na­les o va­lía aca­dé­mi­ca. Así lo lle­gó a ex­pre­sar pú­bli­ca­men­te en al­gu­na con­fe­ren­cia. El du­que era li­cen­cia­do en De­re­cho y no se le co­no­cía nin­gún otro ta­len­to es­pe­cial pa­ra me­re­cer se­me­jan­te cú­mu­lo de car­gos. Qui­zás esa mis­ma con­cien­cia le condujo a com­pen­sar las apa­rien­cias e im­pli­car­se con ce­lo en las res­pon­sa­bi­li­da­des cul­tu­ra­les que le fue­ron asig­na­das. En­tre ellas ha­bía una que le agra­da­ba so­bre­ma­ne­ra: la pre­si­den­cia del Co­mi­té His­pano-In­glés. El du­que se ha­bía for­ma­do a la som­bra de los je­sui­tas en el pres­ti­gio­so Beu­mont Co­lle­ge de Lon­dres y su ad­mi­ra­ción per­so­nal por el mun­do an­glo­sa­jón re­sul­ta­ba no­to­ria. No en vano, uno de sus pri­mos le­ja­nos era el mis­mí­si­mo Wins­ton Chur­chill, con quien man­tu­vo una es­tre­cha amis­tad no li­bre de dis­cre­pan­cias.

Pues bien, fue en el mar­co de es­ta ins­ti­tu­ción cuando en 1923, Ja­co­bo mo­vió los hi­los ne­ce­sa­rios pa­ra con­ven­cer a Ho­ward Car­ter de que vi­nie­ra a Ma­drid a im­par­tir unas con­fe­ren­cias. De al­gu­na ma­ne­ra, el du­que y el ar­queó­lo­go bri­tá­ni­co en­se­gui­da sim­pa­ti­za­ron a pe­sar del co­no­ci­do ca­rác­ter re­traí­do y aris­co del in­glés. Pu­die­ra ser que se sin­tie­ran có­mo­dos el uno con el otro pues­to que am­bos com­par­tían al­gu­nas cir­cuns­tan­cias análo­gas. Si el du­que sen­tía cier­to pu­dor por ocu­par car­gos que no le co­rres­pon­dían en sen­ti­do es­tric­to, Car­ter tam­bién era cues­tio­na­do por sus co­le­gas ya que, a pe­sar del in­du­da­ble éxi­to ob­te­ni­do con el ha­llaz­go de Tu­tan­ka­món, su for­ma­ción egip­to­ló­gi­ca tras­cu­rrió fue­ra de las au­las uni­ver­si­ta­rias.

Fue­ra por lo que fue­se, Ho­ward y Ja­co­bo man­tu­vie­ron una cer­ca­na y flui­da re­la­ción du­ran­te lus­tros, cu­ya au­tén­ti­ca

Uno de los pri­mos le­ja­nos del du­que de Al­ba era el mis­mí­si­mo Wins­ton Chur­chill, con quien man­tu­vo una es­tre­cha amis­tad

La in­ti­mi­dad en­tre Car­ter y el du­que fa­vo­re­ció una se­gun­da vi­si­ta de Car­ter a Es­pa­ña en 1928, cuando im­par­tió dos nue­vas con­fe­ren­cias

mag­ni­tud des­co­no­ce­mos por­que par­te de la co­rres­pon­den­cia pri­va­da en­tre ellos que­dó des­trui­da en la Gue­rra Ci­vil. De to­dos mo­dos, las epís­to­las con­ser­va­das dan per­fec­ta me­di­da de la con­fian­za mu­tua.

