El Sto­nehen­ge es­pa­ñol

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS: JA­VIER GAR­CÍA BLAN­CO

Ama­ne­ce en An­te­que­ra (Má­la­ga). Los ra­yos so­la­res be­san el mu­ro nor­te del co­rre­dor del dol­men de Men­ga, ilu­mi­nan­do así las ro­cas que los an­te­que­ra­nos del Neo­lí­ti­co ta­lla­ron ha­ce mi­les de años. De la mano de Ja­vier Gar­cía Blan­co, via­ja­mos a es­te “mi­la­gro” que acon­te­ce ca­da sols­ti­cio de ve­rano.

Ha­ce ca­si seis mil años, los an­ti­guos po­bla­do­res del cen­tro de An­da­lu­cía le­van­ta­ron un co­lo­sal con­jun­to sa­gra­do pa­ra fun­dir­se con el pai­sa­je y co­nec­tar con el cos­mos. He­mos que­ri­do com­pro­bar si era cier­to que cuando lle­ga el sols­ti­cio de ve­rano, en ese mis­mo ins­tan­te, la luz ha­ce un extra­ño jue­go ... ¿Ca­sua­li­dad? Via­ja­mos has­ta An­te­que­ra pa­ra ver­lo, fo­to­gra­fiar­lo y mos­trar­lo a nues­tros lec­to­res. ¡Es­te es el re­sul­ta­do!

De las tres cons­truc­cio­nes me­ga­lí­ti­cas, so­lo la de Men­ga ha si­do co­no­ci­da inin­te­rrum­pi­da­men­te por los dis­tin­tos po­bla­do­res de An­te­que­ra

Son ca­si las sie­te de la ma­ña­na del 21 de ju­nio, día del sols­ti­cio de ve­rano, y el sol es­tá a pun­to de aso­mar por el ho­ri­zon­te. Un gru­po de unas vein­te per­so­nas es­pe­ra­mos con emo­ción mal con­te­ni­da a que el as­tro rey ha­ga por fin ac­to de pre­sen­cia y des­pe­je con su luz las ti­nie­blas cre­pus­cu­la­res que to­da­vía cu­bren la ve­ga de An­te­que­ra (Má­la­ga), y al mis­mo tiem­po nos re­ga­le un es­pec­tácu­lo real­men­te sin­gu­lar. Por fin, cuando fal­ta tan só­lo un mi­nu­to pa­ra las sie­te, el sol co­mien­za a de­jar­se ver por en­ci­ma de una lo­ma en el ho­ri­zon­te; pri­me­ro es ape­nas una pe­que­ña “len­te­ja” de luz que ti­ñe el fir­ma­men­to de to­nos anaran­ja­dos, pe­ro po­co des­pués se con­vier­te en un dis­co per­fec­to que res­plan­de­ce en el cie­lo. En ese ins­tan­te se pro­du­ce el “mi­la­gro”: los ra­yos so­la­res in­ci­den en el mu­ro nor­te del co­rre­dor del dol­men de Men­ga, ilu­mi­nan­do con to­nos do­ra­dos las ro­cas que los an­te­que­ra­nos del Neo­lí­ti­co ta­lla­ron ha­ce mi­les de años.

A pe­sar del cu­rio­so “fe­nó­meno lu­mí­ni­co” –los in­ves­ti­ga­do­res si­guen du­dan­do si fue un efec­to bus­ca­do o fru­to del azar–, la ver­da­de­ra orien­ta­ción del dol­men es otra, y no pa­sa des­aper­ci­bi­da. Fren­te a no­so­tros, en el ho­ri­zon­te, un ros­tro hu­mano gi­gan­tes­co ya­ce mi­ran­do al cie­lo, mien­tras la cla­ri­dad del ama­ne­cer se va abrien­do pa­so y bo­rra las úl­ti­mas hue­llas de la no­che. El mis­te­rio­so ros­tro, co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo “el in­dio”, no es más que una pe­que­ña mon­ta­ña, la lla­ma­da Pe­ña de los Enamo­ra­dos. Sin em­bar­go, si pa­ra un ob­ser­va­dor del si­glo XXI su vi­sión re­sul­ta cau­ti­va­do­ra, no es de ex­tra­ñar que los hom­bres y mu­je­res de la Prehis­to­ria iden­ti­fi­ca­ran aque­lla ci­ma de as­pec­to sin­gu­lar con un en­cla­ve sa­gra­do y má­gi­co que or­de­na­ba e in­fluía en su te­rri­to­rio.

