En un mun­do mo­vi­do por bes­tias de car­ga, ver cir­cu­lar tre­nes a va­por era al­go asom­bro­so. Sus fun­da­men­tos sen­ta­ron las ba­ses de los pri­me­ros co­ches

Historia de Iberia Vieja - - TOP SPAIN - ¿Un tren o un co­che? ¡ATODO VA­POR!

Si bien has­ta los pri­me­ros años del si­glo XX la ba­ta­lla por la elec­ción del sis­te­ma mo­tor más ade­cua­do pa­ra los no­ví­si­mos au­to­mó­vi­les no lle­gó a su fin, con la vic­to­ria de los mo­to­res de com­bus­tión in­ter­na de ga­so­li­na, la co­sa no es­tu­vo na­da cla­ra du­ran­te bas­tan­te tiem­po. Es más, a fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios de la si­guien­te cen­tu­ria pa­re­cía que el co­che eléc­tri­co era el ga­na­dor. Ha te­ni­do que pa­sar más de un si­glo pa­ra que el au­to­mó­vil ani­ma­do con elec­tri­ci­dad vuel­va a re­sur­gir.

Y, mu­cho an­tes, el va­por era el fu­tu­ro. En un mun­do mo­vi­do por bes­tias de car­ga, ver cir­cu­lar tre­nes a va­por era al­go asom­bro­so y no di­ga­mos ya ver una lo­co­mo­to­ra ro­dan­do por los ca­mi­nos, sin vías. A esas má­qui­nas a va­por que ini­cia­ron la his­to­ria de los au­to­mó­vi­les las lla­ma­ron “lo­co­mó­vi­les”. Nos en­con­tra­mos a me­dia­dos del si­glo XIX, en con­cre­to ha­cia 1851 en Va­len­cia. En Llí­ria vi­vía un cha­val de me­nos de vein­te años con una ha­bi­li­dad ex­tra­or­di­na­ria pa­ra re­pa­rar to­do ti­po de ma­qui­na­ria. Se de­di­ca­ba sobre to­do a fa­bri­car y arre­glar ape­ros de la­bran­za, pe­ro tam­bién ha­bía lo­gra­do fa­ma al di­se­ñar un nue­vo ti­po de re­loj y por su in­ven­ción de cier­tos ar­ti­lu­gios or­to­pé­di­cos. Se lla­ma­ba Va­len­tín Sil­ves­tre Fom­bue­na y, en­tre mil y una in­quie­tu­des, de­ci­dió que ya era ho­ra de de­jar des­can­sar a los mu­los y bue­yes.

El fu­tu­ro se en­con­tra­ba en las má­qui­nas a mo­tor y, sin des­can­so, di­se­ñó y cons­tru­yó un lo­co­mó­vil de cua­tro rue­das y trac­ción de­lan­te­ra. Va­len­tín era to­do un ge­nio, no só­lo in­ven­tó un nue­vo ti­po de mo­tor a va­por con ci­lin­dros ro­ta­to­rios, del que cons­ta pa­ten­te de 1858 (una de la quin­ce­na lar­ga de in­ven­cio­nes que pa­ten­tó, lo que le con­vier­te en uno de los in­ven­to­res más pro­lí­fi­cos de su tiem­po en Es­pa­ña), sino que lle­vó a la prác­ti­ca su idea del “co­che a va­por”.

La osa­día de Sil­ves­tre no lle­gó más allá, co­mer­cial­men­te ha­blan­do, lo que fue una pena, pe­ro tu­vo su con­ti­nua­ción en otros pio­ne­ros de los lo­co­mó­vi­les. Ha­cia 1857 cir­cu­la­ron por ca­mi­nos de Ta­rra­go­na dos lo­co­mó­vi­les, po­si­ble­men­te de fac­tu­ra in­gle­sa, cons­trui­dos en los ta­lle­res Nue­vo Vulcano de Bar­ce­lo­na. Aque­lla no­ve­dad lla­mó mu­cho la aten­ción, tan­to que ha­cia 1859 se vie­ron otros vehícu­los si­mi­la­res, cons­trui­dos tam­bién en Bar­ce­lo­na. Las “lo­co­mo­to­ras pa­ra ca­mi­nos de tie­rra” tu­vie­ron su ma­yor éxi­to en el vehícu­lo Cas­ti­lla, tam­bién de ori­gen in­glés, mon­ta­do en Va­lla­do­lid por

Un po­co de to­do… El lo­co­mó­vil era una lo­co­mo­to­ra a va­por sus­cep­ti­ble de cir­cu­lar por ca­mi­nos y ca­rre­te­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.