LAS CON­FE­REN­CIAS

Car­ter lle­gó a Ma­drid el 22 de no­viem­bre de 1924 e im­par­tió dos con­fe­ren­cias que ge­ne­ra­ron una gran ex­pec­ta­ción me­diá­ti­ca. La pri­me­ra se ce­le­bró dos días des­pués en la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes y asis­tie­ron in­te­lec­tua­les de gran repu­tación co­mo el filósofo Jo­sé Or­te­ga y Gas­set o el his­to­ria­dor Ma­nuel Gómez Mo­reno. En es­te pri­mer en­cuen­tro, el ar­queó­lo­go bri­tá­ni­co ha­bló del des­cu­bri­mien­to de la tum­ba de Tu­tan­ka­món y fue pre­sen­ta­do por el du­que de Al­ba de ma­ne­ra muy elo­gio­sa: “La pe­ri­cia del Sr. Car­ter, sus co­no­ci­mien­tos profundos y su te­na­ci­dad sin lí­mi­tes, hi­cie­ron que, in­sis­tien­do en pro­se­guir tra­ba­jos en el Va­lle de los Re­yes, que por otros sa­bios se con­si­de­ra­ba ya ago­ta­do, lle­ga­ra a los se­llos guar­da­do­res de una tum­ba, so­la­men­te vio­la­da en una muy pe­que­ña par­te a los po­cos años de la muer­te del fa­raón”. Ho­ward apo­yó su di­ser­ta­ción con imá­ge­nes de dia­po­si­ti­va y ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Un ma­te­rial que, nue­va­men­te gra­cias a la amis­tad con Ja­co­bo, el bri­tá­ni­co do­nó y ter­mi­nó ex­hi­bién­do­se de ma­ne­ra iti­ne­ran­te por nu­me­ro­sos rin­co­nes de Es­pa­ña con enor­me aco­gi­da e in­te­rés.

La se­gun­da con­fe­ren­cia se desa­rro­lló el día 26 en el tea­tro Fon­tal­ba an­te un pú­bli­co que su­peró el afo­ro y en­tre quie­nes se en­con­tra­ban los re­yes. De he­cho, Al­fon­so XIII ha­bía re­ci­bi­do du­ran­te la ma­ña­na al ar­queó­lo­go en el Pa­la­cio Real de Ma­drid. Car­ter apro­ve­chó su se­gun­da com­pa­re­cen­cia pa­ra ha­cer un re­su­men de la pri­me­ra e ilus­trar­la con unas cuan­tas dia­po­si­ti­vas. Las jor­na­das si­guien­tes, el bri­tá­ni­co vi­si­tó To­le­do y man­tu­vo con­tac­tos con di­fe­ren­tes per­so­na­li­da­des es­pa­ño­las y pren­sa na­cio­nal has­ta su par­ti­da el 29 de no­viem­bre.

La amis­tad en­tre el du­que y el ar­queó­lo­go pro­si­guió con bue­na sa­lud al de­cir de las mi­si­vas con­ser­va­das en el archivo de la Ca­sa de Al­ba. En esos tex­tos epis­to­la­res se in­ter­cam­bian no­ti­cias y co­men­ta­rios so­bre los tra­ba­jos y des­cu­bri­mien­tos del bri­tá­ni­co, tru­fa­dos con la men­ción de su­ce­sos más mun­da­nos co­mo el fu­tu­ro na­ci­mien­to de Ca­ye­ta­na. To­do lo cual re­dun­da en el cli­ma fa­mi­liar y afec­tuo­so que com­par­tían am­bos per­so­na­jes.

Es­ta in­ti­mi­dad fa­vo­re­ció una se­gun­da vi­si­ta de Ho­ward Car­ter a Es­pa­ña en 1928. Nue­va­men­te, el ar­queó­lo­go im­par­tió dos con­fe­ren­cias los días 20 y 22 de ma­yo en la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes. El éxi­to de con­vo­ca­to­ria se re­pi­tió y el afo­ro de la sa­la re­sul­tó in­su­fi­cien­te pa­ra aco­ger la ex­pec­ta­ción ge­ne­ra­da. En es­ta oca­sión, el bri­tá­ni­co apro­ve­chó pa­ra in­for­mar de los avan­ces rea­li­za­dos en los úl­ti­mos cua­tro años. Fru­to de es­te via­je a nues­tro país fue el nom­bra­mien­to de Car­ter co­mo corresponsal de la Real Aca­de­mia de la His­to­ria pa­ra la cual se com­pro­me­tió a es­cri­bir un tra­ba­jo so­bre la in­tro­duc­ción del hie­rro en Egip­to, aun­que no consta que lle­ga­ra nun­ca a ela­bo­rar­lo.

La Ca­sa de Al­ba no con­ser­va más co­rres­pon­den­cia en­tre el du­que y el bri­tá­ni­co du­ran­te los años trein­ta, aun­que to­do in­di­ca­ría que man­tu­vie­ron con­tac­to has­ta el fa­lle­ci­mien­to de Car­ter en 1939. Por lo me­nos hay cons­tan­cia de un en­cuen­tro pun­tual en Lon­dres y otro en Suiza, ade­más

de una car­ta en po­der de la fa­mi­lia del bri­tá­ni­co don­de Ja­co­bo se in­tere­sa por la sa­lud del ar­queó­lo­go po­co tiem­po an­tes de que fa­lle­cie­ra.

