El es­pa­ñol que dio la vuel­ta al mun­do en el Graf Zep­pe­lin

Je­ró­ni­mo y Ja­cin­to Me­gías, her­ma­nos ca­na­rios, médicos y bac­te­rió­lo­gos de re­nom­bre, se con­vir­tie­ron por mé­ri­tos pro­pios en dos de las fi­gu­ras in­te­lec­tua­les más asom­bro­sas de la Es­pa­ña de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX. Pe­ro, ade­más, Je­ró­ni­mo Me­gías tam­bién

Historia de Iberia Vieja - - A PRIMERA VISTA - ALE­JAN­DRO PO­LAN­CO MA­SA

Je­ró­ni­mo y Ja­cin­to Me­gías, doc­to­res en me­di­ci­na, vi­nie­ron al mun­do en las Ca­na­rias. Je­ró­ni­mo Me­gías, na­ci­do en 1880 y fa­lle­ci­do en 1932, vino al mun­do en Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria. Es­tu­dió me­di­ci­na en Ma­drid con lu­mi­na­rias co­mo Gre­go­rio Ma­ra­ñón. Jun­to a su for­ma­ción mé­di­ca, se apa­sio­nó con el mun­do de la bac­te­rio­lo­gía tra­ba­jan­do con el doc­tor Llo­ren­te. Fru­to de esa co­la­bo­ra­ción fue la ela­bo­ra­ción de di­ver­sos sue­ros y va­cu­nas. Sus in­ves­ti­ga­cio­nes le lle­va­ron in­clu­so a es­tu­diar bac­te­rio­lo­gía en el Ins­ti­tu­to Pas­teur en Pa­rís, don­de co­no­ció a lo más gra­na­do de su campo. Su tra­ba­jo con Llo­ren­te y otros cien­tí­fi­cos im­pul­só la in­tro­duc­ción de nue­vas téc­ni­cas pa­ra ela­bo­rar va­cu­nas en Es­pa­ña. Aho­ra bien, ade­más de una in­ce­san­te la­bor mé­di­ca y cien­tí­fi­ca, a Je­ró­ni­mo Me­gías le apa­sio­na­ba la aven­tu­ra. Jun­to a su vue­lo al­re­de­dor del mun­do en el Graf Zep­pe­lin, re­co­rrió gran par­te de Eu­ro­pa y Áfri­ca, así co­mo le­ja­nos lu­ga­res de Asia y Amé­ri­ca. Via­jó tam­bién al­re­de­dor del mun­do en el trans­atlán­ti­co Fran­co­nia, jun­to a Blasco Ibá­ñez.

Su her­mano, Ja­cin­to Me­gías, na­ci­do en Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria en 1888 y fa­lle­ci­do en 1956, si­guió tam­bién el ca­mino de la for­ma­ción mé­di­ca. Tra­ba­jó igual­men­te con el doc­tor Llo­ren­te y con Je­ró­ni­mo en el campo de la bac­te­rio­lo­gía, lle­gan­do a ocu­par nu­me­ro­sos car­gos uni­ver­si­ta­rios en el mun­do mé­di­co. Jun­to a su la­bor en el Ins­ti­tu­to Llo­ren­te, lle­gó a ser mé­di­co de la Ca­sa Real, co­mo su her­mano, y pu­bli­có nu­me­ro­sas obras mé­di­cas de gran im­pac­to in­ter­na­cio­nal.

Ba­jo el pa­tro­ci­nio del mag­na­te de la pren­sa Hearst, par­tió el gran di­ri­gi­ble pa­ra dar la vuel­ta al mun­do con un pa­sa­je muy es­pe­cial...

Ca­be men­cio­nar que pa­ten­tó di­ver­sos mé­to­dos de ob­ten­ción de sue­ros y va­cu­nas, así co­mo va­rios ti­pos de agu­ja pa­ra in­yec­cio­nes in­tra­ve­no­sas y con­te­ne­do­res de am­po­llas far­ma­céu­ti­cas. Di­cho es­to, que­da cla­ro que nos en­con­tra­mos an­te un tán­dem im­pre­sio­nan­te: dos her­ma­nos que si­guie­ron ca­mi­nos pa­ra­le­los y cu­ya pa­sión por el co­no­ci­mien­to y la vi­da no te­nían lí­mi­tes.