Ha­ce seis mil años, An­te­que­ra era –al igual que hoy– una im­por­tan­te en­cru­ci­ja­da, un cru­ce de ca­mi­nos que co­nec­ta­ba to­dos los pun­tos car­di­na­les del sur pe­nin­su­lar, lo que ha­cía de aquel en­cla­ve un lu­gar des­ta­ca­do pa­ra los pri­mi­ti­vos po­bla­do­res de aque­llas tie­rras. A su pri­vi­le­gia­da ubicación se su­ma­ba la pre­sen­cia de dos hi­tos en el pai­sa­je cu­yo as­pec­to de­bió re­sul­tar ca­si so­bre­na­tu­ral pa­ra los hom­bres y mu­je­res de la Prehis­to­ria: el ci­ta­do “in­dio” de la Pe­ña de los Enamo­ra­dos y la sie­rra de El Tor­cal, un pai­sa­je kárs­ti­co pla­ga­do de ro­cas con for­mas “im­po­si­bles”. Fue qui­zá aque­lla acu­mu­la­ción de ele­men­tos sin­gu­la­res la que lle­vó a aque­llos an­ti­guos ha­bi­tan­tes a le­van­tar el fas­ci­nan­te dol­men de Men­ga, y más tar­de otras dos cons­truc­cio­nes me­ga­lí­ti­cas no me­nos enig­má­ti­cas: el dol­men de Vie­ra y el tho­los de El Ro­me­ral.

LOS PIO­NE­ROS

Es­tas tres cons­truc­cio­nes me­ga­lí­ti­cas an­te­que­ra­nas se cuen­tan en­tre las edi­fi­ca­cio­nes más im­por­tan­tes de la Prehis­to­ria eu­ro­pea de­bi­do a una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas que las ha­cen ex­cep­cio­na­les –ta­ma­ño, va­rie­dad de téc­ni­cas cons­truc­ti­vas, an­ti­güe­dad, orien­ta­ción sin­gu­lar…–, pe­ro so­bre to­do por cons­ti­tuir un ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co de mo­nu­men­ta­li­dad pai­sa­jís­ti­ca, en el que na­tu­ra­le­za y ar­qui­tec­tu­ra se in­te­gra­ron a la per­fec­ción pa­ra dar for­ma a un enor­me san­tua­rio me­dian­te la ex­pre­sión pa­tri­mo­nial y cul­tu­ral más ca­rac­te­rís­ti­ca de las so­cie­da­des neo­lí­ti­cas eu­ro­peas: el me­ga­li­tis­mo.

No es de ex­tra­ñar, por tan­to, que el Si­tio de los dól­me­nes de An­te­que­ra se con­vir­tie­ra en ju­lio de 2016 en el pri­mer con­jun­to me­ga­lí­ti­co de la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal en re­ci­bir el tí­tu­lo de Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO, un re­co­no­ci­mien­to que ya os­ten­ta­ban des­de ha­ce años en­cla­ves me­ga­lí­ti­cos in­su­la­res co­mo Sto­nehen­ge (In­gla­te­rra), New­gran­ge (Ir­lan­da) o Ha­gar Qin y Ggan­ti­ja, en Mal­ta.