EL “HO­WARD CAR­TER” ES­PA­ÑOL

Si bien el du­que de Al­ba de­mos­tró ser un enamo­ra­do del país del Ni­lo, no po­dría­mos en nin­gún ca­so ca­li­fi­car­lo pro­pia­men­te co­mo egip­tó­lo­go. Su con­tri­bu­ción al me­jor co­no­ci­mien­to de la tie­rra de los fa­rao­nes se desa­rro­lló por vía in­di­rec­ta, me­dian­te el me­ce­naz­go de es­tu­dios, la pro­mo­ción de con­fe­ren­cias en Es­pa­ña y sus via­jes per­so­na­les a ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos. Pe­ro va­rias dé­ca­das an­tes que él, exis­tió un com­pa­trio­ta sin de­ma­sia­do que en­vi­diar a Ja­co­bo Fitz-Ja­mes Stuart, pe­ro tam­po­co al cé­le­bre Ho­ward Car­ter. Se tra­ta­ba de Eduard To­da i Güell, con­si­de­ra­do el pa­dre de la egip­to­lo­gía es­pa­ño­la y quien, a se­me­jan­za del ar­queó­lo­go bri­tá­ni­co, tu­vo asi­mis­mo la for­tu­na de ac­ce­der a un en­te­rra­mien­to no sa­quea­do. Tam­bién en es­te ca­so no ha­bla­mos de un ha­llaz­go cual­quie­ra, sino de la pri­me­ra tum­ba en ser des­cu­bier­ta in­tac­ta du­ran­te la era mo­der­na de los es­tu­dios egip­to­ló­gi­cos: El se­pul­cro de Sen­ned­yem (Son No­tem).

Eduard To­da i Güell fue un hom­bre cu­rio­so e in­te­lec­tual­men­te muy in­quie­to. Vin­cu­la­do a la in­flu­yen­te Rei­na­xe­nça ca­ta­la­na, di­plo­má­ti­co, an­tro­pó­lo­go e his­to­ria­dor, es­tu­vo du­ran­te va­rios años ejer­cien­do co­mo vi­ce­cón­sul en Chi­na y

No ha­bla­mos de un ha­llaz­go cual­quie­ra, sino de la pri­me­ra tum­ba en ser des­cu­bier­ta in­tac­ta du­ran­te la edad mo­der­na de la egip­to­lo­gía

Ma­cao cuando, tras su re­gre­so a Ma­drid, fue des­ti­na­do pa­ra ocu­par idén­ti­co car­go en El Cairo el año 1884. Si du­ran­te su es­tan­cia en orien­te, Eduard To­da de­mos­tró un gran in­te­rés por las cul­tu­ras an­ces­tra­les con las que tra­bó con­tac­to, ru­bri­can­do va­rios li­bros y ar­tícu­los so­bre his­to­ria y nu­mis­má­ti­ca chi­na, su re­si­den­cia jun­to a las pi­rá­mi­des ter­mi­nó de cau­ti­var­le por com­ple­to. En la me­di­da en que fue re­co­rrien­do aque­llas la­ti­tu­des y ac­ce­dien­do a tem­plos y ne­cró­po­lis mi­le­na­rias, su pa­sión no de­jó de cre­cer. La po­si­ción pre­emi­nen­te que dis­fru­ta­ba en­tre la sociedad cai­ro­ta en­se­gui­da per­mi­tió a To­da i Güell co­dear­se con emi­nen­tes egip­tó­lo­gos que apre­cia­ron el en­tu­sias­mo del vi­ce­cón­sul es­pa­ñol y le co­rres­pon­die­ron ayu­dán­do­le a for­mar­se con­ve­nien­te­men­te. Fue así co­mo em­pe­zó a co­la­bo­rar con los repu­tados ar­queó­lo­gos fran­ce­ses Fraçois A. F. Ma­riet­te o Gas­ton C. Ch. Mas­pe­ro. Con el pri­me­ro, Eduard se de­di­có a re­gis­trar y co­piar nu­me­ro­sos re­lie­ves de Saq­qa­ra, mien­tras que con el se­gun­do, la amis­tad y tra­ba­jo egip­to­ló­gi­co aún re­sul­tó más fe­cun­do. Mas­pe­ro acu­mu­la­ba la do­ble con­di­ción de di­rec­tor del Mu­seo Egip­cio de El Cairo y del Ser­vi­cio de An­ti­güe­da­des por lo que efec­tua­ba fre­cuen­tes pe­ri­plos de ins­pec­ción por el país. En uno de ellos, rea­li­za­do en el cru­ce­ro Bu­laq el año 1886, le acom­pa­ñó Eduard y am­bos ilus­tres via­je­ros re­ci­bie­ron una sor­pren­den­te no­ti­cia que el pro­pio To­da To­da i Güell re­se­ñó así pos­te­rior­men­te: “Es­tan­do en la caí­da de la tar­de con el bar­co ama­rra­do al pie de los mue­lles del tem­plo de Ame­nop­his en Lu­xor, lle­gó un be­duino a bor­do con la nue­va de ha­ber des­cu­bier­to un se­pul­cro egip­cio, to­da­vía in­tac­to, en la ri­be­ra iz­quier­da del sa­gra­do río. Sien­do ya de­ma­sia­do tar­de pa­ra tras­la­dar­nos al lu­gar que ci­ta­ba, apla­za­mos la ex­pe­di­ción has­ta el si­guien­te día. Por la ma­ña­na atra­ve­san­do el Ni­lo y la lla­nu­ra de Te­bas has­ta los co­lo­sos de Mem­non; en­tra­mos en el de­sier­to y al ca­bo de me­dia ho­ra de pe­no­sa mar­cha, lle­ga­mos al po­zo de la nue­va tum­ba”.

