Fe­li­pe II pro­pu­so a su hi­ja pa­ra ocu­par el trono de Fran­cia?

Historia de Iberia Vieja - - ¿SABÍAS QUE... -

LA HI­JA PRE­DI­LEC­TA DE FE­LI­PE II,

Isa­bel Cla­ra Eu­ge­nia, na­ció en 1566 en Val­saín (Se­go­via), fru­to del ma­tri­mo­nio del mo­nar­ca con la prin­ce­sa fran­ce­sa Isa­bel de Va­lois. Cuan­do la in­fan­ta es­pa­ño­la te­nía 23 años, el rey de Fran­cia En­ri­que III fue ase­si­na­do en el mar­co de las gue­rras de re­li­gión que aso­la­ban el país ve­cino. Fe­li­pe II vio en ese trono va­can­te una opor­tu­ni­dad pa­ra su hi­ja.

Ló­gi­ca­men­te, el es­pa­ñol se opo­nía a que el trono de Fran­cia lo ocu­pa­ra un hu­go­no­te –de­no­mi­na­ción de los pro­tes­tan­tes cal­vi­nis­tas en Fran­cia– y el su­ce­sor, según dis­po­si­cio­nes en vi­da del mo­nar­ca di­fun­to, lo era.Ya que Isa­bel Cla­ra Eu­ge­nia era so­bri­na de En­ri­que III e hi­ja de En­ri­que II, el mo­nar­ca ca­tó­li­co pre­sen­tó la can­di­da­tu­ra de su hi­ja pa­ra ocu­par el trono, pe­ro ha­bía un obs­tácu­lo in­sal­va­ble. En Fran­cia re­gía la Ley Sá­li­ca y, ade­más, Isa­bel de Va­lois ha­bía te­ni­do que re­nun­ciar a sus de­re­chos al trono pa­ra po­der ca­sar­se con el es­pa­ñol. Por otra par­te, los fran­ce­ses no es­ta­ban dis­pues­tos a acep­tar un rey o rei­na ex­tran­je­ros, por lo que se pro­du­jo un pro­gre­si­vo acer­ca­mien­to en­tre pro­tes­tan­tes y ca­tó­li­cos par­ta evitar es­tas in­je­ren­cias. De he­cho, En­ri­que IV se con­ver­ti­ría al ca­to­li­cis­mo con su famosa fra­se “Pa­rís bien va­le una mi­sa”. Los cho­ques en­tre la co­ro­na fran­ce­sa y la es­pa­ño­la con­ti­nua­rían en lo que res­ta­ba de si­glo, has­ta la Paz de Ver­vins (1598), fir­ma­da po­cos me­ses an­tes de la muer­te de Fe­li­pe II y por la que Es­pa­ña se com­pro­me­tía a no in­ter­ve­nir en los asun­tos fran­ce­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.