La pis­to­la de Ri­che­lieu

El Car­de­nal Ri­che­lieu, en gue­rra con­tra Es­pa­ña des­de ha­cía cua­tro años, y tras in­cu­rrir en gas­tos in­gen­tes, su­frió una se­rie de de­rro­tas en to­dos los fren­tes que es­tu­vie­ron a pun­to de de­rri­bar­le co­mo Pri­mer Ministro. Cuando su suer­te pa­re­cía echa­da, un ab

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JA­VIER GAR­CÍA DE GA­BIO­LA

El car­de­nal Ri­che­lieu era un hom­bre ven­ci­do. La ru­ta a Pa­rís es­ta­ba abier­ta y, mien­tras Es­pa­ña se pre­pa­ra­ba pa­ra ases­tar­le el gol­pe de­fi­ni­ti­vo y las cons­pi­ra­cio­nes se mul­ti­pli­ca­ban a su al­re­de­dor, un ab­sur­do ac­ci­den­te de pis­to­la cam­bió el cur­so de Eu­ro­pa y de la His­to­ria. La im­pre­vis­ta muer­te del con­de de Sois­sons lo sal­vó de la de­ba­cle.

Ar­mand-Jean Du Ples­sis, co­no­ci­do co­mo el Car­de­nal Ri­che­lieu, fue pri­mer ministro de Fran­cia con Luis XIII des­de 1624, y el gran ri­val del Con­de-Du­que de Oli­va­res, va­li­do de Fe­li­pe IV. Su prio­ri­dad era la rup­tu­ra del cer­co fí­si­co y di­plo­má­ti­co al que Es­pa­ña so­me­tía a Fran­cia des­de el si­glo XVI, de­jan­do en se­gun­do tér­mino la re­for­ma in­te­rior. En cam­bio, pa­ra Oli­va­res, la prio­ri­dad era la re­for­ma in­te­rior fren­te a la po­lí­ti­ca ex­te­rior, pe­ro la es­ca­la­da bé­li­ca de Ri­che­lieu le lle­vó a pos­po­ner una y otra vez es­tas me­di­das, arras­trán­do­le a una se­rie de gue­rras que aca­ba­rían por oca­sio­nar el de­rrum­ba­mien­to de Es­pa­ña. Sin em­bar­go, Fran­cia y Ri­che­lieu ca­si mu­rie­ron en el in­ten­to: el Car­de­nal, a pe­sar de con­fe­sar re­pe­ti­da­men­te su ig­no­ran­cia en ma­te­rias fis­ca­les, ele­vó bru­tal­men­te la re­cau­da­ción de unos seis mi­llo­nes de du­ca­dos anua­les a 17-22 mi­llo­nes en 1640-41, es de­cir, 1/3 más que to­dos los in­gre­sos del im­pe­rio es­pa­ñol. Co­mo con­se­cuen­cia, las re­vuel­tas no de­ja­ron de es­ta­llar pa­ra ase­si­nar­le: en 1636 el Con­de de Sois­sons in­ten­tó a aca­bar con él; en 1636-37 se pro­du­jo el le­van­ta­mien­to de los “cro­quants” en Sain­ton­ge; en 1639 fue­ron los “nu-pieds” en Nor­man­día; en 1641 Sois­sons es­tu­vo a pun­to de con­se­guir­lo; y en 1642 lo in­ten­tó el pro­pio Cinq-Mars, fa­vo­ri­to del rey y cria­tu­ra des­agra­de­ci­da del pro­pio Ri­che­lieu.

El Car­de­nal asu­mió es­tos ries­gos y vol­có el grue­so de sus re­cur­sos en aca­bar con el fren­te bé­li­co que más ame­na­za­ba a Pa­rís: Flan­des, de­fen­di­da por otro car­de­nal, es­ta vez es­pa­ñol y her­mano de Fe­li­pe IV, el Car­de­nal-In­fan­te don Fer­nan­do. Su si­tua­ción era de­ses­pe­ra­da, ya que en in­vierno de 1638-39 los fran­ce­ses, aun­que re­cha­za­dos re­pe­ti­das ve­ces en Flan­des, lo­gra­ron cru­zar el

Los fran­co-ho­lan­de­ses con­gre­ga­rían cin­co ejér­ci­tos con­tra Flan­des, y don Fer­nan­do só­lo ten­dría tro­pas su­fi­cien­tes pa­ra equi­par dos cuer­pos