“CO­SAS MA­RA­VI­LLO­SAS…”

El re­la­to vi­bran­te de la aper­tu­ra de es­te re­cin­to fu­ne­ra­rio to­da­vía sin pro­fa­nar y se­pul­ta­do por las are­nas del de­sier­to, recuerda mu­cho al que vi­vi­rá en 1922 Ho­ward Car­ter. Si el bri­tá­ni­co co­men­tó en­ton­ces a su com­pa­ñe­ro Lord Car­na­von que veía una puer­ta se­lla­da y tras ella “co­sas ma­ra­vi­llo­sas”, Eduard ex­pe­ri­men­tó sen­sa­cio­nes si­mi­la­res: “Lleno de emo­ción pro­ce­dí a ba­jar, con una cuer­da ata­da al cuer­po, en­con­tran­do al fon­do del po­zo una cá­ma­ra des­nu­da y un co­rre­dor en plano in­cli­na­do en un rin­cón a la de­re­cha, que se­guía has­ta la puer­ta del se­pul­cro. És­ta, he­cha de ma­de­ra, es­ta­ba in­tac­ta, con el ce­rro­jo pa­sa­do tal y co­mo lo de­ja­ra el sa­cer­do­te de Amón, que den­tro ha­bía de­po­si­ta­do el úl­ti­mo ca­dá­ver. Con un ha­cha rom­pí los mon­tan­tes de pie­dra pa­ra sal­var la puer­ta, y sa­ca­da es­ta de su lu­gar, en­tra­mos en aque­lla tum­ba no abier­ta por na­die des­de ha­cía tres mil años”.

El con­te­ni­do del en­te­rra­mien­to no des­me­re­ció la enor­me ex­ci­ta­ción de aque­llos ins­tan­tes: “Las pri­me­ras ins­crip­cio­nes en­con­tra­das en el pa­si­llo nos hi­cie­ron co­no­cer que per­te­ne­cía a la fa­mi­lia de Son No­tém, de cas­ta sa­cer­do­tal y guar­dián de la ne­cró­po­lis real en el va­lle ve­cino. La cá­ma­ra mor­tuo­ria te­nía cin­co me­tros y me­dio de

lon­gi­tud, dos y me­dio de an­cho y tres de alto. Por el sue­lo veía unos vein­te cuer­pos de mo­mias, to­do el mo­bi­lia­rio de los di­fun­tos, es­ta­tuas, ofren­das, bas­to­nes, va­sos, y has­ta en un rin­cón ol­vi­da­do un ca­rro de di­fun­tos, allí de­ja­do por la pri­sa de los que asis­tie­ron al úl­ti­mo en­tie­rro. [...] Lo que más lla­mó la aten­ción fue­ron las pin­tu­ras de las paredes, tan fres­cas y con­ser­va­das co­mo si el día an­te­rior hu­bie­ran si­do he­chas”.

