Los co­ches An­gla­da, de los que se vie­ron di­ver­sos mo­de­los, fun­cio­na­ban con mo­tor de ex­plo­sión y po­dían em­plear incluso al­cohol como com­bus­ti­ble

Historia de Iberia Vieja - - TOP SPAIN - El va­len­ciano Emi­lio de la Cua­dra Al­biol EL ORI­GEN DE LA HIS­PANO-SUI­ZA

no se ha­bían cons­trui­do las gran­des re­fi­ne­rías y que no ha­bía ga­so­li­ne­ras, to­do es­ta­ba por ha­cer). Así pues, un co­che eléc­tri­co pa­ra mo­ver­se por la ciu­dad pa­re­cía ideal, es más, incluso se lle­gó a cons­truir una “ca­rro­za eléc­tri­ca” pa­ra la rei­na re­gen­te Ma­ría Cris­ti­na en 1896.

En 1899 se crea en Cá­diz “Au­to­mó­vi­les An­gla­da”, em­pre­sa crea­da por Fran­cis­co An­gla­da y va­rios so­cios, que aguan­tó en el mer­ca­do ca­si diez años. Los co­ches An­gla­da, de los que se vie­ron di­ver­sos mo­de­los, fun­cio­na­ban con mo­tor de ex­plo­sión y po­dían em­plear incluso al­cohol como com­bus­ti­ble. En el nor­te, se des­ple­gó la mar­ca “Hor­mi­ger”, con co­ches fa­bri­ca­dos en Gi­jón, mien­tras que en Ca­ta­lu­ña pro­li­fe­ra­ron los ta­lle­res de co­ches a mo­tor que tu­vie­ron al men­cio­na­do Emi­lio de la Cua­dra como re­fe­ren­te prin­ci­pal. Vol­va­mos a De la Cua­dra, un ti­po op­ti­mis­ta don­de los hu­bie­ra. Su sue­ño de crear una mar­ca de au­to­mó­vi­les de pres­ti­gio iba por buen ca­mino, pe­ro su múscu­lo fi­nan­cie­ro era de­ma­sia­do pe­que­ño. Nos en­con­tra­mos en­tre dos si­glos y la “Com­pa­ñía Ge­ne­ral Es­pa­ño­la de Co­ches Au­to­mó­vi­les”, la em­pre­sa del bueno de Emi­lio, que­ría su­bir­se al tren de la in­no­va­ción que es­ta­ba cam­bian­do el mun­do. Des­de la Bar­ce­lo­na de 1898 el mi­li­tar re­con­ver­ti­do en em­pre­sa­rio ha­bía es­ta­do re­pre­sen­tan­do a la mar­ca Benz, pe­ro que­ría ir mu­cho más allá di­se­ñan­do co­ches pro­pios. Uno de sus in­ge­nie­ros, Car­los Ve­llino, su­gi­rió con­tra­tar a un cha­val sui­zo muy jo­ven que tra­ba­ja­ba en Bar­ce­lo­na y que pa­re­cía muy des­pier­to. Se tra­ta­ba de Marc Bir­kigt, to­do un ge­nio de la me­cá­ni­ca. Fue la me­jor decisión que pu­die­ron to­mar, por­que Marc es­ta­ba lla­ma­do a dar vi­da a al­gu­nos de los au­to­mó­vi­les más fa­mo­sos del si­glo XX.

Por aquel tiem­po, ha­cia 1900, lo más in­no­va­dor, como he­mos vis­to, eran los co­ches eléc­tri­cos. Por des­gra­cia, el om­ni­bús eléc­tri­co que die­ron a co­no­cer por en­ton­ces fue un fra­ca­so ro­tun­do y Ve­llino se vio obli­ga­do a aban­do­nar la com­pa­ñía. Que­dan­do Bir­kigt como director téc­ni­co, los co­ches de La Cua­dra cam­bian de orien­ta­ción y van por el buen ca­mino: el mo­tor de ga­so­li­na es el fu­tu­ro. La apues­ta del sui­zo fue acer­ta­da: los nue­vos co­ches eran sen­ci­llos, rá­pi­dos y fia­bles. Aun­que co­mien­zan a ven­der­se en 1901, el di­ne­ro se aca­ba y Emi­lio se hun­de sin po­der re­cu­pe­rar la in­ver­sión. La idea ha­bía si­do bue­na, pe­ro sin di­ne­ro pa­ra in­ver­tir, po­co

fun­dó la mar­ca au­to­mo­vi­lís­ti­ca La Cua­dra.

Di­ver­sos mo­de­los de co­ches eléc­tri­cos en una ilus­tra­ción fe­cha­da en 1898.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.