LA VUEL­TA AL MUN­DO DEL

GRAF ZEP­PE­LIN Du­ran­te los años vein­te y has­ta bien en­tra­dos los trein­ta, en con­cre­to has­ta la ca­tás­tro­fe del gi­gan­tes­co na­vío vo­lan­te re­ple­to de hi­dró­geno LZ 129 Hin­den­burg mien­tras se apro­xi­ma­ba a tie­rra en Nue­va Jer­sey el 6 de ma­yo de 1937, los gran­des di­ri­gi­bles fue­ron los re­yes del cie­lo. Cier­to es que ya por en­ton­ces exis­tían mul­ti­tud de mo­de­los de ae­ro­plano ca­pa­ces de rea­li­zar to­do ti­po de tra­ba­jos aé­reos de for­ma efi­cien­te, pe­ro la es­tam­pa de los mons­truos del ai­re co­mo el ma­lo­gra­do Hin­den­burg no te­nía ri­val.

El pri­me­ro de los gran­des di­ri­gi­bles ale­ma­nes des­ti­na­do a rea­li­zar vue­los in­ter­con­ti­nen­ta­les fue el cé­le­bre LZ 127 Graf Zep­pe­lin, to­do un pa­la­cio vo­lan­te con ca­pa­ci­dad pa­ra 20 pa­sa­je­ros y do­ta­do de una tri­pu­la­ción de más de 40 per­so­nas. Con una lon­gi­tud su­pe­rior a los 236 me­tros y un diá­me­tro que su­pe­ra­ba los 30 me­tros, su vue­lo cons­ti­tuía un es­pec­tácu­lo sin igual en su tiem­po. Ani­ma­do por cin­co po­ten­tes mo­to­res May­bach de 550 CV, el Graf Zep­pe­lin se acer­ca­ba a los 128 ki­ló­me­tros por ho­ra de ve­lo­ci­dad má­xi­ma.

El LZ 127, que vo­ló por pri­me­ra vez el 18 de sep­tiem­bre de 1928, reali­zó cien­tos de via­jes por to­do el mun­do, in­clu­yen­do una lí­nea re­gu­lar a tra­vés del Atlán­ti­co ha­cia Su­da­mé­ri­ca pa­ra trans­por­tar pa­sa­je, car­ga y co­rreo, no su­frien­do has­ta su re­ti­ra­da en 1937 nin­gún per­can­ce de men­ción ni pér­di­das hu­ma­nas. Bau­ti­za­do en ho­nor del pio­ne­ro de los di­ri­gi­bles Fer­di­nand von Zep­pe­lin, o “Con­de” ( Graf) Zep­pe­lin, a la sa­zón fun­da­dor de la com­pa­ñía que cons­tru­yó to­da aque­lla se­rie de gran­des di­ri­gi­bles ale­ma­nes, el LZ 127 lo­gró rea­li­zar un vue­lo al­re­de­dor del mun­do de 21 días. La apues­ta era arries­ga­da, pues en ma­yo de 1929 la na­ve co­man­da­da por Hu­go Ec­ke­ner hu­bo de in­te­rrum­pir un via­je ha­cia Amé­ri­ca en las cer­ca­nías de la cos­ta es­pa­ño­la por un gra­ve pro­ble­ma con sus mo­to­res.

Ba­jo el pa­tro­ci­nio del mag­na­te de la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se Wi­lliam Ran­dolph Hearst, que veía un buen ne­go­cio en es­te ti­po de ini­cia­ti­vas, par­tió el gran di­ri­gi­ble pa­ra dar la vuel­ta al mun­do el 15 de agos­to de 1929 con un pa­sa­je muy es­pe­cial. No só­lo se tra­ta­ba de lo­grar pu­bli­ci­dad, sino tam­bién be­ne­fi­cios gra­cias al trans­por­te de co­rreo y la emi­sión de se­llos y ven­ta de re­cuer­dos. Los pe­rió­di­cos de Hearst se en­car­ga­ron de anun­ciar a los cua­tro vien­tos las aven­tu­ras de la na­ve se­gún

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.