Sin em­bar­go, la fas­ci­na­ción y el res­pe­to que de­mos­tró To­da i Güell an­te el ha­llaz­go, no re­sul­tó co­rres­pon­di­do por to­do el mun­do: “Era muy im­por­tan­te aquel des­cu­bri­mien­to, y to­dos su­po­nían que los via­je­ros los res­pe­ta­rían. No fue así, pues dos o tres días más tar­de un gru­po de ame­ri­ca­nos ba­ja­ron a la cá­ma­ra y des­tru­ye­ron una pin­tu­ra gra­ban­do sus nom­bres so­bre ella. Jus­ta­men­te irri­ta­do, el se­ñor Mas­pe­ro man­dó ce­rrar de nue­vo el po­zo de la tum­ba, re­lle­nán­do­lo de are­na y pie­dra”.

EXCAVANDO LATUMBA

Pe­ro la con­fian­za que el pro­pio Mas­pe­ró de­po­si­tó en Eduard era ab­so­lu­ta, has­ta el pun­to de que le en­co­men­dó la ex­ca­va­ción de la tum­ba. De es­te mo­do, el di­plo­má­ti­co ca­ta­lán ha pa­sa­do a la pos­te­ri­dad co­mo el úni­co es­pa­ñol que ex­ca­vó en Egip­to du­ran­te el si­glo XIX. Pa­ra ello se ayu­dó de sie­te hom­bres que con­su­mie­ron tres días en va­ciar el re­cin­to fu­ne­ra­rio. De to­dos los ob­je­tos re­co­pi­la­dos, só­lo uno de ellos pa­só a en­gro­sar los fon­dos del Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal de Ma­drid. Se tra­ta de una ca­ja de Us­heb­tis per­te­ne­cien­te a Ja-Be­jent. An­tes de in­gre­sar es­ta pie­za en el mu­seo, for­mó par­te de co­lec­ción pri­va­da del pro­pio Eduard que la fue am­plian­do no­ta­ble­men­te du­ran­te su es­tan­cia en El Cairo. Fi­nal­men­te, di­vi­dió los ob­je­tos ate­so­ra­dos y los re­par­tió en­tre dos mu­seos es­pa­ño­les. A la Bi­blio­te­caMu­seo Víc­tor Ba­la­guer de Vi­la­no­va i la Gel­trú fue­ron a pa­rar 101 pie­zas do­na­das en 1886, mien­tras que el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal le com­pró al año si­guien­te 1300 ob­je­tos en su ma­yo­ría amu­le­tos, di­vi­ni­da­des de bron­ce, es­ca­ra­beos, va­sos de ala­bas­tro, ces­tos, za­pa­tos de cue­ro, ven­das de mo­mias, os­tra­cas con tex­tos en hie­rá­ti­co, de­mó­ti­co y cop­to, es­te­las y máscaras fu­ne­ra­rias. Una mis­ce­lá­nea pro­ce­den­te de lu­ga­res tan dis­pa­res co­mo Saq­qa­ra, Lu­xor, Deir el Me­di­na, As­siut, As­suan, Gu­mah, Deir el Baha­ri, Ge­bel Ein y Akhr­nin, aun­que sin ma­yo­res de­ta­lles so­bre el con­tex­to ar­queo­ló­gi­co de su apa­ri­ción.

El Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal ha­bía si­do fun­da­do por la rei­na Isa­bel II el 18 de mar­zo 1867 y se­rá rei­nau­gu­ra­do el 5 de ju­lio

La con­fian­za que el pro­pio Mas­pe­ró de­po­si­tó en Eduard era ab­so­lu­ta, has­ta el pun­to de que le en­co­men­dó la ex­ca­va­ción de la tum­ba

de 1895 en su ac­tual em­pla­za­mien­to de la ma­dri­le­ña ca­lle de Serrano. Una pri­me­ra re­me­sa de en­se­res del an­ti­guo Egip­to fue apor­ta­da por la viu­da de To­más Asen­si en 1876. Ape­nas unos tres­cien­tos ob­je­tos que Asen­si re­co­pi­ló en sus via­jes al ex­tran­je­ro y de los que ca­be des­ta­car las mo­mias de ani­ma­les, las es­cul­tu­ras en ma­de­ra y pie­dra, así co­mo ce­rá­mi­cas, va­sos de ala­bas­tro y ador­nos per­so­na­les. En con­se­cuen­cia, la par­ti­da ven­di­da por Eduard To­da i Güell su­po­nía una no­ta­ble con­tri­bu­ción a los fon­dos egip­cios al­ber­ga­dos en el mu­seo.