De las tres cons­truc­cio­nes me­ga­lí­ti­cas, so­lo la de Men­ga ha si­do co­no­ci­da de for­ma inin­te­rrum­pi­da por los dis­tin­tos po­bla­do­res de An­te­que­ra, des­de sus cons­truc­to­res has­ta nues­tros días. Las otras dos ca­ye­ron en el ol­vi­do ha­ce si­glos, y só­lo a co­mien­zos del si­glo XX fue­ron re­des­cu­bier­tas por los in­ves­ti­ga­do­res. La pri­me­ra re­fe­ren­cia es­cri­ta que se con­ser­va so­bre la Cue­va de Men­ga –así se de­no­mi­nó a es­te dol­men du­ran­te

Men­ga si­guió sien­do uti­li­za­do co­mo en­cla­ve sa­gra­do o de en­te­rra­mien­to has­ta la mis­mí­si­ma Edad Me­dia

mu­cho tiem­po– se re­mon­ta al si­glo XVI, cuando el obis­po de Má­la­ga la ci­tó en una li­cen­cia del año 1536. Sin em­bar­go, no fue has­ta el si­glo XIX cuando el mo­nu­men­to prehis­tó­ri­co co­men­zó a lla­mar la aten­ción de cu­rio­sos y pio­ne­ros de la Ar­queo­lo­gía.

En 1810, por ejem­plo, el con­de An­dré Fra­nçois Miot de Mé­li­to –ministro de Jo­sé Bo­na­par­te–, vi­si­tó el re­cin­to a su pa­so por An­te­que­ra du­ran­te una ex­pe­di­ción por An­da­lu­cía en la que tam­bién par­ti­ci­pa­ba el her­mano de Napoleón. En cual­quier ca­so, no fue has­ta me­dia­dos de si­glo, en 1847, cuando el ar­qui­tec­to Ra­fael Mit­ja­na y Ar­di­son pu­bli­có su en­sa­yo Me­mo­ria so­bre el tem­plo drui­da ha­lla­do en las cer­ca­nías de la ciu­dad de An­te­que­ra. El tra­ba­jo de Mit­ja­na, que co­mo in­di­ca su tí­tu­lo in­ter­pre­ta­ba el dol­men co­mo un “tem­plo drui­da”, mar­có un pun­to de in­fle­xión en las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el me­ga­li­tis­mo pe­nin­su­lar, y a par­tir de él mu­chos otros au­to­res acu­die­ron a la lo­ca­li­dad ma­la­gue­ña pa­ra es­tu­diar el dol­men de Men­ga.

En 1852 fue una ex­tran­je­ra, lady Loui­sa Te­ni­son, quien que­dó pren­da­da del mis­te­rio y la be­lle­za del dol­men an­te­que­rano. Te­ni­son –ar­tis­ta, via­je­ra y aris­tó­cra­ta bri­tá­ni­ca– fue la pri­me­ra en ha­cer­se eco de la sin­gu­lar orien­ta­ción del dol­men de Men­ga ha­cia la Pe­ña de los Enamo­ra­dos, y tam­bién nos de­jó la pri­me­ra men­ción que se co­no­ce al po­zo de la cá­ma­ra in­te­rior, que cae­ría en el ol­vi­do du­ran­te más de un si­glo. A la da­ma in­gle­sa le si­guió Pros­per Mé­ri­mée un año más tar­de, quién tra­zó un plano de­ta­lla­do del dol­men, y al­gu­nos años más tar­de, en las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XIX, el ar­queó­lo­go bel­ga Louis Si­ret y Cels de­ja­ba cons­tan­cia de Men­ga en su obra L’Es­pag­ne préhis­to­ri­que (1893), re­fren­dan­do aún más la im­por­tan­cia del me­ga­li­to ma­la­gue­ño.

UNA CONS­TRUC­CIÓN CO­LO­SAL

Aun­que se des­co­no­ce con cer­te­za cuán­do co­men­zó a cons­truir­se el dol­men de Men­ga, los es­tu­dios más re­cien­tes apun­tan a que fue apro­xi­ma­da­men­te en torno al 3700 an­tes de nues­tra Era, en el Neo­lí­ti­co Fi­nal. Es de­cir, es unos 1.200 años más an­ti­guo que el cé­le­bre cróm­lech de Sto­nehen­ge, en In­gla­te­rra.