Rhin en Alemania y cor­ta­ron de una vez por to­das el Ca­mino Es­pa­ñol, que­dan­do Bru­se­las ais­la­da del res­to del im­pe­rio de Fe­li­pe IV. Las úni­cas co­mu­ni­ca­cio­nes po­si­bles eran por mar de mo­do que el Car­de­nal-In­fan­te se encontraba to­tal­men­te ro­dea­do de enemi­gos. LA AYU­DA IM­PE­RIAL En 1639 los fran­co-ho­lan­de­ses con­gre­ga­rían cin­co ejér­ci­tos con­tra Flan­des, y don Fer­nan­do só­lo ten­dría tro­pas su­fi­cien­tes pa­ra equi­par dos cuer­pos, uno pa­ra vi­gi­lar a los fran­ce­ses, lla­ma­do Ejér­ci­to de las Fron­te­ras de Fran­cia o de Flan­des pro­pia­men­te di­cho, y otro con­tra los ho­lan­de­ses, el Ejér­ci­to de Bra­ban­te. Así, a pe­sar de con­tar so­bre el pa­pel con unos 77-88.000 sol­da­dos (só­lo un 10-22% de ellos es­pa­ño­les de na­ci­mien­to, sien­do el res­to ita­lia­nos, va­lo­nes, ale­ma­nes e ir­lan­de­ses), y tras de­jar unos 44.000 sol­da­dos en guar­ni­cio­nes fi­jas y des­con­tar los en­fer­mos y au­sen­tes por per­mi­so, só­lo le que­da­ban unos 20-25.000 sol­da­dos pa­ra lu­char en campo abier­to, de mo­do que hu­bo de pe­dir ayu­da al Em­pe­ra­dor, que es­ta­ba lu­chan­do en Alemania con­tra sue­cos y pro­tes­tan­tes. És­te pu­so a dis­po­si­ción de Es­pa­ña un cuer­po ba­jo el agre­si­vo Pic­co­lo­mi­ni que es­ta­ba in­ver­nan­do con 7.000 ger­ma­nos al oes­te del Rhin, en Ju­lich. Don Fer­nan­do lo en­vió con­tra el Ejér­ci­to de las Ar­de­nas de Feu­quiè­res, que aca­ba­ba de par­tir de Metz, Lorena, pa­ra des­pe­jar el Mo­se­la y to­mar el Lu­xem­bur­go es­pa­ñol. Car­los IV de Lorena, con otro cuer­po de 2.000 sol­da­dos se unió a Pic­co­lo­mi­ni pa­ra re­cu­pe­rar su du­ca­do, ocu­pa­do por los fran­ce­ses des­de 1632. Feu­quiè­res, con­fia­do, ini­ció el ase­dio de Thion­vi­lle, pe­ro co­me­tió el error de en­viar dos ter­cios de su ca­ba­lle­ría al sur pa­ra bus­car suministros, de mo­do que, fal­to de ex­plo­ra­do­res, no fue cons­cien­te

El Car­de­nal-In­fan­te en­vió a Pic­co­lo­mi­ni a vi­gi­lar a los fran­ce­ses mien­tras él mar­cha­ba a con­te­ner a los ho­lan­de­ses

del avan­ce im­pe­rial has­ta que fue de­ma­sia­do tar­de, sien­do de­rro­ta­do y muer­to (ver re­cua­dro). Pic­co­lo­mi­ni en­ton­ces avan­zó al oes­te a con­te­ner un se­gun­do cuer­po fran­cés, el Ejér­ci­to de Cham­pa­ña de Châ­ti­llon, que de­bía ope­rar con­tra el Hai­nault es­pa­ñol con 19.200 sol­da­dos. El fran­cés le for­zó a le­van­tar el ase­dio de Mou­zon tras ha­cer­le 1.000 ba­jas, re­cu­pe­ró Yvois (Ca­rig­nan), pe­ro su mar­cha con­tra Bru­se­las fue de­te­ni­da al fra­ca­sar fren­te a Char­le­mont (Char­le­vi­lle-Me­zie­res) y Ma­riem­bourg.

La ofen­si­va prin­ci­pal francesa se es­ta­ba desa­rro­llan­do con­tra Hes­din, ubi­ca­da en la pun­ta más su­doc­ci­den­tal del Ar­tois, a 30 kms del mar, de mo­do que des­de allí Es­pa­ña po­dría cor­tar en dos la Pi­car­día francesa. La Mei­lle­ra­ye em­pe­zó el ase­dio des­de ma­yo con 27.500 sol­da­dos del Ejér­ci­to de Pi­car­día. El Car­de­na­lIn­fan­te en­vió a Pic­co­lo­mi­ni a vi­gi­lar a los fran­ce­ses mien­tras él mar­cha­ba a con­te­ner a los ho­lan­de­ses. Es­tos, ba­jo Fre­dril-Hen­drik, Es­ta­tú­der de Ho­lan­da, de­ja­ron un cuer­po a vi­gi­lar la fron­te­ra es­te, y con el grue­so fue­ron por mar des­de

Ri­che­lieu de­ci­dió in­sis­tir y lan­zó cua­tro ejér­ci­tos con­tra Flan­des en 1640 pa­ra aho­gar a su ri­val an­tes de que és­te lo aho­ga­se a él

