La trai­ción de Fran­cia

Historia de Iberia Vieja - - TEMA DEL MES - CON MO­TI­VO DE UNA VI­SI­TA A TOU­LOU­SE,

el ge­ne­ral De Gau­lle se di­ri­gió así a los re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les que ha­bían lu­cha­do con­tra la ocu­pa­ción na­zi de Fran­cia: «Gue­rri­lle­ros es­pa­ño­les, os sa­lu­do, y tam­bién a vues­tros va­lien­tes com­pa­trio­tas, por la san­gre que ha­béis de­rra­ma­do pa­ra con­se­guir la li­ber­tad de Fran­cia. A cau­sa de vues­tros su­fri­mien­tos sois hé­roes fran­co-es­pa­ño­les».

Las pa­la­bras del mi­li­tar ga­lo re­co­no­cían el pa­pel de los es­pa­ño­les en la li­be­ra­ción de Pa­rís y en la lu­cha con­tra la Wer­macht en­ro­la­dos en la re­sis­ten­cia fran­ce­sa, pe­ro los gue­rri­lle­ros po­co po­dían ima­gi­nar que quien les ren­día ho­me­na­je no tar­da­ría en ne­go­ciar en se­cre­to con su peor enemi­go.Tras la fa­lli­da Ope­ra­ción Re­con­quis­ta, De Gau­lle dio ór­de­nes de des­ar­mar a los re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les en sue­lo fran­cés pa­ra evitar que cau­sa­ran pro­ble­mas en la fron­te­ra. El ges­to se su­ma­ba así a otro no me­nos in­só­li­to en quien has­ta po­co an­tes ha­bía mos­tra­do su des­pre­cio al ré­gi­men de Fran­co: el 16 de oc­tu­bre de 1944 la Fran­cia de De Gau­lle re­co­no­cía al go­bierno fran­quis­ta. ¿Cuá­les fue­ron las ra­zo­nes de tan in­com­pren­si­ble com­por­ta­mien­to?

En ju­lio de 1944, mien­tras Je­sús Mon­zón y sus co­le­gas del PCE ur­dían el plan pa­ra in­va­dir el Va­lle de Arán, la Se­gun­da Sec­ción del Es­ta­do Ma­yor es­pa­ñol ha­bía ini­cia­do con­ver­sa­cio­nes con el Deu­xiè­me Bu­reau, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia mi­li­tar fran­cés.Tan­to es así, que Gu­tié­rrez Me­lla­do –en­ton­ces con ran­go de co­man­dan­te– fue en­via­do a Pa­rís al me­nos en dos oca­sio­nes, acom­pa­ña­do por el te­nien­te co­ro­nel Mo­yano. Am­bos tra­ba­ron con­tac­to con el co­ro­nel Allard, ins­pec­tor de la Di­rec­tion Gé­né­ra­le des Etu­des et Re­cher­ches (DGER), te­nien­do De Gau­lle co­no­ci­mien­to de aque­llas reunio­nes en to­do mo­men­to. El DGER ha­bía re­dac­ta­do in­for­mes va­ti­ci­nan­do la Gue­rra Fría que se­gui­ría a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y la pro­ba­ble in­ten­ción de los co­mu­nis­tas fran­ce­ses de dar un gol­pe de Es­ta­do pa­ra eli­mi­nar a De Gau­lle del po­der. Es­ta cir­cuns­tan­cia ani­mó al mi­li­tar y po­lí­ti­co ga­lo a me­jo­rar sus re­la­cio­nes con el ré­gi­men fran­quis­ta, pa­ra así coor­di­nar labores de in­te­li­gen­cia que con­tro­la­ran ele­men­tos co­mu­nis­tas en sue­lo fran­cés, ha­cien­do es­pe­cial hin­ca­pié en los de na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la. Po­co des­pués, en enero de 1945, el Es­ta­do Ma­yor es­pa­ñol co­mu­ni­có a sus ca­pi­ta­nes ge­ne­ra­les que de­bían co­mu­ni­car cual­quier ca­so en el que se su­pie­ra que gen­dar­mes de la fron­te­ra hu­bie­ran pres­ta­do au­xi­lio a gue­rri­lle­ros es­pa­ño­les. Es­tos da­tos se en­via­rían a Pa­rís, de tal mo­do que las au­to­ri­da­des ga­las re­ti­ra­ran de aque­llos pues­tos a los gen­dar­mes im­pli­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.