Men­ga es lo que se co­no­ce co­mo “me­ga­li­to de ga­le­ría” y fue eri­gi­do uti­li­zan­do la técnica or­tos­tá­ti­ca, em­plean­do blo­ques de pie­dra verticales pa­ra con­for­mar los mu­ros de la es­truc­tu­ra. El tú­mu­lo de tie­rra que lo cu­bre tie­ne un diá­me­tro de 50 me­tros. Su lon­gi­tud, des­de el co­mien­zo del atrio has­ta el fon­do de la ga­le­ría, es de 27,5 me­tros, y su al­tu­ra va­ría en­tre los 2,70 de la en­tra­da a los 3,50 me­tros de la ca­be­ce­ra. Es­tá com­pues­to por 32 me­ga­li­tos o gran­des pie­dras: 24 son or­tos­ta­tos, es de­cir, blo­ques verticales a mo­do de mu­ros; 3 son pi­la­res de sus­ten­ta­ción, y otros cin­co me­ga­li­tos se uti­li­za­ron co­mo lo­sas de cu­bier­ta. La más gran­de de es­tas úl­ti­mas tie­ne un pe­so de 150 to­ne­la­das, equi­va­len­te al pe­so de un Air­bus A310 a to­pe de car­ga. Se tra­ta del me­ga­li­to más gran­de ja­más des­pla­za­do en la Prehis­to­ria de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, y uno de los más gran­des de Eu­ro­pa. Pa­ra ha­cer­se una idea, bas­ta con se­ña­lar que ca­da una de las pie­dras verticales uti­li­za­das en Sto­nehen­ge pe­sa unas 25 to­ne­la­das… Con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, es fá­cil en­ten­der que Men­ga sea el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de la ar­qui­tec­tu­ra me­ga­lí­ti­ca en Es­pa­ña, y pro­ba­ble­men­te tam­bién en Eu­ro­pa.

Tal y co­mo avan­za­mos an­tes, el co­rre­dor de Men­ga es­tá orien­ta­do en di­rec­ción a la Pe­ña de los Enamo­ra­dos, con un aci­mut de 45º (al nor­te de la sa­li­da del sol en el sols­ti­cio de ve­rano), una orien­ta­ción inu­sual, pues la in­men­sa ma­yo­ría de los me­ga­li­tos eu­ro­peos es­tán orien­ta­dos ha­cia el es­te, a la sa­li­da del sol. De he­cho, el dol­men de Men­ga es el úni­co de to­da la Eu­ro­pa con­ti­nen­tal que se orien­ta ha­cia una mon­ta­ña de as­pec­to an­tro­po­mor­fo. Es­ta re­la­ción en­tre Men­ga y la Pe­ña es co­no­ci­da, co­mo di­ji­mos, al me­nos des­de el si­glo XIX, pe­ro lo que se ig­no­ra­ba en­ton­ces es que el co­rre­dor del dol­men apun­ta con exac­ti­tud al nor­te de la mon­ta­ña, jus­to don­de se ubi­ca el lla­ma­do abri­go de Ma­ta­ca­bras, un en­cla­ve en el que los ar­queó­lo­gos han des­cu­bier­to pin­tu­ras ru­pes­tres de es­ti­lo es­que­má­ti­co con una an­ti­güe­dad si­mi­lar a la de Men­ga. Es­to in­di­ca, sin lu­gar a du­das, que el abri­go de Ma­ta­ca­bras, al que el dol­men apun­ta di­rec­ta­men­te, fue un en­cla­ve

Los in­ves­ti­ga­do­res tie­nen cla­ro que el con­jun­to de los dól­me­nes de An­te­que­ra fue eri­gi­do por sus cons­truc­to­res con una fi­na­li­dad fu­ne­ra­ria es­pe­cial do­ta­do de una sig­ni­fi­ca­ción má­gi­co-re­li­gio­sa pa­ra los po­bla­do­res neo­lí­ti­cos del lu­gar.

Tras su cons­truc­ción, y du­ran­te si­glos y si­glos, Men­ga si­guió sien­do uti­li­za­do co­mo en­cla­ve sa­gra­do o de en­te­rra­mien­to a lo lar­go de la Edad del Co­bre, del Bron­ce, el Hie­rro, la An­ti­güe­dad y la Edad Me­dia.