Ber­gen-op-Zoon has­ta la cos­ta del nor­te de Flan­des en ju­nio, ame­na­zan­do Hulst, Gan­te y Bru­jas. Don Fer­nan­do le con­tu­vo has­ta el 31 de ju­lio, pe­ro dis­traí­do, no pu­do so­co­rrer Hes­din, que ca­yó en ju­nio, ob­te­nien­do La Mei­lle­ra­ye su bas­tón de ma­ris­cal. Cum­pli­da su mi­sión, Fre­dri­kHen­drik em­bar­có de nue­vo y cru­zó Bra­ban­te por tie­rra has­ta la zo­na del Rhin pa­ra ame­na­zar Gel­dern, y Ven­ló. Don Fer­nan­do mien­tras se unió a Pic­co­lo­mi­ni pa­ra vi­gi­lar a La Mei­lle­ra­ye, uno de cu­yos cuer­pos ba­tió sin con­se­cuen­cias al es­pa­ñol Fon­tai­ne en San Ni­klaus.

En­ton­ces Fre­drik-Hen­drik em­bar­có de nue­vo pa­ra lle­gar otra vez fren­te a Hulst y vi­gi­lar el desa­rro­llo de la ba­ta­lla na­val de las Du­nas, que aca­bó con la des­truc­ción de la es­cua­dra es­pa­ño­la. A pe­sar de la de­rro­ta, unos 7.000 es­pa­ño­les lo­gra­ron des­em­bar­car en Dun­ker­que y re­for­zar el ejér­ci­to de don Fer­nan­do. Sin em­bar­go, con la ar­ma­da ani­qui­la­da el Car­de­nal-in­fan­te tam­bién te­nía cor­ta­das las co­mu­ni­ca­cio­nes por mar, a sus tro­pas se les de­bía en­tre 11 y 18 pa­gas, y no ha­bía for­ma de en­viar el di­ne­ro a Flan­des ni re­fuer­zos. Por otro la­do, la si­tua­ción de Fran­cia no era mu­cho me­jor: el pue­blo, har­to de la pre­sión fis­cal se re­be­ló en Nor­man­día, y ban­das de “nu-pieds” se de­di­ca­ron a saquear y ma­tar a los re­pre­sen­tan­tes del rey. A fi­na­les de año hu­bo de ser en­via­do un ejér­ci­to de 6.000 hom­bres ba­jo Gas­sion que rin­die­ron Caen y Rouen sin lu­cha, y asal­ta­ron Avran­ches.

EL FA­TÍ­DI­CO 1640

En­ton­ces Ri­che­lieu de­ci­dió in­sis­tir y lan­zó cua­tro ejér­ci­tos con­tra Flan­des en 1640 pa­ra aho­gar a su ri­val an­tes de que és­te lo aho­ga­se a él. Fren­te a ellos, don Fer­nan­do que­dó aún más de­bi­li­ta­do ya que los 6.000 hom­bres de Pic­co­lo­mi­ni fue­ron lla­ma­dos ur­gen­te­men­te de vuel­ta a Alemania. La Mei­lle­ra­ye con 27.000 sol­da­dos avan­zó por el cen­tro-sur de los Paí­ses Ba­jos con­tra Char­le­mont (Char­le­vi­lle-Me­ziè­res) y Ma­rien­burg y lue­go mar­char por el Mo­sa con­tra Bru­se­las o unir­se a los ho­lan­de­ses, pe­ro an­tes de em­pe­zar el ase­dio los es­pa­ño­les de Fe­li­pe da Sil­va y el im­pe­rial Lam­boy le des­tro­za­ron la ca­ba­lle­ría, de mo­do que el fran­cés hu­bo de re­ple­gar­se. Mien­tras, Chaul­nes y Châ­ti­llon, con 19.700 fran­ce­ses, mar­cha­ron so­bre Saint- Omer, en Flan­des oc­ci­den­tal. Ame­na­za­ron Ai­re­sur-Lys y Bet­hu­ne en abril, e hi­cie­ron

Octavio Pic­co­lo­mi­ni, mi­li­tar ita­liano al ser­vi­cio de Es­pa­ña, so­bre­sa­lió por su du­re­za en el campo de ba­ta­lla.

La re­vuel­ta de los nu-pieds de Nor­man­día en 1639 ame­na­zó el mer­ma­do po­der del car­de­nal Ri­che­lieu.

El con­de-du­que de Oli­va­res afron­tó sus años más com­pro­me­ti­dos du­ran­te es­te pe­río­do.

El du­que de la Mei­lle­ra­ye y ma­ris­cal de Fran­cia, Char­les de la Por­te, por el gra­ba­dor Ro­bert Nan­te­uil.

Hen­drik Ca­si­mir, prín­ci­pe de Nas­sau.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.