El des­cu­bri­mien­to de la sies­ta

Historia de Iberia Vieja - - EL PERSONAJE -

UNA DE LAS CO­SAS más pre­cia­das que Wins­ton Chur­chill se tra­jo de Cu­ba fue la cos­tum­bre de echar­se la sies­ta. No tu­vo re­pa­ro en re­co­no­cer su nue­vo há­bi­to sino que, ade­más, lo de­jó re­fle­ja­do en su li­bro Mis años mo­zos, des­cri­bien­do su pri­me­ra sies­ta en ple­na pa­tru­lla: “… se sir­vió un gui­sa­do de car­ne y ca­fé a los com­po­nen­tes del Es­ta­do Ma­yor, sen­ta­dos al­re­de­dor de una me­sa. Aque­llo era un pic­nic. A po­co, el ayu­dan­te de campo del ge­ne­ral ex­hi­bió una bo­te­lla me­tá­li­ca en la que pre­pa­ró una be­bi­da, el nom­bre del bre­ba­je so­na­ba al­go así co­mo “ron­co­tel” (….) re­sul­tó ex­ce­len­te. Mien­tras tan­to, ha­bían si­do ten­di­das al­gu­nas ha­ma­cas en­tre los ár­bo­les. Se nos in­vi­tó a que las ocu­pá­ra­mos. Los sol­da­dos se ten­die­ron so­bre el sue­lo, a la som­bra, des­pués de ha­ber to­ma­do, su­pon­go, las pre­cau­cio­nes mi­li­ta­res del ca­so.Y to­do el mun­do dur­mió du­ran­te cua­tro ho­ras”.

Tí­pi­ca­men­te es­pa­ño­la, es­ta cos­tum­bre arrai­gó tan­to en Chur­chill que con­ti­nuó ha­cien­do la sies­ta du­ran­te el res­to de su vi­da. Se­gún con­ta­ba, dor­mir una sies­ta le per­mi­tía ren­dir mu­cho más que si so­lo dor­mía du­ran­te la no­che. Tan afi­cio­na­do era a es­ta cos­tum­bre tan es­pa­ño­la, que in­clu­so el ase­sor mi­li­tar Sir Has­tings Is­may y el ge­ne­ral Alan Broo­ke re­co­no­cie­ron que ce­le­bra­ban sus reunio­nes a me­dio­día en el dor­mi­to­rio de Chur­chill, cuando és­te se ha­bía le­van­ta­do de su sies­ta y aún es­ta­ba en pi­ja­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.