Con el co­mien­zo del si­glo XX, el in­te­rés por Men­ga si­guió en au­men­to, y no só­lo en­tre los in­ves­ti­ga­do­res, sino que tam­bién despertó la cu­rio­si­dad de al­gu­nos ve­ci­nos de la lo­ca­li­dad. De he­cho, se­rían dos de ellos, los her­ma­nos An­to­nio y Jo­sé Vie­ra Fuen­tes, quie­nes pro­ta­go­ni­za­rían un ha­llaz­go que dis­pa­ra­ría las co­tas de in­te­rés del ya­ci­mien­to has­ta ni­ve­les di­fí­ci­les de su­pe­rar. En 1903, los her­ma­nos –jar­di­ne­ros mu­ni­ci­pa­les a quie­nes se ha­bía en­co­men­da­do el cui­da­do del dol­men de Men­ga– de­ci­die­ron lle­var por ini­cia­ti­va pro­pia una ex­ca­va­ción ama­teur en bus­ca de más pis­tas so­bre los cons­truc­to­res del me­ga­li­to. Fue así co­mo en ve­rano de ese mis­mo año, en una lo­ma cer­ca­na co­no­ci­da co­mo Ce­rro Chi­co –lla­ma­da así por sus pe­que­ñas di­men­sio­nes– los Vie­ra des­cu­brie­ron el dol­men de Vie­ra, bau­ti­za­do con ese nom­bre por el ar­queó­lo­go Ma­nuel Gómez-Mo­reno Mar­tí­nez en ho­nor a sus des­cu­bri­do­res. Ani­ma­dos por su éxi­to, al año si­guien­te los her­ma­nos Vie­ra am­plia­ron la zo­na de bús­que­da, y de nue­vo vol­vie­ron a dar en el cla­vo. A unos cua­tro ki­ló­me­tros lo­ca­li­za­ron el ya­ci­mien­to de Ce­rri­llo Blan­co, hoy co­no­ci­do co­mo tho­los de El Ro­me­ral, el ter­cer me­ga­li­to que com­ple­ta el ac­tual Si­tio de los Dól­me­nes de An­te­que­ra.

¿UN GI­GAN­TES­CO CEN­TRO SA­GRA­DO?

En la ac­tua­li­dad, los in­ves­ti­ga­do­res pa­re­cen te­ner cla­ro que el con­jun­to de los dól­me­nes de An­te­que­ra fue eri­gi­do por sus cons­truc­to­res con una fi­na­li­dad fu­ne­ra­ria, con­vir­tién­do­se en una gi­gan­tes­ca ne­cró­po­lis prehis­tó­ri­ca. De he­cho, los di­fe­ren­tes es­tu­dios ar­queo­ló­gi­cos han po­di­do de­ter­mi­nar que con el pa­so de los si­glos, otras ci­vi­li­za­cio­nes, tan­to en las eda­des del Co­bre, Bron­ce o el Hie­rro, co­mo en la An­ti­güe­dad o la Edad Me­dia, em­plea­ron el en­cla­ve pa­ra en­te­rrar a sus di­fun­tos. Tan­to es así, que to­da­vía hoy el ce­men­te­rio cris­tiano de An­te­que­ra se ubi­ca jus­to al la­do del re­cin­to de los dól­me­nes de Men­ga y Vie­ra, ma­ni­fes­tan­do así una con­ti­nui­dad de es­ta fun­ción por es­pa­cio de ca­si seis mil años de for­ma inin­te­rrum­pi­da.

