El zoo de los su­per­vi­vien­tes

El sép­ti­mo ar­te con Jo­se­ma­nuel Es­cri­bano

Historia de Iberia Vieja - - CINE HISTÓRICO -

LA NEOZELANDESA

Ni­ki Ca­ro ha di­ri­gi­do me­dia do­ce­na de lar­gos; dos de ellos con cier­ta re­per­cu­sión en Es­pa­ña: Wha­le ri­der y En tie­rra de hom­bres. Am­bos pro­vis­tos de fuer­tes ca­rac­te­res de mu­je­res lu­cha­do­ras, co­mo es­te que se aca­ba de es­tre­nar: la vi­da de la po­la­ca An­to­ni­na Za­bins­ki, de­di­ca­da en cuer­po y al­ma a sal­var a cuan­tos com­pa­trio­tas ju­díos fue­ra ca­paz de hur­tar a la sis­te­má­ti­ca ex­ter­mi­na­ción na­zi du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

An­to­ni­na y su ma­ri­do Jan eran los pro­pie­ta­rios del Zoo de Var­so­via, un lu­gar idí­li­co, fre­cuen­ta­do por las fa­mi­lias de la ciu­dad. Pe­ro los pla­nes ex­pan­sio­nis­tas de Hitler, que pro­vo­ca­ron el es­ta­lli­do de la gue­rra, em­pe­za­ron pre­ci­sa­men­te con la in­va­sión bé­li­ca de Po­lo­nia. La pe­lí­cu­la co­mien­za ahí, cuando en sep­tiem­bre de 1939, en me­dio de la ma­yor apa­rien­cia de fe­liz tran­qui­li­dad, los avio­nes ale­ma­nes bom­bar­dean Var­so­via, sin per­do­nar los des­pro­te­gi­dos ob­je­ti­vos ci­vi­les co­mo el pro­pio zoo. En­tre la ma­yor con­fu­sión, con los ani­ma­les hu­yen­do de sus des­tro­za­das jau­las y la po­bla­ción en­lo­que­ci­da de te­rror, An­to­ni­na tra­ta de sal­var a su pe­que­ño hi­jo y, con ayu­da de su ma­ri­do, re­com­po­ner lo que que­da de las ins­ta­la­cio­nes.

ES­CON­DI­DOS EN EL ZOO

De mo­men­to, los sol­da­dos ale­ma­nes no aten­tan con­tra la fa­mi­lia –los po­la­cos que­da­ron so­me­ti­dos tras una bre­ví­si­ma cam­pa­ña–, e in­clu­so re­ci­ben una ofer­ta de Lutz Heck, ofi­cial na­zi y di­rec­tor de zoo de Ber­lín, que les pro­po­ne lle­var­se los ani­ma­les más im­por­tan­tes de los que han so­bre­vi­vi­do pa­ra cui­dar­los y de­vol­vér­se­los una vez ter­mi­na­do lo que a él le pa­re­ce que se­rá una con­tien­da cor­ta y, por su­pues­to, fa­vo­ra­ble a su país. Los Za­bins­ki, por su par­te, le su­gie­ren man­te­ner en el re­cin­to una gran­ja por­ci­na que sir­va de ali­men­to a las tro­pas; no tan­to por desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad re­la­ti­va­men­te in­dus­trial co­mo por im­pe­dir el des­man­te­la­mien­to to­tal. La pro­pues­ta no es inocen­te: Jan con­si­gue en­trar en el gue­to en el que los ju­díos de Var­so­via han ido sien­do re­clui­dos y ha­ci­na­dos, y re­co­ge las ba­su­ras que se pro­du­cen y que sir­ven pa­ra dar de co­mer a los cer­dos. Y en su ca­mión, ba­jo los re­si­duos pes­ti­len­tes, es­ca­pan ca­da vez tres o cua­tro per­so­nas.

Por­que An­to­ni­na y su ma­ri­do se han da­do cuen­ta de que pue­den es­con­der en los só­ta­nos del zoo a do­ce­nas de pai­sa­nos, per­se­gui­dos so­la­men­te por su ori­gen ju­dío. Cla­ro que sa­ben lo que arries­gan, y más des­de que Lutz es­tá ca­si om­ni­pre­sen­te en el zoo, mo­ti­va­do so­bre to­do por la atrac­ción que sien­te por la mu­jer; un do­ble mo­ti­vo por el que An­to­ni­na de­be es­tar siem­pre vi­gi­lan­te. Y más cuando Jan se une a la re­sis­ten­cia po­la­ca, que com­ba­te por las ca­lles de la ciu­dad con­tra el to­da­vía po­de­ro­so ejér­ci­to na­zi, y des­apa­re­ce en la ba­ta­lla.

EL HO­RROR CO­MO ME­TÁ­FO­RA

El guion de An­ge­la Work­man –ba­sa­do en un éxi­to edi­to­rial de Dia­ne Ac­ker­man– no nos ha aho­rra­do de­ta­lle, has­ta lle­gar ahí, de los ho­rro­res vi­vi­dos por la po­bla­ción ju­día de Var­so­via. Per­se­gui­dos, mar­ca­dos, arran­ca­dos de sus ca­sas y en­ce­rra­dos y mal­tra­ta­dos en el gue­to, y por fin sa-

La for­mi­da­ble in­ter­pre­ta­ción de Jes­si­ca Chas­tain en­cien­de una his­to­ria que des­ti­la do­lor y su­fri­mien­to

ca­dos de allí aban­do­nan­do las es­ca­sas per­te­nen­cias que les que­da­ban pa­ra ser con­du­ci­dos en tre­nes aba­rro­ta­dos ha­cia los cam­pos de ex­ter­mi­nio. Hom­bres, mu­je­res, an­cia­nos. Y ni­ños, tam­bién los ni­ños. Un ho­rror en el que el zoo fun­cio­na co­mo me­tá­fo­ra: los ani­ma­les que que­dan son aba­ti­dos, y los ju­díos es­con­di­dos, asus­ta­dos y pri­va­dos de mo­vi­mien­to se sien­ten en­ce­rra­dos co­mo las fie­ras en sus jau­las.

La pan­ta­lla des­ti­la do­lor y su­fri­mien­to, en un re­la­to que re­co­rre ca­si sie­te años (1939-1946) in­te­li­gen­te­men­te ar­ti­cu­la­do en­tre un pró­lo­go y un desen­la­ce. Lo que ve­mos son unos he­chos reales: los Za­bins­ki lo­gra­ron sal­var a 300 com­pa­trio­tas a lo lar­go de la gue­rra, gra­cias so­bre to­do al va­lor y la de­ter­mi­na­ción de An­to­ni­na, una mu­jer fuer­te e in­te­li­gen­te, ca­paz de so­bre­po­ner­se a sus ín­ti­mos te­mo­res. Y lo que ve­mos tam­bién es la for­mi­da­ble in­ter­pre­ta­ción que de ella ha­ce Jes­si­ca Chas­tain, una ac­triz que rom­pe los mol­des en ca­da pe­lí­cu­la y con ca­da per­so­na­je.

La ca­sa de la es­pe­ran­za DI­REC­TO­RA: NI­KI CA­RO. PRO­DUC­CIÓN: JEFF ABBERLEY, DIA­NE MI­LLER LE­VIN. GUION: AN­GE­LA WORK­MAN. IN­TÉR­PRE­TES: JES­SI­CA CHAS­TAIN, JOHAN HELDENBERGH, DA­NIEL BRÜHL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.