UN SAR­CÓ­FA­GO FARAÓNICO BA­JO AGUAS ES­PA­ÑO­LAS

Re­sul­ta lla­ma­ti­vo pen­sar que una de las pie­zas ar­queo­ló­gi­cas más em­ble­má­ti­cas de la his­to­ria de Egip­to, na­da me­nos que el sar­có­fa­go de uno de los tres gran­des fa­rao­nes en­te­rra­dos en las pi­rá­mi­des de Gi­za, pu­die­ra ha­llar­se en Es­pa­ña aun­que no en tie­rra fir­me, sino ba­jo sus aguas li­to­ra­les. Y es que en el fon­do del mar, con bas­tan­te pro­ba­bi­li­dad muy pró­xi­mo a Car­ta­ge­na, pa­re­ce en­con­trar­se la úl­ti­ma mo­ra­da de Mi­ce­ri­nos o Men­kau­ra. Un enor­me y pe­sa­do sar­có­fa­go de ba­sal­to de ca­si dos me­tros y me­dio de lar­go, por ca­si un me­tro de an­cho y otro tan­to de alto. De có­mo lle­gó has­ta las cos­tas de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, a más de 3.000 km de dón­de fue de­po­si­ta­do ori­gi­nal­men­te ha­ce 5.500 años, se hi­zo eco el po­li­fa­cé­ti­co escritor es­pa­ñol Vi­cen­te Blasco Ibá­ñez en el ter­cer vo­lu­men de su obra La vuel­ta al mun­do de un no­ve­lis­ta, pu­bli­ca­do en 1925: “La ter­ce­ra y más pe­que­ña de las Pi­rá­mi­des, la del fa­raón Mi­ce­rino, es su­pe­rior a las otras por la fi­nu­ra del tra­ba­jo y guar­da una par­te de su be­llo re­ves­ti­mien­to. Cuando fue des­cu­bier­ta su en­tra­da por un ex­plo­ra­dor ita­liano y un co­ro­nel in­glés, és­tos se con­ven­cie­ron in­me­dia­ta­men­te de que tam­bién la ha­bían ro­ba­do los an­ti­guos egip­cios. Sin em­bar­go, to­da­vía en­con­tra­ron en ella un her­mo­so sar­có­fa­go de pie­dra y un ataúd de mo­mia he­cho de ce­dro, con el

Ja­co­bo Fitz-Ja­mes Stuart, du­que de Al­ba, fi­nan­ció nu­me­ro­sos pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con las hu­ma­ni­da­des.

El Beaumont Co­lle­ge de Lon­dres, don­de se ha­bía edu­ca­do el du­que de Al­ba, im­pul­só su in­te­rés por lo an­glo­sa­jón.

Jo­sé Or­te­ga y Gas­set y otros in­te­lec­tua­les acu­die­ron en­tu­sias­ma­dos a las cla­ses ma­gis­tra­les de Car­ter.

El rey Al­fon­so XIII tam­bién se rin­dió al em­bru­jo que ejer­cía el an­ti­guo Egip­to y Tu­tank­ha­món en par­ti­cu­lar.

El cé­le­bre Ho­ward Car­ter via­jó a Ma­drid en dos oca­sio­nes en me­dio de una gran ex­pec­ta­ción in­te­lec­tual.

A la iz­quier­da, pro­gra­ma de la con­fe­ren­cia que im­par­tió Car­ter ( de­ba­jo) en la Re­si­den­cia de Es­tu­dian­tes. So­bre es­tas lí­neas, de­di­ca­to­ria fir­ma­da por el egip­tó­lo­go.

Sen­ned­jem tra­ba­jan­do en los cam­pos de La­ru, una de las nu­me­ro­sas re­pre­sen­ta­cio­nes que con­si­guen pro­por­cio­nar­nos in­for­ma­cio­nes so­bre la tec­no­lo­gía agra­ria en el An­ti­guo Egip­to.

Vi­si­ta de Gas­ton Mas­pe­ro y Ah­med Ke­mal a la ca­chet­te de Deir el-Baha­ri des­pués de que hu­bie­sen si­do re­ti­ra­das las mo­mias.

Eduard To­da i Güell, una de las per­so­nas que más hi­zo por es­ti­mu­lar el es­tu­dio de la egip­to­lo­gía en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.