Sin em­bar­go, las pe­cu­lia­res ca­rac­te­rís­ti­cas de los tres me­ga­li­tos, su ta­ma­ño des­co­mu­nal –so­bre to­do en el ca­so de Men­ga– y la sin­gu­la­ri­dad de sus orien­ta­cio­nes, ha lle­va­do des­de an­ti­guo a va­lo­rar la po­si­bi­li­dad de que el con­jun­to fue­ra al­go más que una me­ra ne­cró­po­lis. Ya en las pri­me­ras re­fe­ren­cias a Men­ga –en el si­glo XVI– se iden­ti­fi­ca­ba el mo­nu­men­to me­ga­lí­ti­co co­mo un tem­plo pa­gano de con­no­ta­cio­nes má­gi­cas e in­clu­so dia­bó­li­cas. En el si­glo XIX, Mit­ja­na apun­ta­ba en su es­tu­dio una po­si­bi­li­dad me­nos exó­ti­ca, aun­que tam­bién alejada del cri­te­rio cien­tí­fi­co, al identi­ficar el dol­men co­mo un tem­plo druí­di­co. Po­co des­pués sur­gie­ron las pri­me­ras in­ter­pre­ta­cio­nes más con­ven­cio­na­les, cuando au­to­res co­mo Il­de­fon­so Mar­zo o Tri­ni­dad Ro­jas pro­pu­sie­ron la hi­pó­te­sis de la ne­cró­po­lis, que se man­ten­dría has­ta la ac­tua­li­dad.

En cual­quier ca­so, y aun­que el ca­rác­ter fu­ne­ra­rio del con­jun­to pa­re­ce fue­ra de to­da du­da, es muy po­si­ble que no fue­ra esa su úni­ca fi­na­li­dad. La cla­ve de los dól­me­nes de An­te­que­ra pa­re­ce ra­di­car en su pe­cu­liar orien­ta­ción y conexión con cier­tos hi­tos geo­grá­fi­cos del pai­sa­je cir­cun­dan­te. Co­mo ya he­mos vis­to, Men­ga es­tá orien­ta­do a un pun­to con­cre­to de la Pe­ña de los Enamo­ra­dos, el abri­go de Ma­ta­ca­bras, de in­du­da­ble ca­rác­ter má­gi­co-re­li­gio­so pa­ra los po­bla­do­res prehis­tó­ri­cos. Por su par­te, Vie­ra tie­ne una orien­ta­ción más con­ven­cio­nal, di­ri­gi­da ha­cia la sa­li­da del sol en los equi­noc­cios, aun­que tam­bién se en­cuen­tra en la pro­lon­ga­ción del eje Men­ga-Pe­ña, y el Ro­me­ral no só­lo que­da in­clui­do en di­cho eje, sino que es­tá orien­ta­do al pun­to más alto de El Tor­cal –otro hi­to pai­sa­jís­ti­co de con­no­ta­cio­nes sa­gra­das– y al mis­mo tiem­po con el equi­noc­cio de in­vierno.

Te­nien­do en cuen­ta es­tas cir­cuns­tan­cias, al­gu­nos au­to­res han pro­pues­to la hi­pó­te­sis de la exis­ten­cia de dos fa­ses cons­truc­ti­vas en el con­jun­to. En la pri­me­ra se ha­brían cons­trui­do los dól­me­nes de Men­ga y Vie­ra co­mo par­te de un pro­yec­to úni­co, en el que Men­ga ha­bría si­do em­plea­do con fi­nes ri­tua­les y/o ce­re­mo­nia­les, mien­tras que Vie­ra ha­bría ser­vi­do co­mo lu­gar de en­te­rra­mien­to de gran­des di­men­sio­nes. Sur­ge la du­da, en es­te pun­to, de si di­chos en­te­rra­mien­tos ha­brían te­ni­do lu­gar coin­ci­dien­do con el fe­nó­meno lu­mí­ni­co de los equi­noc­cios –un even­to que ha­bría es­ta­do re­la­cio­na­do con la idea de re­su­rrec­ción– o si se ha­brían rea­li­za­do du­ran­te to­do el año. En el pri­mer ca­so, que­da­ría por de­ter­mi­nar qué su­ce­día con los cuer­pos de los di­fun­tos en otras épo­cas del año, aun­que los ex­per­tos han su­ge­ri­do que qui­zá se en­te­rra­ran tem­po­ral­men­te en Men­ga, a la es­pe­ra de tras­la­dar­los más tar­de coin­ci­dien­do con los equi­noc­cios. Pa­ra los hom­bres y mu­je­res de la Prehis­to­ria,

Los cuer­pos de los di­fun­tos se­rían en­te­rra­dos en el in­te­rior de los dól­me­nes que, a mo­do de úte­ro de la Ma­dre Tie­rra, se­rían fe­cun­da­dos

el sol y sus ci­clos ha­brían sim­bo­li­za­do a la per­fec­ción el ci­clo de vi­da-muer­te, pues el as­tro rey sa­le y se po­ne ca­da día a mo­do de eterno mo­rir y re­na­cer. En es­te es­ce­na­rio, mo­men­tos cla­ve del ci­clo so­lar co­mo los sols­ti­cios y los equi­noc­cios ha­brían te­ni­do un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial, lo que ex­pli­ca­ría la orien­ta­ción de los me­ga­li­tos en fun­ción de es­tas fe­chas, te­nien­do en cuen­ta su fun­ción fu­ne­ra­ria. Así, los cuer­pos de los di­fun­tos se­rían en­te­rra­dos en el in­te­rior de los dól­me­nes que, a mo­do de úte­ro de la Ma­dre Tie­rra, se­rían fe­cun­da­dos con la es­pe­ran­za de la re­su­rrec­ción en la otra vi­da. Se­gún es­ta hi­pó­te­sis, en la se­gun­da fa­se se ha­bría le­van­ta­do el tho­los de El Ro­me­ral –muy pos­te­rior– que uni­fi­ca­ría en un úni­co re­cin­to las dos fun­cio­nes, ri­tual y fu­ne­ra­ria, y que ade­más que­da­ba uni­do con las an­te­rio­res cons­truc­cio­nes al es­tar in­ser­ta­do en el eje vi­sual Men­ga-Vie­ra-Pe­ña. Es­ta po­si­bi­li­dad pa­re­ce re­fren­da­da, al me­nos en par­te, por la exis­ten­cia de los víncu­los de orien­ta­ción en­tre los me­ga­li­tos y la Pe­ña y El Tor­cal, así co­mo con los fe­nó­me­nos lu­mí­ni­cos de equi­noc­cios y sols­ti­cio de in­vierno.

En cual­quier ca­so, de lo que no hay du­da es de que los cons­truc­to­res del con­jun­to bus­ca­ron con sus crea­cio­nes or­de­nar el pai­sa­je y el te­rri­to­rio que los cir­cun­da­ba, en el que ha­bían es­ta­ble­ci­do sus asen­ta­mien­tos y su fuen­te de sus­ten­to: la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría. Al le­van­tar los dól­me­nes de Men­ga y Vie­ra, y el tho­los de El Ro­me­ral, los po­bla­do­res prehis­tó­ri­cos de An­te­que­ra es­ta­ban crean­do hi­tos hu­ma­nos que, cu­bier­tos con tú­mu­los, imi­ta­ban ele­men­tos del pai­sa­je que los ro­dea­ba y que pa­ra ellos po­seían con­no­ta­cio­nes sa­gra­das, y al mis­mo tiem­po crea­ban una vin­cu­la­ción con el cos­mos. Un men­sa­je que ha per­du­ra­do has­ta nues­tros días, trans­mi­tién­do­nos un le­ga­do ex­cep­cio­nal so­bre las prác­ti­cas fu­ne­ra­rias y ri­tua­les de es­tas so­cie­da­des prehis­tó­ri­cas del Neo­lí­ti­co Fi­nal y la Edad del Bron­ce que, ha­ce mi­les de años, ocu­pa­ron es­ta re­gión del sur de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca.

In­ves­ti­ga­do­res en la en­tra­da del dol­men de Men­ga, en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX.

Lady Loui­sa Te­ni­son, aris­tó­cra­ta y via­je­ra que vi­si­tó el dol­men de Men­ga en 1852.

Vi­si­tan­tes en el co­rre­dor de Men­ga.

al dol­men de Men­ga con las pri­me­ras lu­ces del sols­ti­cio de ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.